La mujer que combatió en Waterloo

Según se cuenta, y comienzo así para que tengan ustedes claro que las tradiciones orales tienen ciertas carencias desde el punto de vista del rigor histórico, dos soldados británicos paseaban por el campo de batalla de Waterloo ejerciendo su derecho al saqueo. Más o menos establecido, este derecho ha estado presente a lo largo de la historia: el bando ganador tiene derecho a tomar bienes del enemigo.

Habían registrado un buen número de cuerpos haciendo acopio de relojes, joyas y todo lo que les parecía de valor cuando se toparon con un oficial de coraceros con su bonito uniforme. Puestos a registrar se llevaron la sorpresa de su vida: aquel oficial de coraceros era en realidad una mujer.
De acuerdo al lugar en el que estaba el cadáver y a su posición, la única explicación posible era que aquella dama había cargado en la batalla como parte de la caballería francesa. Esto es lo único que se sabe de aquella mujer. No se conoce su identidad ni hay explicación para su participación en la carga, pero esta historia se ha narrado durante siglos, desde el día siguiente a la batalla de Waterloo.

Fuente: Military’s strangest campaigns and characters, de Tom Quinn

7 thoughts on “La mujer que combatió en Waterloo

  1. Gracias por darnos a conocer esta historia. Es materia para una novela. ¿Quién sería aquella mujer y qué le movió a combatir en Waterloo? Interesantísimo.

  2. Qué interesante y curioso. Ahora leyendo esta entrada me puse a pensar que seguramente esta no habrá sido la unica batalla de la antiguedad en la que peleó una mujer y puede que nunca lleguemos a saber el por qué. Otro enigma de la historia!

    Saludos
    Esther

  3. Sin duda, si me hubiera encontrado con esta anécdota en una novela histórica me hubiera sonado a Hollywood y la habría tachado de irreal. Me alegra saber que siempre la realidad, supera la ficción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.