Curistoria - Curiosidades de la historia #Curistoria

Destacados

[Etiqueta_a_destacar]

Marengo, el caballo de Napoleón que se exhibe en un museo británico

0:11
Marengo, el caballo de Napoleón que se exhibe en un museo británico
Napoleón y los caballos son uno, al menos en mi cabeza. Y no debe andar muy desencaminada mi visión del Gran Corso porque tuvo más de 100 caballos para su uso personal a lo largo de su vida y de muchos de ellos conocemos el nombre y procedencia perfectamente. Pero si alguien me preguntara cómo se llamaba el caballo de Napoleón, yo siempre diría Marengo.

Marengo, además del lugar de Italia donde ocurrió la batalla que lleva es nombre entre napoleónicos y austriacos, era también como se llamaba el caballo más famoso de Napoleón, que debe su nombre precisamente a la batalla. No era muy alto, de raza árabe, proveniente de Egipto y era de pelaje blanco, algo no muy habitual en la cuadra del emperador.

Sobre Marengo combatió en las batallas de Austerlitz, de Jena y de Waterloo, entre otras. Sobrevivió a la retirada de Moscú y fue el animal con el que Napoleón recorrió unos 120 kilómetros entre Valladolid y Burgos camino de Francia en 3 horas y media. Según parece, llegó sólo, había dejado atrás a sus acompañantes. Sin duda era un caballo resistente y preparado para casi todo.

Esqueleto de Marengo
Esqueleto de Marengo
En la batalla de Waterloo Marengo fue capturado por Henry Francis Petre, un británico que lo reconoció por los motivos imperiales que llevaba. Fue llevado a Inglaterra y pasó a manos de un teniente coronel de los Guardias Granaderos, William Angerstein, que lo cuidó hasta que el pobre Marengo murió en 1831. Vivió por lo tanto una década exacta más que su principal jinete.

En el Museo del Ejército Nacional de Londres se expone su esqueleto y las cajas que se hicieron con sus cascos delanteros, también están en un museo una y la otra en un palacio. No es mala cosa para ser un caballo.
Pezuñas de Marengo
Pezuñas de Marengo
Fuente: National Army Museum, National Geographic
Marengo, el caballo de Napoleón que se exhibe en un museo británico Marengo, el caballo de Napoleón que se exhibe en un museo británico Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 0:11 Rating: 5

Frases históricas que sirven para hablar de historia, fútbol, política o sexo

0:05
Frases históricas que sirven para hablar de historia, fútbol, política o sexo

Hay una cita popular que asegura que hay una cita para cada ocasión, y si damos esto por cierto, podremos decir por tanto que hay tantas citas acertadas como desacertadas. Si hay para una ocasión una cita, la hay también para su contraria. Es más, hay citas hasta para responder a los que usan citas.

Pero, siendo esto cierto, sigo disfrutando de las citas de personajes históricos, y no históricos, y me parecen una buena manera de resumir una idea o una reflexión. Lo malo, como siempre, es la falta de memoria a la hora de recordarlas, y por eso siempre atribuimos las frases a Oscar Wilde, porque fue tan prolífico y genial en este ámbito que, aunque sólo se por estadística, es la mejor opción.

Dándole la vuelta a todo esto, vamos a buscar frases que sirvan para cualquier ocasión, que es algo parecido a lo que decía al comienzo, pero no es lo mismo. Frases que uno pueda utilizar para hablar de historia, de fútbol, de sexo para utilizarlas en el trabajo. Con un puñado de ellas tiene uno resueltas la mitad de las conversaciones, con el apoyo que da siempre a las ideas de uno decir aquello de "como dijo...".
Cuando te deshaces de algo inútil, has hecho un buen trabajo (Eduardo I de Inglaterra tras entregar Escocia al duque de Warenne en 1296)
Unos pocos hombres honestos es mejor que muchos (Oliver Cromwell)
Quien lo defiende todo, no defiende nada (Federico II de Prusia)
A la larga, la suerte sonríe a los audaces (Molkte, El Viejo)
Tanto de día como de noche, mi caballo está ensillado y mi espada, preparada (Suleimán, El Magnífico)
Puede que a los soldados no se les movilice en 100 años, pero no pueden dejar de prepararse ni un sólo día (Qianlong)
La guerra lo justifica todo (Napoleón)
Como decía al comenzar, cada ocasión tiene una cita, pero estas pocas lo mismo valen para la guerra, para una reunión de trabajo, para una sobremesa entretenida o para una conversación sobre deportes en la barra del bar. Si no, imaginen que su equipo ha echado a un futbolista, nada mejor que usar la frase de Eduardo I. Viendo un partido, ante una entrada un poco dura de un jugador nuestro: la guerra lo justifica todo. ¿Discutiendo de política y su partido no gana elecciones? Tiren de la frase de Cromwell. Y si están hablando con su pareja, quizás la frase de Suleimán les valga en un momento...
Frases históricas que sirven para hablar de historia, fútbol, política o sexo Frases históricas que sirven para hablar de historia, fútbol, política o sexo Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 0:05 Rating: 5

El impresionante cambio del sonido en el final de la Primera Guerra Mundial

22:49
El impresionante cambio del sonido en el final de la Primera Guerra Mundial

Hoy se han celebrado los 100 años del final de la Primera Guerra Mundial, la Gran Guerra. Habrán visto en las noticias y en general en Internet la ceremonia y los actos que se han celebrado en Francia. También llevado por esta efeméride he puesto en Twitter algunas de las muchas entradas que en Curistoria he ido publicando sobre este conflicto con el paso de los años. Entre todos los textos, vídeos y sonidos, hay uno que, desde mi punto de vista, es algo espectacular. Se trata del cambio en el sonido del entorno en el momento en que entra el alto el fuego en vigor. Se pararon las bombas en ese mismo segundo y poco después se oye hasta la naturaleza. Al final de la entrada les dejo un vídeo en el que lo pueden comprobar, y a continuación les explico la importancia simbólica del encuentro en el bosque de Compiègne entre franceses y alemanes.

Este fin de semana, Merkel, la canciller alemana, y Macron, el presidente francés, han visitado el bosque de Compiègne, al norte de París, donde las potencias firmaron el armisticio de la Primera Guerra Mundial. El 7 de noviembre de 1918 a las 2:30, con Alemania derrotada, los franceses enviaron instrucciones por radio a los alemanes para que una delegación de estos se presentara ante ellos a las 20:00. La delegación fue llevada en tren hasta Rethondes, donde está el bosque de Compiègne, la mañana del día 8. Hasta el día 10 los alemanes no tuvieron acceso a una radio con la que comunicar el contenido del armisticio y las condiciones a su Cuartel General. Ese mismo día 10 el Alto Mando alemán aceptó dichas condiciones.

Las delegaciones alemanas y aliada se reunieron a las 02:50 del día 11 de noviembre de 1918 y acordaron que el armisticio entraría en vigor ese mismo día 11 a las 11:00. Se firmó el documento a las 05:10, determinando por tanto que a la guerra le quedaban 5 horas y 50 minutos de vida. Todo esto ocurrió en un vagón de tren estacionado en una vía muerta en aquel bosque de Compiègne.

Visto esto, no es baladí que Alemania y Francia se hayan reunido un siglo después en ese mismo lugar donde todo acabó. Mucho menos si tenemos en cuenta que el 22 de junio de 1940, ya en la Segunda Guerra Mundial y cuando los alemanes habían derrotado a Francia, el Tercer Reich eligió ese mismo punto y ese mismo vagón de tren, que seguía allí como memoria histórica, para que los franceses firmaran su rendición. Es un símbolo de la amistad actual frente a la guerra de hace un siglo. Hace unas décadas, por cierto, en 1984 y en un acto en recuerdo de la batalla de Verdun celebrado en un cementerio, Helmut Kohl (canciller alemán) y Mitterand (presidente francés), se cogieron en un momento similar.

La historia de este vagón y esa doble firma en él, de rendición de Alemania a Francia y sus aliados en la Primera Guerra Mundial y de rendición de Francia a Alemania en la Segunda Guerra Mundial, fue una de las primeras curistorias que publiqué, allá por febrero de 2006.

En la Primera Guerra Mundial se llevaron a cabo bombardeos terribles, y en algunos lugares las explosiones eran un sonido casi del ambiente. Algunos de aquellos bombardeos hicieron a la vez geografía y demografía. Aprovechando el siglo desde 1918, el Imperial War Museum británico ha hecho público cómo cambió el sonido con la llegada del armisticio a las 11:00 del día 11 del 11 de 1918. Tenemos capacidad para conocer el sonido antes y después del armisticio gracias a que los aliados utilizaban la grabación del sonido de las bombas para determinar dónde estaba la artillería enemiga. El vídeo que les dejo a continuación muestra la intensidad del sonido y marca los minutos y segundos, así que podemos comprobar perfectamente el cambio de sonido a las 11:00 es impresionante.

(Recuerden que si leen esta entrada en el correo electrónico por ser suscriptores de Curistoria, es posible que no vean el vídeo en su lector de correo. Accedan a la página para verlo y oírlo)


Por cierto, a pesar de que el armisticio tenía una hora exacta y que como parece se respeto con bastante exactitud, sabemos que el último muerto de la Primera Guerra Mundial llegó pasadas las 11:00.
El impresionante cambio del sonido en el final de la Primera Guerra Mundial El impresionante cambio del sonido en el final de la Primera Guerra Mundial Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 22:49 Rating: 5

Las 30 fotos históricas favoritas de la colección de Biblioteca del Congreso en Flickr

23:43
Trabajando con una taladradora manual en la construcción de un bombardero (1943) -- Alfred T. Palmer
Trabajando con una taladradora manual en la construcción de un bombardero (1943) -- Alfred T. Palmer
La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos es un saco sin fondo en el que uno podría perderse horas y horas brujulear y curiosear. Entre sus fondos hay una enorme colección de fotos abierta a todos gracias a Internet. No sólo fotos, también cartas, documentos, vídeos… pero hoy vamos a quedarnos con algunas de sus fotos. En concreto, con las fotos favoritas que los usuarios han ido marcando en flickr.

Como sabrán, flickr es una red social de fotografía donde la Biblioteca del Congreso ha subido muchas de sus fotos. Las favoritas de entre todas las subidas son las siguientes. Hay varias muy conocidas a nivel mundial y es posible que alguna nos parezca menos popular fuera de Estados Unidos de lo que es allí.

En total son 30 fotos que abarcan desde fotografías históricas a carteles, desde naturaleza a retratos o desde la música al trabajo.
Florence Thompson, conocida como la madre migrante, con tres de sus hijos. Foto de Dorothea Lange
Florence Thompson, conocida como la madre migrante, con tres de sus hijos. Foto de Dorothea Lange
Sala de espera de la Union Station, en Chicago. Foto de Jack Delano
Sala de espera de la Union Station, en Chicago. Foto de Jack Delano



Herman Germany Schaefer, jugador de baseball, probando una cámara
Herman Germany Schaefer, jugador de baseball, probando una cámara

Vaquero a caballo con su perro, en Montana, en 1942. Foto de Lee Russell
Vaquero a caballo con su perro, en Montana, en 1942. Foto de Lee Russell

Instalación de la goma alrededor de una rueda de locomotora. 1943. Foto de Jack Delano
Instalación de la goma alrededor de una rueda de locomotora. 1943. Foto de Jack Delano

Casa en Houston, Texas. 1943. Foto de John Vachon
Casa en Houston, Texas. 1943. Foto de John Vachon

Feria del estado de Vermont, en 1941. Jack Delano
Feria del estado de Vermont, en 1941. Jack Delano

La Gruta Azul, en Capri (Italia). En torno a 1900.
La Gruta Azul, en Capri (Italia). En torno a 1900.

Trabajadora de 10 años, en 1908. Foto de Lewis Wickes Hine
Trabajadora de 10 años, en 1908. Foto de Lewis Wickes Hine

Póster de un espectáculo en la feria del estado de Vermont. 1941. Jack Delano.
Póster de un espectáculo en la feria del estado de Vermont. 1941. Jack Delano.

Mujer poniéndose pintalabios en un parque de Washington. 1943.
Mujer poniéndose pintalabios en un parque de Washington. 1943. 

Retrato de Billie Holiday. 1947. Foto de William P. Gottlieb
Retrato de Billie Holiday. 1947. Foto de William P. Gottlieb

Mensajero de la compañía de telégrafos Mackay, en 1913. Foto de Lewis Wickes Hine
Mensajero de la compañía de telégrafos Mackay, en 1913. Foto de Lewis Wickes Hine

Bob Burman, piloto de carreras. En torno a 1910.
Bob Burman, piloto de carreras. En torno a 1910.

Dentadura de George Washington. Foto de 1910
Dentadura de George Washington. Foto de 1910

Hermanas de 4 y 2 años, supervivientes del Titanic. Foto de 1912.
Hermanas de 4 y 2 años, supervivientes del Titanic. Foto de 1912.

Chicas ofreciendo frutos a unos visitantes en su casa. 1909. Foto de Sergeĭ Mikhaĭlovich
Chicas ofreciendo frutos a unos visitantes en su casa. 1909. Foto de Sergeĭ Mikhaĭlovich

Foto del ojo del guerrero apache Jerónimo, en 1904. Foto de Gerhard Sisters
Foto del ojo del guerrero apache Jerónimo, en 1904. Foto de Gerhard Sisters

Puente de cuerda, en Irlanda en torno a 1900
Puente de cuerda, en Irlanda en torno a 1900

Retrato de un indio apache, en 1905. Foto de Edward S. Curtis
Retrato de un indio apache, en 1905. Foto de Edward S. Curtis

Pintura japonesa del monte Fuji, de 1858. Foto de Hiroshige Andō
Pintura japonesa del monte Fuji, de 1858. Foto de Hiroshige Andō

La sufragista y activista, Flora Dodge, en 1913.
La sufragista y activista, Flora Dodge, en 1913

Big Fish Supper Club, en Minnesota en 1980. Foto de John Margolies
Big Fish Supper Club, en Minnesota en 1980. Foto de John Margolies

Histórico neon de Las Vegas. Foto de Carol M. Highsmith
Histórico neon de Las Vegas. Foto de Carol M. Highsmith

Ex libris diseñado pro Edward Penfield. Foto de principios del siglo XX
Ex libris diseñado pro Edward Penfield. Foto de principios del siglo XX

Esqueleto de un caballo al trote. Foto de 1881, de Eadweard Muybridge
Esqueleto de un caballo al trote. Foto de 1881, de Eadweard Muybridge

Póster promocional del servicio de Parques Naturales. 1936-39.
Póster promocional del servicio de Parques Naturales. 1936-39.

Imagen nocturna de Brilliant Luna Park, en 1904.
Imagen nocturna de Brilliant Luna Park, en 1904.

Trabajadora comprobando sistema eléctrico de un avión. 1942, foto de David Bransby
Trabajadora comprobando sistema eléctrico de un avión. 1942, foto de David Bransby

Las 30 fotos históricas favoritas de la colección de Biblioteca del Congreso en Flickr Las 30 fotos históricas favoritas de la colección de Biblioteca del Congreso en Flickr Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:43 Rating: 5

Alfonso XIII fue rey desde antes de nacer y se exilió conduciendo su propio coche

23:00
Alfonso XIII fue rey desde antes de nacer y se exilió conduciendo su propio coche

Alfonso XIII, rey de España desde que nació y hasta que se proclamó la Segunda República el 14 de abril de 1931, fue el abuelo del rey Juan Carlos I y bisabuelo del actual rey de España, Felipe VI. He dicho que llegó al trono cuando nació y casi podríamos decir que llegó al trono antes de nacer. Si el inicio fue extraño y triste, el final de su reinado no fue tampoco placentero.

Alfonso XII, su padre, murió el 25 de noviembre de 1885 por culpa de la tuberculosis, cuando tan sólo tenía 27 años de edad, exactamente 3 días antes de cumplir los 28. En tan poco tiempo llegó a enviudar de su primera mujer, María de las Mercedes de Orleans, y volverse a casar con María Cristina de Habsburgo-Lorena. Con esta segunda esposa tuvo dos hijas y un hijo, Alfonso XIII.

Cuando falleció Alfonso XII, su viuda estaba embarazada de Alfonso XIII. La extraña situación detuvo cualquier movimiento sucesorio y se esperó al nacimiento de la criatura, que finalmente fue un niño, Alfonso XIII. Aquel mismo día, el 17 de mayo de 1886, fue nombrado rey de España. Lógicamente, su madre fue regente durante un tiempo, concretamente hasta 1902, cuando el rey tenía 16 años. Como decía, si exageramos un poco, podríamos decir que fue rey desde antes de nacer, ya que cuando murió su padre y aún faltaban casi 7 meses para que él naciera, ya era el único rey potencial de España.

Su vida no fue un camino de rosas y su reinado tuvo punto y final el 14 de abril de 1931, cuando se proclamó en España la Segunda República, tras unas elecciones municipales donde los republicanos vencieron en las principales plazas. En su renuncia, el rey escribió un manifiesto que tenía frases como estas:
Las elecciones celebradas el domingo me revelan claramente que no tengo hoy el amor de mi pueblo.

[…]Un Rey puede equivocarse, y sin duda erré yo alguna vez; […]

[…]quiero apartarme de cuanto sea lanzar a un compatriota contra otro en fratricida guerra civil.
Destaco estas citas porque la primera muestra el motivo de su renuncia; porque la segunda recuerda a otra petición de perdón de no hace mucho, la famosa cita de Juan Carlos I desde el hospital; y la tercera porque prefiere apartarse a provocar el enfrentamiento entre españoles. Un lustro más tarde comenzaría la Guerra Civil Española.

Con esta decisión tomada, Alfonso XIII tomó el camino del exilio, y lo comenzó conduciendo su propio coche, que no era un coche cualquiera. El rey se dirigió de Madrid a Cartagena, donde embarcó en el buque Príncipe Alfonso camino de Marsella. Hasta el nombre del barco parece una broma del destino.

En las últimas horas del 14 de abril, el rey se puso al volante de su Dusenberg J, un deportivo descapotable que era un prodigio de la automoción con más de 200 caballos y condujo hacia el exilio. Según parece, condujo a bastante velocidad, de noche. Paró cuatro veces entre Madrid y Cartagena, lo que no parece mucho para un tiempo en el que las carreteras, y los caminos, no eran los actuales.
Alfonso XIII fue rey desde antes de nacer y se exilió conduciendo su propio coche Alfonso XIII fue rey desde antes de nacer y se exilió conduciendo su propio coche Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:00 Rating: 5

Los dibujos de un soldado en Normandía en 1944

21:58
Los dibujos de un soldado en Normandía en 1944

Hace años les hablaba del lanzamiento de la revista Desperta Ferro y se la recomendaba. Ese proyecto, Ediciones Desperta Ferro, ha crecido y se ha consolidado, para satisfacción de todos los aficionados a la historia. Y digo todos porque, además de los libros que han ido editando, mantienen revistas dedicadas a la historia antigua y medieval, a la historia moderna y a la contemporánea, además de sus especiales. Grandes artículos y buenas revistas, poco más que decir.

Bien, pues los amigos de Desperta Ferro han creado una libreta con más de setenta dibujos de Victor Lundy. La libreta en cuestión se puede comprar y será un regalo para sus suscriptores Premium. La han llamado la libreta ilustrada Normandy 1944. Y es que eso es lo que hizo Victor Lundy en 1944, hacer ilustraciones en libretas en torno a su participación en la Segunda Guerra Mundial. De Estados Unidos a la Normandía de las semanas posteriores al día D.

Es habitual escribir un diario con lo que se vive, pero hay gente con talento para el dibujo que hace ese diario ilustrando lo que va viendo y viviendo. Ese fue el caso de Lundy. Neoyorkino nacido en 1923, combatió en Europa en la 26ª División de Infantería del ejercito estadounidense. Fue un destacado arquitecto después de la guerra, y estaba cursando sus estudios cuando decidió que la reconstrucción de Europa tras la guerra sería un lugar maravilloso para trabajar.

Se apuntó al Army Specialized Training Program, un programa del ejército que a través de las universidades reclutaba soldados con conocimientos técnicos. Llegado el momento, toda ayuda era poca en la guerra y fue integrado en una división de infantería. Lundy, para suerte nuestra, se propuso ir plasmando con sus dibujos lo que le rodeaba. Desde su entrenamiento en Carolina del Sur hasta los pueblos de Francia.

En total 158 dibujos en varias libretas sobrevivieron a la guerra y, lamentablemente, otras de ellas se perdieron. Lundy acabó donando todos sus trabajos a la Librería del Congreso de Estados Unidos. El principal valor de esa donación estaba en su contribución al mundo de la arquitectura, pero también acabaron en la colección sus libretas de la Segunda Guerra Mundial.

En la web de Librería del Congreso pueden ver todos los dibujos, y a continuación les dejo una pequeña selección.

Cherburgo
Cherburgo

Iglesia de Saint-Germain-de-Tournebut
Iglesia de Saint-Germain-de-Tournebut

Rompiendo la Línea Sigfrido, ataque aéreo sobre Alemania visto durante una caminata matutina
Rompiendo la Línea Sigfrido, ataque aéreo sobre Alemania visto durante una caminata matutina

Casco
Casco

Theodore Rombo
Theodore Rombo

El gran jefe, el sargento Gardzina
El gran jefe, el sargento Gardzina

Soldados observando un barco en la distancia
Soldados observando un barco en la distancia

Uno de los 4 hombres de una patrulla alemana que no volvieron
Uno de los 4 hombres de una patrulla alemana que no volvieron

Vigilancia nocturna
Vigilancia nocturna

Los dibujos de un soldado en Normandía en 1944 Los dibujos de un soldado en Normandía en 1944 Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 21:58 Rating: 5

Las sorprendentes y curiosas expresiones y sobrenombres de Franco

23:16
Las sorprendentes y curiosas expresiones y sobrenombres de Franco

He comenzado a leer el libro sobre Franco que acaba de publicar Enrique Moradiellos, historiador que el año pasado recibió el Premio Nacional de Historia. Lo publica Turner y en las primeras páginas de introducción me he encontrado con un fragmento en el que enumera algunos de los títulos y expresiones que se utilizaban durante el franquismo para referirse al dictador Francisco Franco. Hoy mismo Franco está en las noticias y parece que la lucecita de El Pardo no se apaga a pesar del paso del tiempo.

Además de los títulos más conocidos, como Caudillo y Generalísimo de los Ejércitos, por ejemplo, lo cierto es que la lista es sorprendente, por lo larga que es y por lo creativo de algunos de esos nombres. Jefe del Estado, jefe de Falange o presidente del Gobierno eran meros títulos descriptivos, no eran suficientemente creativos para un hombre que era responsable de sus actos tan sólo ante Dios y ante la historia, según él mismo.

Ahí van algunos sobrenombres y frases que iban asociadas a su nombre de manera habitual:
Homo missus a Deo (enviado de la divina providencia).
Supremo capitán de la raza.
César invicto.
Salvador de la Patria.
Ángel custodio del imperio español.
Centinela de occidente.
Cruzado de occidente.
Príncipe de los ejércitos.
La espada más limpia de occidente.
Caudillo de la Cruzada.
Por supuesto, todo esto sin contar con la colección de títulos nobiliarios y reconocimientos de ese tipo tanto nacionales como internacionales. Seguro que me dejo algunos otros sobrenombres que ustedes conocen y que estaré encantado de leer en los comentarios.
Las sorprendentes y curiosas expresiones y sobrenombres de Franco Las sorprendentes y curiosas expresiones y sobrenombres de Franco Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:16 Rating: 5
>