Curistoria - Curiosidades de la historia #Curistoria

Destacados

[Etiqueta_a_destacar]

Aquí yacen dragones, el mito en los mapas

23:35
Aquí yacen dragones, el mito en los mapas

Hay un libro fantástico, que me encanta y que tengo marcado en un buen número de páginas, que se titula como esta entrada: Aquí yacen dragones. Su autor es Fernando León de Aranoa y se publicó en 2013. En los últimos días, en PodiumPodcast, ha comenzado un programa con ese mismo título, Aquí yacen dragones, que les recomiendo con ganas y en el que participan Arturo González-Campos, Javier Cansado, Juan Gómez-Jurado y Rodrigo Cortés. Es decir, los todopoderosos de la Fundación Telefónica. Me declaro fan de ellos y les recuerdo que Cortés también está en La Cultureta de Ondacero, un podcast fijo todas las semanas en mis atascos matutinos. La Cultureta es esencial, apúntenselo.

La cuestión es que esa referencia a Aquí yacen dragones, que en realidad proviene del latín Hic sunt dracones, no había pasado por Curistoria y vamos a ponerle remedio. La fascinación que generan los tipos que hacían mapas en la antigüedad es comprensible. Imaginen hacer un mapa del mundo o de un país a pie de tierra, sin medios y con grandes zonas inexploradas. A eso súmenle los océanos. Para adornar esos mapas en las zonas desconocidas o sin explorar y en los océanos, se solían incluir algunas ilustraciones, más o menos creativas, reales y relacionadas con algo real. Según se cuenta, aunque ahora veremos la verdad, la frase aquí yacen dragones se ponía en los mapas, en las zonas ignotas para advertir al viajero, al que consultaba el mapa, que en aquella zona podría haber monstruos o peligros.

Lo que era totalmente común era dibujar en los mapas animales mitológicos y todo tipo de criaturas. Por ejemplo, en el Theatrum Orbis Terrarum, que podríamos traducir por El teatro del mundo, y que es considerado como el primer atlas moderno, aparecen varias criaturas dibujadas aquí y allá. Este libro data del 1570, y de comienzos de ese mismo siglo XVI es el Globo de Lenox, uno de los globos terráqueos más antiguos que se conocen. En él si que está la frase HC SVNT DRACONES, en algo así como el sur de la India, en el sudeste asiático.

Por otra parte, no hace mucho que se descubrió que un huevo de avestruz sobre el que había grabado un globo terráqueo, podría datar del 1500, siendo en ese caso más antiguo aún que el Globo de Lenox. Sobre el mapa del huevo hay inscripciones en latín y, además de algunas tierras donde hoy sabemos que está América, nos muestra el aviso sobre donde yacen los dragones, para advertir de lo desconocido.

No sólo están cercanas en el tiempo estas dos referencias al origen de la frase que nos ocupa, sino que puede que tengan aún más relación y que un trabajo inspirara al otro. Comparado con las ilustraciones de criaturas y monstruos, lo cierto es que la frase no es muy común en los mapas, pero lo que también es cierto es que se ha convertido en casi una frase hecha. Una vez más, el mito ha ganado a la realidad y en la cultura popular ese aquí yacen dragones está ya instalado. Dicho esto, no es menos cierto que es una leyenda maravillosa, la de los cartógrafos y los dragones en los mapas.
Aquí yacen dragones, el mito en los mapas Aquí yacen dragones, el mito en los mapas Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:35 Rating: 5

Gerónimo, el apache

22:58
Gerónimo, el apache

Hoy quiero hablarles de un proyecto editorial de la editorial Huevo Cósmico, que está impulsando la edición de un libro sobre el indio más famoso de la historia, probablemente: Jerónimo. El título del libro es “Gerónimo, el apache. La historia del último gran jefe indio” y verá la luz si la campaña de mecenazgo que han lanzado el Libros.com cumple con el objetivo.

El libro recoge las memorias que el propio Gerónimo dictó a S.M. Barret, y en él están la vida y visión del jefe apache, que combatió durante décadas contra los ejércitos regulares de México y Estados Unidos. En la última época de su vida, ya mayor y recluido en una reserva, sabiendo que ya no quedaba futuro para el mundo que conoció y por el que combatió, Gerónimo accedió a dejar constancia de su vida. Se había convertido ya casi en una atracción más, en un personaje indefenso con el que la gente se sacaba fotos. Pero su rastro en la historia dejó mucho más y el libro permite verlo.

Como decía, el proyecto de sacar el libro a la luz depende del mecenazgo en Libros.com y les animo a echarle un vistazo, aunque sólo sea eso, porque este tipo de proyectos siempre merecen al menos esa atención. Y, si les apetece, pueden contribuir y hacerse con un ensayo histórico que seguro será interesante.
Gerónimo, el apache Gerónimo, el apache Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 22:58 Rating: 5

Leonardo da Vinci y otros personajes históricos vegetarianos

22:52
Leonardo da Vinci y otros personajes históricos vegetarianos

Hace dos días les hablaba de Popeye y el mito de las espinacas, y hoy hablamos de famosos vegetarianos, nos está quedando una semana muy alimenticia. No tengo datos sobre cuántas personas son vegetarianas en el mundo, pero supongo que la ratio de aquellos que deciden no comer alimentos de procedencia animal, de un modo más o menos extremo, ha ido aumentando con el paso del tiempo. Es sólo una suposición, como digo. En cualquier caso, han existido siempre los vegetarianos y algunos personajes históricos tenían esta forma de alimentarse. Por ejemplo, se cree que Pitágoras no comía animales, aunque hay ciertas dudas. Tanto es así, que hasta que se creó el término vegetariano, las dietas sin carne eran llamadas en ocasiones dietas pitagóricas.

No hay certeza sobre si Pitágoras era vegetariano porque no nos ha llegado ninguna fuente directa en la que él se muestre como tal. Algo parecido ocurre con Leonardo da Vinci, también hay dudas sobre si llevaba a rajatabla la restricción de no comer carne. Hay una carta de Andrea Corsali, un explorador al servicio de los Medici, en la que tenemos una pista. Habla en ella Corsali de algunos vegetarianos que se encontró en la India y dice de ellos: “Ciertos infieles llamados Guzzarati son tan amables que no se alimentan de nada que tenga sangre, ni permiten que nadie hiera a ningún ser vivo, como nuestro Leonardo da Vinci".

Además de esto, a diferencia de Pitágoras, Leonardo sí dejó muchos escritos. En uno de ellos compara el criar y matar un animal con el asesinato de un hombre, lo que denota cierta tendencia. Quizás comiera carne en ocasiones o según algún criterio propio, pero su forma de pensar le alejaba de comer animales.

Esto que ocurre con Pitágoras y Leonardo da Vinci no se repite con otros personajes sobre los que sí tenemos certeza de su decisión sobre comer carne. Gandhi, por ejemplo, sí fue vegetariano, al igual que Kafka, el escritor, que, tras decidirse a serlo, afirmó que ya podía entonces mirar a los animales a los ojos sin sentir remordimientos.

También se dice que Mary Shelley, la creadora de Frankenstein, no comía carne por su amor a los animales y a la naturaleza. John Harvey Kellogg, el creador de los cereales Kelloggs, creía que el alcohol, el tabaco y comer carne, eran malos para el cuerpo, mientras que el ejercicio era bueno. Creía que el sexo era malo, y que una dieta baja en proteínas y alta en carbohidratos era buena. Creó los cereales que hoy seguimos comiendo, supongo que siguiendo este patrón. La lista de vegetarianos sigue con Tolstoy, Einstein, George Bernard Shaw...

Fuente: Britannica, The Telegraph
Leonardo da Vinci y otros personajes históricos vegetarianos Leonardo da Vinci y otros personajes históricos vegetarianos Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 22:52 Rating: 5

El mito del hierro de las espinacas de Popeye

23:37
El mito del hierro de las espinacas de Popeye

Aunque hoy parece casi perdido, Popeye el Marino aún mantiene su lugar en la memoria popular y estoy convencido de que muchos de ustedes recordarán esa musiquilla asociada con el personaje de dibujos animados. Junto con Popeye, Brutus y Olivia vendrán a su cabeza a la llamada de esa musiquilla y, cómo no, las espinacas. Las espinacas dan la fuerza a Popeye, haciendo que sus enormes antebrazos, que contrastan con sus mínimos bíceps, sean como martillos. Benditas espinacas.

La creencia popular atribuye a las espinacas unas capacidades alimenticias casi prodigiosas, especialmente en lo que a hierro se refiere, combatiendo con las lentejas en esa sabiduría de ignorantes en la que nos movemos a menudo. Pero esto proviene de un error en un documento científico, aunque Elzie Crisler Segar, el creador de Popeye, cayó en la trampa del hierro y nos arrastró tras él, ya que una vez que todos asociamos a las espinacas con la magnífica fuerza de Popeye, pesa eso más que cualquier evidencia. Por cierto, Popeye quiere decir realmente Ojitos Saltones (Pop-eye).

En 1870, un científico alemán llamado Erich von Wolf, estudió la cantidad de hierro que tenían diferentes vegetales, entre ellos, las espinacas. Al escribir sus conclusiones, von Wolf erró al poner la coma de los decimales y multiplicó por 10, sin quererlo, la cantidad de aporte de hierro de las espinacas. Sus investigaciones habían mostrado que por cada 100 gramos de espinacas, teníamos 3,5 miligramos de hierro, pero lo que dejó escrito tras su error fue que aportaban 35 miligramos de hierro por cada 100 gramos.

En los años 30 el error fue descubierto, pero para entonces Popeye ya llevaba unos años en el mercado de tiras cómicas y hasta había protagonizado algunos cortometrajes. Ya no había nada que hacer. Las espinacas eran fuente de hierro para todos y en los lugares donde la agricultura dependía de ese producto, hasta se hicieron estatuas al enamorado marinero del ojo saltón, que casi siempre está guiñando, curiosamente.

Popeye ha sido popular durante décadas. Por ejemplo, en la imagen de arriba pueden ver cómo se usó para llamar a la población a la adquisición de bonos de guerra. Y esa popularidad ha aupado a las espinacas. Quién sabe cuántos niños han tolerado las espinacas en su menú gracias a Popeye y su fuerza. Algo que tiene su origen en un error con una coma en un texto científico.
El mito del hierro de las espinacas de Popeye El mito del hierro de las espinacas de Popeye Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:37 Rating: 5

Por qué la potencia se mide en caballos

23:31
Por qué la potencia se mide en caballos
Cuando hablamos de los caballos que tiene un coche, hablamos de su potencia. ¿Por qué se mide la potencia en caballos? ¿Qué es en realidad un caballo de potencia? Aunque, como ya vimos, podríamos decir que Herón de Alejandría es el padre de la máquina de vapor, fueron James Watt y Thomas Newcomen los que revolucionaron el mundo con ese invento. De hecho, Watt es el creador de esa idea del caballo de potencia, y ahora veremos por qué.

Newcomen usó el vapor para mover algunos mecanismos en las minas y mientras Watt reparaba uno de esos mecanismos tuvo una idea que mejoraría la eficiencia de aquel sistema de vapor. En 1765 creó un prototipo que, con una cuarta parte del consumo, conseguía incluso más potencia que el modelo de Newcomen. Aquello fue la primera de varias mejoras que fue incorporando Watt a las máquinas de vapor con el paso de los años. Por ejemplo, creó un sistema que era capaz de empujar un pistón y a continuación tirar de él. Las ruedas giraban mejor y más rápido, con más fuerza, las máquinas consumían menos recursos para funcionar... La revolución industrial estaba llegando ya a innumerables sectores, más allá de la minería.

¿Cómo colocar en el mercado aquella revolución? ¿Cuánto podría pagar uno por algo que cambiara su industria de arriba a abajo? ¿Hasta dónde tendría sentido esa inversión? Watt, dispuesto a ofrecer un trato justo, pensó que sería razonable cobrar un tercio de aquel importe que el comprador se ahorrara por usar sus nuevos diseños en lugar de las antiguas máquinas o sistemas que tuvieran. Muchas de esos sistemas antiguos usaban caballos como fuerza motriz para mover ruedas y hacer funcionar las máquinas. Y ahí llegan los caballos a todo esto.

Había que comparar la máquina de Watt con un caballo, para poder calcular ese ahorro del que venía el precio del nuevo sistema. Parece que en el cálculo se sobreestimó la fuerza de un caballo medio, lo que también era un arma de venta para Watt, ya que parecía ofrecer algo ya de entrada a sus clientes. Watt estimó que un caballo podría mover 150 kilogramos unos 30 metros en un minuto. Así, ya se podía comprar cuántos caballos podía uno ahorrarse al usar la máquina de Watt. Y eso, amigos, es un caballo de potencia.

Ahora pueden hacerse una idea de la potencia de su coche, comparándola con lo que haría un caballo. O, si lo prefieren, pueden pensar que un hombre medio tiene algo así como la décima parte de la fuerza de un caballo, es decir, tiene 0,1 caballos de potencia.
Por qué la potencia se mide en caballos Por qué la potencia se mide en caballos Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:31 Rating: 5

Caídas de astronautas en la Luna, imágenes cómicas pero científicas

22:50
Caídas de astronautas en la Luna, imágenes cómicas pero científicas
En la Luna la gravedad es de 1,62 metros por segundo al cuadrado, algo más de 6 veces menor de los 9,807 m/s^2 que tiene la tierra. Eso permite saltos gigantescos y el caminar flotante tan característico de los astronautas. Pero a pesar de todo, hay gravedad. Y donde hay gravedad, tarde o temprano, hay caídas.

Como ya les conté, 12 hombres han pisado la Luna desde 1969, y algunos de ellos han caído o han tropezado. Supongo que es casi más fácil caerse en el satélite, aunque la gravedad sea menor, por la falta de costumbre a esas condiciones. La parte buena es que uno cae allí como se mueve, a cámara lenta. La NASA tiene imágenes de esas caídas, y más allá de lo curioso y gracioso que pueda ser observar a los astronautas caerse o tropezar, sirven también esos cómicos bailes para investigar y averiguar cosas.

Esto es importante. A partir del vídeo recopilatorio que incluyo al final de la entrada (si está leyéndola en su correo electrónico, quizás tenga que acceder al blog para verlos ya que el gestor de correo no los muestra), la NASA intentó sacar provecho científico de todo esto. Así, en un documento sobre el Apolo 16, nos encontramos con una sección titulada “Análisis de caídas”, que comienza diciendo que durante las tres EVA (Extravehicular Activity), o lo que es lo mismo, durante los tres paseos lunares de la tripulación del Apollo, 6 caídas de estos fueron recogidas en imágenes de televisión. Concluye la introducción de esa sección del documento diciendo que el propósito del análisis es investigar las caídas, para determinar la manera de caer y volverse a poner de pie de los astronautas, y para determinar el motivo de las caídas.

Quizás Charlie Duke dejó tirada la foto en el suelo lunar por miedo a caerse y acabar protagonizando uno de estos vídeos. Por cierto, en la Luna casi es más complicado levantarse que caerse, como verán en el siguiente vídeo.

Caídas de astronautas en la Luna, imágenes cómicas pero científicas Caídas de astronautas en la Luna, imágenes cómicas pero científicas Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 22:50 Rating: 5

Chien-Shiung Wu, la científica que descubrió un secreto viendo una fórmula en una pizarra

22:59
Chien-Shiung Wu, la científica que descubrió un secreto viendo una fórmula en una pizarra

Chien-Shiung Wu sean unas palabras que probablemente no les digan nada, como me pasaba a mí hasta hace unos días que leí un texto sobre ella en un libro sobre mujeres y ciencia. Ahora ya sabrán que se trata de una mujer, y hasta supondrán que es o fue China. En este caso, gana el fue, ya que nació en 1912 y falleció en 1997. A pesar de haber nacido en China acabó siendo estadounidense, y es una de las físicas más respetadas e importantes del siglo pasado.

Cuando nació, las mujeres chinas no podían ni siquiera optar a la educación, pero Wu tuvo la suerte de contar con una familia de pensamiento adelantado y su padre puso en marcha la primera escuela para niñas en su pueblo. Allí comenzó su carrera, que la llevó en 1936 a Estados Unidos para seguir avanzando en el mundo de la física experimental.

En 1940 se licenció en la Universidad de California y comenzó a dar clases en Princeton y en el Smith College. Durante sus décadas de profesora e investigadora trabajó en un montón de proyectos e hizo importantes contribuciones a la física, como la ley de conservación de la paridad.

En 1944 la llamaron para una entrevista profesional relacionada con el proyecto Manhattan, ya saben, el mastodóntico proyecto que llevó a la creación de la bomba nuclear y en el que estuvieron involucradas muchas de las cabezas más brillantes en el mundo de la física del siglo XX. La entrevista, en un primer momento, giraba en torno a un tema secreto y por lo tanto Wu no fue informada de los detalles del proyecto. Fue citada a la reunión y acudió.

Pero cuando alguien está más arriba que los demás, ve más lejos. Ya saben aquello de caminar a hombros de gigantes. Y Wu estaba muy arriba en lo que a física se refiere. Acudió a la entrevista, como decía, y esta tuvo lugar en una de las salas donde se trabajaba en el proyecto Manhattan, secreto y desconocido para todos los ajenos al propio proyecto, no lo olviden, y por lo tanto en aquel momento también desconocido para Wu. En la sala había una pizarra y tan sólo con ver alguna de las ecuaciones que alguien había dejado escritas en la pizarra, nuestra pequeña dama supo de qué trataba el proyecto para el que la estaban entrevistando y cuál era el objetivo de todo aquello.

Lógicamente una mente así no se podía dejar marchar y acabó contribuyendo al proyecto de la bomba nuclear, colaborando en el desarrollo de un método para enriquecer el uranio y conseguir los isótopos necesarios para alimentar la bomba.
Chien-Shiung Wu, la científica que descubrió un secreto viendo una fórmula en una pizarra Chien-Shiung Wu, la científica que descubrió un secreto viendo una fórmula en una pizarra Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 22:59 Rating: 5
>