La reina Isabel II prefería el cocido

Esa oronda mujer que ven ustedes en la foto es Isabel II de Borbón, reina de España entre 1833 y 1868. Su hijo Alfonso XII de Borbón se casó con Doña María Cristina de Habsburgo, y lo que voy a contarles es una curistoria gastronómica que tiene a estas dos mujeres y un cocido como protagonistas.Ya les adelanto que, como debe ser, La reina Isabel II prefería el cocido a otras cosas menos contundentes. Las

En Inglaterra en el siglo XVI tener los dientes negros era símbolo de estatus

En la actualidad parece que son las estrellas de cine, los músicos y algunos famosos, lo que marcan las guías estéticas a seguir. No es de extrañar, por lo tanto, que en otro tiempo fueran los reyes los que marcaban la moda, los peinados y los maquillajes. Ya sabrán que durante siglos la piel blanca era algo adorado, incluso el maquillaje buscaba una piel lo más blanca posible. Era algo accesible a pocos, esa piel

El azul y la orina de los borrachos

Hace unos meses les hablaba del libro Cromorama, de Riccardo Falcinelli, que entre otras muchas cosas tenían pinceladas sobre la historia de los colores. He leído recientemente otro libro sobre el tema, Psicología del color, de Eva Heller, y me ha afirmado en la idea de que la historia de los colores es impresionante. El color es algo que está en todos los sitios: en el arte, en la ropa, en los productos que compramos…

La adicción al café de algunos personajes históricos

Hace unas semanas escuché en algún lugar, no recuerdo muy bien dónde, lo siento, que el café tenía que responder a su acróstico: Caliente, Amargo, Fuerte y Escaso. Hoy he visto una frase de Talleyrand, el político francés, que me ha traído eso de nuevo a la cabeza. El francés dijo que una taza de café debe ser negra como el demonio, caliente como el infierno, puro como un ángel y dulce como el amor.

La inundación de cerveza de Londres que mató a 9 personas

Todo en exceso es malo. Un poco de agua es una bendición, en ocasiones literalmente. En cambio, una cantidad abismal de agua puede ser una maldición bíblica. Lo mismo ocurre con la cerveza. Un poco de cerveza, en el momento adecuado, es un placer. Ahora, casi un millón y medio de litros de cerveza es una tragedia que destroza casas y mata gente. Y lo sabemos porque estas fueron las consecuencias de la inundación de

El tomate es una fruta, salvo para pagar impuestos

En los últimos días he tenido la misma conversación con dos personas diferentes, sobre por qué los tomates no son considerados en términos generales como una fruta. Pero según sus características botánicas son frutas. Bien, pues los tomates son una verdura, en términos prácticos, debido a una ley estadounidense. Esto es, el tomate es una fruta, salvo para pagar impuestos. Los tomates tienen las semillas de la planta dentro de sí, como una manzana o

Lanzar huevos a los políticos, una costumbre muy antigua

Es un lugar común eso de decir que le debemos muchas cosas a los romanos. Y como muchos lugares comunes, no le falta razón. La costumbre de lanzar huevos a los políticos, y otras cosas aunque quizás lo más común sean huevos y tartas, también se dio por primera vez en tiempo de los romanos. Aunque nuestro mundo occidental tiene un lugar camino ya recorrido de hechos en los que se lanzan cosas a los

Los cuáqueros, los pacifistas amigos del chocolate

Los cuáqueros son una comunidad religiosa cuyo nombre real es Sociedad Religiosa de los Amigos. Por eso a veces se les conoce también como los Amigos. El nombre, así, de entrada, no dice mucho, pero ahí llevan tres siglos y medio los cuáqueros siguiendo la sociedad que creó George Fox, su fundador. No es de las religiones o creencias más seguidas, pero tiene su nicho. Su principal característica, además de la espiritualidad lógica, es el pacifismo.

El médico recetó alcohol a Churchill en Estados Unidos a pesar de la ley seca

En una ocasión, hace ya siete años y medio, hablamos en Curistoria de cuando Churchill fue a Estados Unidos en 1931 y fue atropellado. Cruzaba una calle en Nueva York y el encontronazo llevó al líder británico al hospital, con un golpe en la cabeza y dos costillas rotas. El propio Churchill reconoció que el error había sido suyo al bajar de la acera y mirar hacia un sólo lado en lugar de mirar a

El error de la Última Cena y las naranjas

(El error de la Última Cena y las naranjas — Jacopo Bassano) ¿Qué se comió en la Última Cena? No se sabe con seguridad, supongo, aunque he leído algunas explicaciones más o menos razonables. Si nos dejáramos llevar por muchas de las pinturas que han representado aquella cena de 13 hombres, cometeríamos un error. Es posible que incluso en la más famosa de todas las obras relacionadas con la última cena, la de Leonardo da