Curistoria - Curiosidades de la historia #Curistoria

Destacados

[Etiqueta_a_destacar]

La cinodesma o kynodesme, el hilo con el que los atletas se ataba el pene

21:43

En innumerables ocasiones he comentado en Curistoria lo equivocado que me parece juzgar actos, decisiones y palabras del pasado, con el contexto actual, con nuestra forma de ver las cosas. La costumbre lo es casi todo. Uno de los ejemplos que demuestra esto de una forma clara es la vestimenta a la hora de competir de los atletas griegos, o mejor dicho, su falta total de vestimenta. Hoy no concebiríamos unas competiciones deportivas en las que los participantes fueran desnudos. Ni por decencia, ni por comodidad de los propios deportistas. Para lo primero, bastan las costumbres. No estamos acostumbrados ya a la desnudez de los atletas. Para lo segundo, la comodidad de los atletas, los griegos tenían sus propios remedios. Aunque ellos en realidad lo usaban más por decencia, de nuevo, por costumbre.

La cinodesma, también kynodesme o nudo de perro, era una tira muy fina de cuero, casi un hilo, que los atletas en la antigua Grecia usaban para atarse el pene, más concretamente el prepucio, y así evitar que el glande se viera. En ocasiones no era de cuero y se trataba realmente de un hilo. Para ellos, que competían desnudos, mostrar el glande era algo vergonzoso y por ello usaban la cinodesma. Además, intuyo, el invento proporcionaba cierta comodidad en determinadas competiciones, ya que se ataba el hilo alrededor del vientre, sujetando el pene hacia arriba y dejando el escroto a la vista. Otra modalidad sujetaba el pene en curva hacia abajo, atando la cinodesma alrededor de la pierna. La sujeción supongo que hacia menos molestos los movimientos durante la carrera, por ejemplo. Como decía, se usaba por costumbre, por decencia, y aportaba comodidad.

Dicho esto, no todos los atletas lo usaban, y supongo que dependía de la propensión de cada atleta a que el glande fuera visible durante la competición. Según cuentan en Arqueología en mi jardín, los había que se agujeraban la piel del pene, en el prepucio, para poder pasar la cinodesma por esos orificios y así proceder a la sujeción.

La cinodesma es muy común en las representaciones de los atletas. Hasta nuestros días han llegado un buen número de cerámicas que, de uno u otro modo, ilustran esta costumbre de los atletas griegos.
La cinodesma o kynodesme, el hilo con el que los atletas se ataba el pene La cinodesma o kynodesme, el hilo con el que los atletas se ataba el pene Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 21:43 Rating: 5

Curiosidades sobre el premio Nobel de la Paz

23:43
Curiosidades sobre el premio Nobel de la Paz

Cerraba hace unos días la entrada sobre Marie Curie, los rayos X y la Primera Guerra Mundial hablando del premio Nobel de la Paz y de cómo este había estado suspendido precisamente en los años de la Gran Guerra, exceptuando 1917. En este año se premió al Comité Internacional de la Cruz Roja. De hecho, en otras dos ocasiones más se ha llevado esta entidad el preciado reconocimiento: en 1944 y en 1963. Esto que dejé escrito, me ha llevado a indagar algo más sobre las peculiaridades y curiosidades del Nobel de la Paz.

Entre las categorías de los Nobel, es uno de los premios más polémicos y discutidos, también es cierto que es más fácil opinar sobre el Nobel de la Paz que sobre el Nobel de Economía o Física, que requeriría unos conocimientos que la mayoría no tenemos.

Como sabrán, Alfred Nobel en su legado dejó estipulado cómo repartir su fortuna, y una de las cinco partes en las que pedía que se dividiera para entregar los premios con su nombre debía ir para la persona que haya hecho el mejor desempeño por la fraternidad entre las naciones, la abolición o la reducción de los ejércitos y para el desarrollo y promoción de los congresos de paz. En vista de esto, no estoy seguro de si es obvio que entre 1914 y 1918, comienzo y fin de la Primera Guerra Mundial, no se entregara el premio a nadie salvo de la Cruz Roja en 1917, o justo lo contrario. Durante esos años, seguro que hubo más oportunidades de ganarlo que en otros momentos más tranquilos para el mundo y, supongo, que no pocos lo merecieron.

En cualquier caso, son muchos los años en que ha quedado vacío el casillero de premiados anual con el Nobel de la Paz: 1914, 1915, 1916, 1918, 1923, 1924, 1928, 1932, de 1939 a 1943, 1948, 55, 56, 66, 67 y 72. Una gran colección de años. Hasta en 19 ocasiones, desde 1901, año en el que se entregó por vez primera.

Malala, como todos sabrán, es la ganadora más joven de la historia, ya que se hizo con él con tan sólo 17 años. En 1995 Jósef Rotblat, al que concedieron el premio por su empeño contra las armas nucleares, tenía 87 años, siendo así la persona de más edad en ganarlo. Ya les hablé también en la entrada sobre Curie sobre Linus Pauling, que es la única persona con dos premios Nobel a título individual, y uno de ellos es el la Paz, conseguido en el 62 también por luchar contra las armas nucleares.

Le Duc Tho, un político vietnamita, fue el merecedor del premio en 1973, junto con Henry Kissinger. Es la única persona que ha rechazado el honor. En 1961 todavía se podían entregar Nobel a título póstumo, y así lo consiguió Dag Hammarskjöld, que había sido secretario general de las Naciones Unidas y se le reconoció por fortalecer esa institución. En 1974 se estableció como norma que el galardonado debía seguir vivo para ser premiado.

Lo que acabo de contarles sobre el secretario general de las Naciones Unidas hace extraño el caso de Gandhi, que fue nominado en cuatro ocasiones y murió sin el premio en 1948. Pero ese año se dejó el premio sin entregar porque, textualmente, no había ningún candidato vivo merecedor del mismo. Un mensaje claro en referencia al líder de la no violencia.

Fuente: The Nobel Prize
Curiosidades sobre el premio Nobel de la Paz Curiosidades sobre el premio Nobel de la Paz Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:43 Rating: 5

Mónico Sánchez el inventor de la máquina de rayos X portátil

23:39
Mónico Sánchez el inventor de la máquina de rayos X portátil
Hace un par de días publicaba una entrada sobre Marie Curie, la Primera Guerra Mundial y los rayos X. Hablaba de los esfuerzos de la científica por llevar hasta el frente máquinas de rayos X portátiles, en forma de ambulancias, y por lo tanto acercar esa capacidad médica a los heridos. Decía, exactamente, que Curie “creó una ambulancia autónoma” y que fue idea suya “crear un aparato de rayos X móvil”. Gracias, e insisto en lo de gracias, a algunos lectores del blog, he sido dirigido a los trabajos de Mónico Sánchez en este campo, que bien merecen una entrada, y he descubierto que Marie Curie no creó esos aparatos de rayos X, sino que fue un español.

Mónico Sánchez merece una entrada a toda su vida, que es apasionante. Conocía su historia de un episodio antiguo de Documentos RNE, pero lo cierto es que no tenía en la cabeza su relación con los rayos X. Mónico Sánchez nació en un pueblo de Ciudad Real en 1880 y su carrera como inventor dentro del mundo de la electricidad fue impresionante. Mientras estudiaba en Madrid se matriculó en un curso sobre electricidad, una disciplina incipiente. No sería tan destacable esto último, si no fuera porque el curso era a distancia, es decir, vía postal, y en inglés. Un idioma que desconocía en el momento de matricularse. A pesar de ello, completó el curso y el profesor le entregó una carta de recomendación con la que Mónico se fue a Estados Unidos. Poco más que esa carta llevaba.

Por centrarnos en el tema de los rayos X, acortaré la etapa en Estados Unidos, que fue un éxito, siendo pionero en varios campos. Entre ellos, entre los campos en los que aplicó sus conocimientos, estaba la medicina. Más bien, el uso de la electricidad en la medicina. Trabajando para Van Houten and Ten Broeck Company, diseñó y creó un aparato de rayos X portátil. Una máquina mucho más pequeña de las máquinas de rayos que existían hasta entonces, menos pesada y más eficiente energéticamente. Hacía poco más de una década desde que se habían descubierto los rayos X, lo que aporta un mérito extra al invento.

El invento de Marie Curie al que hacía referencia en mi anterior entrada, fue en realidad obra de Mónico Sánchez, unos años antes de la Primera Guerra Mundial. De hecho, el ejército francés compró la máquina de Sánchez, que funcionaba con un generador, y parece probable que fueran esas las máquinas de rayos X que Marie Curie impulsó y usó personalmente durante su colaboración con Francia en la Gran Guerra.

La aventura estadounidense de Sánchez lo convirtió en un hombre rico y volvió a su pueblo, Piedrabuena, para crear allí un laboratorio enorme que sirviera de centro para sus proyectos. Hablamos de un hombre que estuvo en el centro de una revolución en el mundo de la industria y la ciencia, compartiendo pelea con gente como Tesla o Edison, personajes que hoy son conocidos y admirados por todo el mundo. Mónico Sánchez dejó varias patentes a sus espaldas con ideas claves para el desarrollo del campo de la electricidad y bien merecía esta enmienda del fallo mío de la anterior entrada. Disculpen.

Fuente: Tecnología obsoleta, Materia
Mónico Sánchez el inventor de la máquina de rayos X portátil Mónico Sánchez el inventor de la máquina de rayos X portátil Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:39 Rating: 5

Marie Curie y los rayos X durante la Primera Guerra Mundial

23:13
Marie Curie y los rayos X durante la Primera Guerra Mundial

Marie Curie fue una mujer admirable desde muchos puntos de vista: su pasión y entrega por la ciencia, su fuerza para continuar a pesar de todas las trabas, su humanidad y, por supuesto, su conocimiento e inteligencia. Fue la primera mujer en ser profesora en la Universidad de París, fue la primera persona en ganar dos premios Nobel y fue la primera mujer en ser enterrada en el Panteón de París, reservado a los personajes más ilustres. Por cierto, aunque Curie tiene dos Nobel, uno de ellos fue compartido con su marido y con Henri Becquerel. El único que ha conseguido dos premios Nobel de manera individual es Linus Pauling.

Entre todas las cosas que vivió Marie Curie en su años de vida, está la dura experiencia que significó para gran parte de Europa la Primera Guerra Mundial. Ella, polaca convertida en francesa, lo vivió directamente. Y, como era de esperar, no se quedó impasible. Guardó sus preciados objetos y sustancias en un lugar seguro y puso su determinación en colaborar con Francia dentro del marco de la guerra. Por supuesto, no se iba a poner a disparar, pero podía ayudar de otro modo. Supongo que entre las cosas puestas a salvo estaban los cuadernos de notas que han llegado a nuestros días y que aún son radiactivos.

Ya se conocían entonces los rayos X y su función médica, pero el problema estaba en trasladar al frente aquel servicio, que requería máquinas que no eran sencillas de transportar ni de instalar. Los hospitales de campaña, cercanos al frente y por lo tanto donde más eficaces eran los servicios de estas máquinas, no disponían de ellas. Este problema ya había sido resuelto por Mónico Sánchez, un español, unos años antes.

Curie se gastó su propio dinero en hacer realidad aquel anhelo de llevar los rayos X a primera línea de batalla. Hay que recordar que las trampas y sorpresas que eran habituales en el conflicto y el uso indiscriminado y brutalmente masivo de la artillería provocó, además de ingentes cantidades de muertos, heridos con todo tipo de traumas y fracturas. En estos casos los rayos X podían salvar centenares de miles de miembros, al evitar la amputación, y una legión de muertes por todo tipo de complicaciones.

Marie Curie se puso al volante de una ambulancia que era totalmente autónoma para ofrecer este servicio. Además del equipo de rayos X, tenía una sala para revelar las pruebas y el motor era capaz de suministrar energía para que todo funcionara. No sólo su aplicación de la creación de Mónico Sánchez era un gran avance, sino que pidió ayuda y la consiguió, haciendo que su solución se multiplicara. Así, unas 150 de esas ambulancias fueron puestas en marcha a lo largo de la guerra.

Fue nombrada directora del Servicio de Radiología de la Cruz Roja francesa y ella y su hija Irène viajaban de un lugar a otro ayudando en la instalación y uso de esas máquinas de rayos X portátiles. A medida que se fueron creando más vehículos, su función como formadora fue clave. Conocía de primera mano cómo usarlas, ya que se había preocupado de obtener el carnet de conducir para ir de un sitio a otro prestando los servicios directamente, es decir, conduciendo y haciendo pruebas de rayos X. Y recuerden que en ese tiempo saber conducir conllevaba también saber reparar las averías más comunes en los vehículos. Por cierto, Curie había nacido en 1867, por lo que rondaba el medio siglo de vida cuando puso su empeño en esta aventura.

Se estima que más de un millón de hombres fueron sometidos a pruebas de rayos X por las ambulancias que había ideado Curie, mejorando así los diagnósticos y los tratamientos médicos. El número de vidas salvadas, por tanto, fue enorme.

Es cierto que las guerras sacan lo mejor y lo peor de la especie humana, y que por lo tanto en un acontecimiento tan brutal como la Primera Guerra Mundial hubo muchos ejemplos de hombres y mujeres que actuaron como héroes, y no sólo en el campo de batalla. Marie Curie fue una de esas personas que fue mucho más allá de lo esperado. Hubiera sido bonito que, además de los Nobel de Física y Química, hubiera ganado el Nobel de la Paz. Pero no se entregó tal premio entre 1914 y 1916, en 1917 se le otorgó al Comité Internacional de la Cruz Roja y en 1918 volvió a dejarse el premio sin entregar.
Marie Curie y los rayos X durante la Primera Guerra Mundial Marie Curie y los rayos X durante la Primera Guerra Mundial Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:13 Rating: 5

18 libros en la lista que merecen atención

12:42
18 libros en la lista
Hacía ya un tiempo que no les hablaba de libros, de las listas de libros para comprar, para curiosear y para leer. Y como eso no puede ser, lo de no hablar de libros, digo, pues he decidido hacer una entrada clásica de Curistoria: una recopilación de libros que me llaman la atención y que probablemente a los lectores del blog también les gustarán. La mayoría son novedades, por lo que ya sospecharán que no he los he leído. De momento, han llamado mi atención y han ido a parar a la lista de deseos, de libros a comprar o al menos a curiosear en la librería.

Por cierto, si quieren añadir alguna recomendación adicional en los comentarios, siempre estoy abierto a nuevos descubrimientos. Curiosamente, de los tres libros que estoy leyendo en este momento (Para entender a Einstein, Los Caín y La humanidad aumentada), ninguno está en esta lista, que es la fuente de próximas adquisiciones (aunque alguno ya está en casa) y lecturas.

18 libros en la lista que merecen atención 18 libros en la lista que merecen atención Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 12:42 Rating: 5

Impresionantes fotos del desfile de los nazis por Moscú, la ciudad que nunca tomaron

23:20
Impresionantes fotos del desfile de los nazis por Moscú, la ciudad que nunca tomaron

El 22 de junio de 1941 los nazis pusieron en marcha la Operación Barbarroja, es decir, la invasión de la Unión Soviética. Curiosamente en esos mismos días, pero en 1812, Napoleón también había lanzado su ataque contra el gigante del este. Hitler esperaba que Moscú cayera bajo la esvástica antes de la llegada del invierno. Veía a sus soldados desfilando por las ciudades rusas, sobre todo por Moscú. Desfilaron por Moscú, unos años más tarde, pero no para disfrute del nazismo.

El 22 de junio de 1944, tres años exactos después de que Alemania comenzara la invasión de Rusia, los rusos lanzaban la operación Bagration, una ofensiva en masa hacia el oeste, hacia la zona bielorrusa, Polonia y el Báltico. Habían pasado poco más de dos semanas desde el desembarco en Normandía y la operación acabaría con una victoria aliada clave para la evolución de la guerra. Por cierto, decía que las fechas de la invasión de Napoleón y Hitler de Rusia habían coincidido, más allá de los siglos de diferencia, como es lógico. Una batalla de esas que han hecho historia fue la batalla de Borodinó, donde los napoleónicos vencieron a los rusos. Uno de los generales al frente de los rusos era Piotr Bagration, y en su honor se denominó el movimiento hacia el este de 1944. Como vemos, la Segunda Guerra Mundial tiene sus enlaces con las Guerras Napoleónicas.

El resultado fue, como ya hemos dicho, un desastre para los nazis. El terreno recuperado por los rusos fue extensísimo y cayeron centenares de miles de alemanes en manos enemigas. Unos 57.000 de aquellos soldados alemanes que acabaron siendo prisioneros fueron llevados hasta Moscú y obligados a marchar en un enorme desfile por sus calles. Las imágenes son impresionantes y, como no podría ser de otro modo, fueron debidamente explotadas por la propaganda aliada.

Como decía, los nazis acabaron desfilando por Moscú, pero no triunfalmente, sino como prisioneros de guerra. Las fotos son impresionantes y hablan por sí mismas.

Impresionantes fotos del desfile de los nazis por Moscú, la ciudad que nunca tomaron 2

Impresionantes fotos del desfile de los nazis por Moscú, la ciudad que nunca tomaron 3

Impresionantes fotos del desfile de los nazis por Moscú, la ciudad que nunca tomaron 4

Impresionantes fotos del desfile de los nazis por Moscú, la ciudad que nunca tomaron 5

Impresionantes fotos del desfile de los nazis por Moscú, la ciudad que nunca tomaron 6

Impresionantes fotos del desfile de los nazis por Moscú, la ciudad que nunca tomaron 7

Impresionantes fotos del desfile de los nazis por Moscú, la ciudad que nunca tomaron 8

Fotos: The vintage news, Rare historical photos
Impresionantes fotos del desfile de los nazis por Moscú, la ciudad que nunca tomaron Impresionantes fotos del desfile de los nazis por Moscú, la ciudad que nunca tomaron Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:20 Rating: 5

Luca de Pacioli, el religioso padre de la contabilidad

23:23
Luca de Pacioli, el religioso padre de la contabilidad

A algunos la contabilidad les trae dolor de cabeza, porque la tienen que estudiar o porque se pelean con ella en el trabajo. Pero lo cierto es que la contabilidad y su partida doble son uno de los inventos que más importancia ha tenido en el mundo el capitalismo, me atrevo a decir. Un método sencillo, pero a la vez tan estricto como para mantener las cuentas organizadas de manera lógica. El padre de esta contabilidad de partida doble fue un religioso.

Luca de Pacioli fue un franciscano que nació en 1445 en Italia y que murió en 1517. Además de religioso, fue un matemático con cierto peso y dejó su huella en la estadística. En 1494 escribió un libro que dejaba ya desde el título sus intereses por ese mundo matemático y estadístico: Summa de Arithmetica, Geometrica, Porportioni et Proportionalita. Eso eran títulos para libros.

El libro era un tratado extenso de matemáticas de más de 600 páginas. El interés de Pacioli por recoger los conocimientos matemáticos a los que tenía acceso le llevó a realizar ese gran trabajo. No está nada mal para ser una obra del siglo XV lo que en ella se recoge. Allí había apenas unas decenas de páginas en las que describía el sistema contable de doble partida, de manera detallada y con ejemplos. Para ser justos, no fue él el inventor de este método de organización de pagos y cobros, ya que los comerciantes venecianos ya lo usaban y en otros lugares de lo que es hoy Italia se usaban métodos similares. Pero sí fue el que lo documentó y pensó para que cumpliera con su objetivo de manera firme y exacta.

No es esta la única contribución de Pacioli a la historia y a la matemática, pero el mundo moderno no sería el mismo sin la forma en que se ha llevado la contabilidad. También es cierto, como decíamos, que no fue una idea suya, aunque la pensó y que, si no hubiera sido él, hubiera sido otro el padre. Pero aún así su admirable afán por aglutinar conocimientos matemáticos le empujó a tomarse la molestia de formalizar lo que ya existía de manera más o menos desordenada. Esta curistoria, por cierto, me recuerda a aquellos religiosos que crearon un seguro para proteger a sus viudas.
Luca de Pacioli, el religioso padre de la contabilidad Luca de Pacioli, el religioso padre de la contabilidad Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:23 Rating: 5
>