Ovidio y la perfección

(Ovidio) En el mundo de la literatura es habitual escuchar a los autores hablar sobre cómo aún no han escrito la novela o el poema que les gustaría escribir y que seguirían corrigiendo sus textos una y otra vez, ya que nunca están satisfechos al ciento por ciento con el resultado. Este hecho no es nuevo y creo que es el único camino de mejora, saber que algo está mal a pesar de todo, aunque

Aníbal y las serpientes como arma naval

(Busto de Anibal) La guerra bacteriológica, como casi todas las disciplinas bélicas, ha avanzado mucho con el paso de los siglos pero es algo antiguo. Lógicamente no hablamos del uso de gases en la Edad Media, pero sí de cadáveres con lepra con los que se infectaban aguas. Antes aún, en la antigüedad, Anibal usó algo que podríamos colocar a mitad de camino entre la guerra bacteriológica, porque el mal último era un veneno, y

Los romanos y la crucifixión

(Imagen de la película Espartaco) Los romanos usaban la crucifixión de los delincuentes como castigo para estos pero también como advertencia para el resto. Por ello los condenados eran crucificados a menudo en vías transitadas, para que fueran vistos por aquellos que se sentían tentados de cometer algún delito y supieron lo que les esperaba. Crucificar a los delincuentes antes los ojos de todos también se consideraba un consuelo para las víctimas, por ejemplo, para

El padre de Cicerón y Metelo Nepote

(Ciceron desenmascara a Catilina, obra de Cesare Maccari) Una vez más vamos a descubrir cómo los trapos sucios y la política siguen tan vigentes en nuestros días como lo estaban hace veinte siglos, en la época romana. No hace mucho les comentaba los consejos sobre cómo hacer campaña política que el pequeño de los hermanos Cicerón le daba al mayor. Y este segundo, Marco Tulio Cicerón, vuelve hoy a Curistoria, aunque en este caso para

Atila murió por una hemorragia nasal

(Atila, el azote de Dios. Obra de Ulpiano Checa) Atila, rey de los Hunos, bárbaro por excelencia, falleció en el año 453. Creó un enorme imperio que iba desde el río Ural hasta el Rin y del Danubio hasta el mar Báltico. El Imperio Romano sufrió sus acometidas y aunque no fue capaz de alcanzar todos sus propósitos, dominó miles de hombres y venció muchas batallas. Con esta, aunque resumida, biografía, uno esperaría que Atila

Nombres para perros, según recomendaciones romanas

(Mosaico de un perro) Los nombres de perro son un mundo tan amplio que hay canes con nombre de persona, con nombre de planta, con nombres largos, con nombres en otro idioma… Este universo tan amplio ya debía existir en la época romana, si tenemos en cuenta que Columela, en su obra La labranza, nos da algunos consejos sobre cómo llamar a nuestros perros. Columela, cuyo nombre real era Lucios Junius Moderatus, nació en Gades,

Consejos para políticos de Roma que parecen actuales

(Marco Tulio Cicerón) Si no hace mucho veíamos lo poco que había cambiado la política española desde el siglo XIX al confrontar nuestra realidad con las palabras de Benito Pérez Galdós, hoy vamos a ver unas instrucciones políticas que parecen escritas en nuestro día aunque datan de la época romana. Quinto Tulio Cicerón vivió entre el año 102 y el 43 a.C. y era hermano del famoso político, orador y filósofo Marco Tulio Cicerón. Precisamente

¿Cómo se llamaban realmente Atila, Breno y Teuta?

(Retrato de Atila) Breno fue un caudillo galo que vivió en el siglo IV antes de Cristo y que es uno de los guerreros más famosos a los que se enfrentó el Imperio Romano. En cualquier caso, hay varios caudillos que han pasado a la historia con ese nombre, Breno, lo que no hace sino aumentar la curiosidad de lo que voy a contarles. Como es lógico, conocemos en gran medida a estos hombres, sus

Marco Antonio y Cleopatra, él en manos de ella

(Marco Antonio y Cleopatra) Al parecer Marco Antonio no se fiaba mucho de su entorno cuando estaba junto con Cleopatra, intuyo que al comienzo de su relación. Era un romano entre egipcios y por lo tanto era Cleopatra la que llevaba el mando. Y sospechar de otros era sospechar de la reina. Marco Antonio, por miedo a ser envenenado, había requerido los servicios de un catador, ya saben, alguien que prueba la comida para ver