El garrote, un regalo del rey a la reina

Garrote Cuando había pena de muerte en España, como es lógico, había verdugos y formas oficiales de acabar con las personas. Había varios medios válidos para acabar con la vida de los condenados, pero el garrote como método para las ejecuciones fue un regalo de cumpleaños del rey a la reina. El garrote era una máquina que estrangulaba rompía el cuello al reo mediante un sistema mecánico, estando este sentado y con el cuello sujeto por un

Ladrones de cuerpos, los resucitadores

En la segunda mitad del siglo XVIII y hasta el primer cuarto del siglo XIX, en Inglaterra, la necesidad de cadáveres para el aprendizaje de la anatomía por parte de los médicos tuvo un cierto repunte. Existía, desde siglos antes, una ley que permitía a los cirujanos quedarse con algunos de los cuerpos de los ejecutados para estas labores, pero el flujo de cadáveres nunca fue suficiente para las necesidades que había. Aparecieron entonces los

Gayarre, el tenor que se dejó la piel en el escenario

Julián Gayarre En la curistoria de ayer repasábamos las últimas de algunos hombres de letras antes de morir y seguimos hoy la estela de la muerte, aunque cambiando ligeramente el porqué. Julián Gayarre fue un tenor nacido el 9 de enero de 1844 en Roncal, en Navarra, y del que Lagartijo dijo que fuera del cante, na’, como ya quedó escrito en otra curistoria de hace unos meses. Gayarre murió casi sobre el escenario, como

Últimas frases de algunos escritores

En una entrada de hace unos años, repasaba algunas de las más curiosas frases dichas antes de morir por algunos personajes, según un libro de Hans Halter. En estos días me he topado con un listado similar en otro libro, pero en este caso únicamente tomando en cuenta a literatos. Cuando uno es una genio o pretende serlo en el uso de la lengua y la inventiva, se ha de ir de esta vida con

La vida postmortem de Sir Walter Raleigh

Sir Walter Raleigh Sir Walter Raleigh fue un británico nacido en el año 1554 y que si bien durante su vida fue muchas cosas, poeta, soldado, espía, aventurero… lo que le trae a Curistoria es su muerte y los años que pasó su cabeza dando tumbos, literalmente, después de ella. Con los españoles tuvo algún encontronazo durante sus exploraciones en busca de El Dorado y finalmente en 1618 fue ejecutado en Inglaterra por algunos de

Allan Poe, aprendiendo a sumar en el cementerio

Roberto Bolaño escribió en su momento una lista de consejos para escritores, en los que recogía qué autores había que leer y qué autores eran prescindibles e incluso contraproducentes. En dicha lista Bolaño afirma: “La verdad es que con Edgar Allan Poe todos tendríamos de sobra”. No podemos pasar por alto sus crímenes de la calle Morgue, el escarabajo de oro, el cuervo, el barril de amontillado… y no en vano Poe se suele asociar

La muerte de Stonewall Jackson

Thomas Jonathan Jackson, más conocido como “Stonewall” Jackson, es uno de los militares más famosos y reconocidos de la Guerra Civil Americana. Nacido en 1824, luchó en el bando confederado y tanto en su momento como en la actualidad se trata casi de un mito de aquel conflicto y en general de la historia estadounidense. Estuvo presente en batallas tan importantes como las batallas de Bull Run, Antietam o Fredericksburg. Después de la batalla de

Ochenta hombres para someter a los Sioux

Placa en el lugar de la Masacre de Fetterman William J. Fetterman fue un oficial del ejército de la Unión en los tiempos de la Guerra Civil Americana y también peleó contra los indios. Y es durante este segundo conflicto cuando abrió la boca para quedar en evidencia. Allá por 1866 tenía como tarea la protección, junto con su tropa, de los inmigrantes que iban en busca de oro a Montana. Y entonces tuvo el

Urbano II y la Primera Cruzada

Hay una frase que se utiliza mucho en las partidas de cartas, al menos en las partidas de mus que yo juego de vez en cuando: “Nadar y nadar para ahogarse en la orilla”. Este dicho se puede aplicar perfectamente a nuestro protagonista de hoy, Urbano II. Urbano II fue el Papa 159º de la Iglesia católica y lo fue durante once años, entre 1088 y 1099. Su aspecto más famoso y por el que

Es la primera vez que muero

Voy a advertirles, como tantas otras veces, que yo mismo que estoy escribiendo esto dudo de la veracidad de la historia, pero en cualquier caso, aquí la dejo para que incluso como leyenda sea leída y recordada. El 19 de junio de 1867, en el cerro de las Campanas de la ciudad de Querétaro, en México, el emperador Maximiliano I de México, junto con el general Miguel Miramón y el general Tomás Mejía fueron ejecutados.