Paul Ehrlich, el padre de la quimioterapia, que falló 605 veces antes de acertar

Se dice de Edison que tuvo que hacer muchos intentos antes de conseguir crear una bombilla que funcionara, y que él decía que cada uno de esos intentos no era un fracaso, sino que era un descubrimiento sobre cómo no debía de hacerse. Ya saben, otra forma de decir aquello de que unas veces se gana y otras se aprende. El hombre del que les voy a hablar hoy, Paul Ehrlich, cumple también esta máxima,

Georges Lemaître, el sacerdote creador de la teoría del Big Bang

Hojeando un libro de mapas, y ojeándolo, me he encontrado por casualidad con el nombre de Georges Lemaître, un sacerdote belga, que también fue matemático y físico. Hay algunos puntos en los que la ciencia y la religión tienen cierta fricción, y, en mi opinión, uno de los puntos de fricción máxima está en la creación, en el inicio de todo, del mundo. Por eso es todavía más sorprendente que Lemaître, sacerdote y físico, fuera

Richard Owen, el inventor de la palabra dinosaurio

Richard Owen fue un británico nacido en 1804, que como zoólogo y biólogo tuvo una enorme reputación en su país a mediados del siglo XIX. Cuando dirigía el departamento de Historia Natural dentro del Museo Británico, impulsó la creación de un museo propio para su ámbito, que sería el Museo de Historia Natural de Londres que todos conocemos. Después de una vida de reconocimiento y prestigio, lo cierto es que al final de su carrera,

El proyecto Manhattan y el despiste en Princeton que pudo acabar con el secreto

Llevaba un tiempo queriendo leer alguno de los libros autobiográficos, al menos en cierta medida autobiográficos, de Richard P. Feynman. Era un hombre admirable y sorprendentemente desde muchos puntos de vista, con una gran mente, pero también con mucho sentido común, sentido del humor y con mucho ánimo para compartir sus conocimientos. En el libro El placer de descubrir se recogen fragmentos de otras obras y de conferencias de Feynman. Entre otras cosas, cuenta parte

Newton y la leyenda de las gateras y los gatos

Como otras veces, les advierto nada más comenzar la entrada de que lo más probable es que estemos ante una leyenda. Y como otras veces, me parece que a pesar de ello merece la pena conocer la historieta, por la propia historia y para saber que es leyenda cuando se la encuentren por ahí. La cuestión es que parece que Isaac Newton tenía algún gato, según se dice, porque algunos biógrafos del científico niegan hasta

Cómo la tabla periódica permitió a Mendeléyev tener una segunda mujer

Dmitri Ivánovich Mendeléyev es uno de esos nombres conocidos por todos por su contribución a la ciencia. Hay un puñado de científicos cuyo nombre se estudia en educación primaria y secundaria, y aunque con toda seguridad deberían ser más, estar en esa lista ya indica que uno ha contribuido al avance del hombre. Mendeléyev se ganó su fama gracias a su propuesta con respecto a la tabla periódica de los elementos, y de esa fama

Mónico Sánchez el inventor de la máquina de rayos X portátil

Hace un par de días publicaba una entrada sobre Marie Curie, la Primera Guerra Mundial y los rayos X. Hablaba de los esfuerzos de la científica por llevar hasta el frente máquinas de rayos X portátiles, en forma de ambulancias, y por lo tanto acercar esa capacidad médica a los heridos. Decía, exactamente, que Curie “creó una ambulancia autónoma” y que fue idea suya “crear un aparato de rayos X móvil”. Gracias, e insisto en

Luca de Pacioli, el religioso padre de la contabilidad

A algunos la contabilidad les trae dolor de cabeza, porque la tienen que estudiar o porque se pelean con ella en el trabajo. Pero lo cierto es que la contabilidad y su partida doble son uno de los inventos que más importancia ha tenido en el mundo el capitalismo, me atrevo a decir. Un método sencillo, pero a la vez tan estricto como para mantener las cuentas organizadas de manera lógica. El padre de esta

A la Antártida a por tres huevos de pingüino

Esta es la semana Antártica en Curistoria. Si hace un par de días hablaba del anuncio de Shackleton y su leyenda, hoy volvemos al sur del globo para hablar de Edward Wilson, Apsley Cherry-Garrard y Robertson Bowers y su viaje de 1911. Usando las palabras del título de Cherry-Garrard en el que lo describe: el peor viaje del mundo. Uno de los objetivos del viaje, principalmente científico, fue conseguir huevos de pingüino emperador para estudiarlos

La eugenesia, Francis Galton y el concurso sobre el peso de un buey

Francis Galton fue un tipo impresionante en cuanto a sus ámbitos de conocimiento y a su empeño por conocer e investigar. Sus intereses iban de las huellas dactilares a la estadística, pasando por la meteorología o la mente humana. Admirable. Además, según parece, todo esto lo hacía casi a título personal, sin apoyo de otras instituciones. Nacido en 1822 en Inglaterra, murió en 1911 y era primo de Charles Darwin, aunque los méritos son suyos