El asedio de Samarcanda

En 1219 Gengis Khan llegó hasta los límites del inmenso Imperio de Corasmia, conquistando una ciudad tras otra. Sus generales utilizaban las armas tan bien como el engaño y, con la ayuda de algunos expertos chinos en armas pesadas y asedios, las victorias se sucedían. En este viaje se toparon con Samarcanda, próspera ciudad gracias al comercio, con un ejército importante, con unas murallas recién construidas y un buen nivel de provisiones en su interior.

Fuegos artificiales en el sitio de Malta

Francisco Balbi fue un soldado español que luchó en el sitio de Malta contra los otomanos. Uno de los hechos históricos que más me llama la atención. Algo menos de 15.000 soldados defendieron Malta del ataque de varias decenas de miles de otomanos. Una batalla en la que los asedios fueron punto principal, pero en la que también hubo combate naval y hasta luchas de infantería. Septiembre de 1565, para más señas. Contaba el tal

Los sitios del ejército romano

Ya les he contado alguna vez que una ciudad sitiada solía tener ocasión de salvar algunas de las posesiones de sus habitantes y la vida de estos si se rendía antes de comenzar el combate. Una vez comenzado este y la ciudad era tomada por la fuerza, el saqueo y la barbarie eran legítimas. El problema está en dónde situar el momento límite, es decir, a partir de cuándo la rendición ya no es válida.

Gigantes torres de asalto medievales

Las torres de asalto, también conocidas como bastidas, eran enormes construcciones de madera con ruedas para desplazarlas y acercarlas a las murallas de un castillo. Su altura debía ser mayor que la de la muralla a atacar y tenían un puente levadizo que caía uniendo la torre con el lienzo del castillo y facilitando el asalto. Debido a su tamaño, eran muy complicadas de desplazar, por lo que solían ser construidas una vez establecido el

El saco de Roma

No es este que vamos a tratar el único saqueo que ha sufrido Roma, pero sí es el que tiene un nombre propio: saco de Roma. Esta expresión deriva directamente del italiano, Sacco di Roma. Ocurrió en mayo de 1527, cuando las tropas del emperador Carlos V, españolas y alemanas, tomaron Roma y la saquearon sin piedad. El Sacro Imperio Romano Germano del emperador Carlos V dominaba Europa y el papa Clemente VII se enfrentó

El origen de la Cruz Roja

La batalla de Solferino tuvo lugar en junio de 1859 en la localidad homónima. El ejército austriaco fue derrotado por los ejércitos de Francia y del Reino de Cerdeña. Aquel día, después de más de quince horas de lucha, el campo de batalla tenía un aspecto realmente escalofriante. Ante tan brutal espectáculo, un hombre de negocios suizo llamado Henry Dunant quedó impresionado, como demuestra lo que escribió al respecto: “cada montículo, cada peñasco es escena

Balaclava y el cardigan

En una entrada de hace más de tres años sobre la carga de la brigada ligera en la Guerra de Crimea, contaba como un tonto fallo en la transcripción de una orden acabó en una catástrofe. La entrada del blog es extremadamente corta ya que en aquel tiempo ese era el estilo del blog. Por cierto, para el libro la entrada fue reescrita y completada con todos los detalles de la orden y del fallo.

Un ejército formado por dos personas

El Tambor de Bruc, del que aquí ya hemos hablado, no es un caso único en la historia. En 1814, unos años después del caso catalán de Bruc, una fragata británica atacó la ciudad de Scituate, en Massachusetts. Comenzó el combate alcanzando con sus disparos a algunos barcos de aquella bahía. En la ciudad se improvisó un pequeño ejército de voluntarios para plantar cara a los ingleses. Se organizaron turnos de vigilancia en el faro

Balaclava es más que una batalla

En 1854, en la región de Balaclava, situada en la Península de Crimea, se libró una de las batallas míticas de la historia militar mundial. La Guerra de Crimea enfrentó a rusos e ingleses y sin ser una de las más importantes de la historia, forma parte preferencial de esta por diferentes motivos. Entre otros, por la más célebre carga de caballería, la conocida Carga de la Brigada Ligera. Las aportaciones que esta batalla ha

¡Arresten a este hombre!

Hablábamos de la batalla de Spion Kop, y volvemos sobre ella. Finalizábamos aquella entrada comentando que unos mandos torpes fueron el complemento perfecto para el uso del algodón pólvora, provocando así que los británicos no salieran bien parados de aquella aventura. Uno de estos torpes mandos eran el General Sir Charles Warren Cuando la batalla ya tocaba a su fin y los soldados británicos estaban acosados y prácticamente derrotados, un mensajero enviado desde la colina