Las sorprendentes reliquias que uno podía encontrar en Roma

Las reliquias son una cosa a menudo entre sorprendente y tétrica. Es habitual que en catedrales e iglesias uno se encuentre con el dedo de un santo o con un mechón de pelo de una beata. Esto se debe, en parte, a que una buena reliquia era una llamada para los fieles, por lo que cada templo quería la suya. Y como cualquier otra mitomanía coleccionista, esta versión católica extiende el concepto de reliquia hasta