La firma de Napoleón y cómo conocía los movimientos enemigos por la prensa

Hoy les quiero comentar un par de detalles sobre Napoleón que he conocido en los últimos días. La primera de ellas hace referencia a una de las formas de informarse a la que el Gran Corso dotaba de gran importancia entre sus fuentes: los periódicos extranjeros. Parece algo curioso que se fiara más de lo que publicaban los diarios de los respectivos países a los que vigilaba, que de la información que le enviaban sus agentes

Marengo, el caballo de Napoleón que se exhibe en un museo británico

Napoleón y los caballos son uno, al menos en mi cabeza. Y no debe andar muy desencaminada mi visión del Gran Corso porque tuvo más de 100 caballos para su uso personal a lo largo de su vida y de muchos de ellos conocemos el nombre y procedencia perfectamente. Pero si alguien me preguntara cómo se llamaba el caballo de Napoleón, yo siempre diría Marengo. Marengo, además del lugar de Italia donde ocurrió la batalla

La biblioteca de viaje de Napoleón

(La biblioteca de viaje de Napoleón) Siempre ha sido complicado, a la vez que un placer, seleccionar unos pocos libros para emprender unas vacaciones o un viaje. Siempre van más de los que uno acaba leyendo y menos de los que desearía llevarse. Ahora, con el kindle y demás lectores electrónicos, todo es más sencillo. En el pasado todo era más complicado y Napoleón sufrió estos problemas. La imagen anterior muestra una parte de la

La culpa y la virtud fue y es de los caballos

(Caballería napoleónica) Hoy me ha llamado la atención una sorprendente frase de un comandante de caballería napoleónico, de nombre tan largo como su desvergüenza, o como su sarcasmo, que de ambos modos puede ser interpretado lo que voy a contarles. El caso es que, leyendo esa frase, he pensado que hace mucho que no publico una curistoria recopilando varias citas, algo más común en otras épocas. Y las citas, que serán sobre caballos, comienzan con

Los dientes de la batalla de Waterloo

(Dentadura postiza de hace un par de siglos) Es muy posible que esta curistoria les parezca algo desagradable, y no les culparía yo por ello. En cualquier caso, como siempre, hay que tener en cuenta que cada momento de la historia es diferente y que, si bien es casi imposible analizar el pasado hoy con la visión de entonces, ya que somos personas de nuestro tiempo, es un ejercicio que conviene hacer. Y así, hay

Los caballos mueren en Rusia

(Húsares franceses en la batalla de Friedland, 1807. Obra de Édouard Detaille) ¡Qué hubiera sido de la guerra sin caballos! Compañeros de muchos en las victorias y sufridores en las derrotas. Una muestra del precio que han pagado en la historia los caballos lo tenemos en las invasiones de Rusia llevadas a cabo por Napoleón en 1812 y por el ejército alemán en el año 1941. En caso napoleónico, los caballos estaban muy presentes en

Libros sobre Waterloo y otras batallas napoleónicas

(Waterloo, de Gordon Corrigan) Para acabar esta semana dedicada a la batalla de Waterloo, la recomendación de este sábado no puede girar en torno a otra cosa que no fuera esa batalla y en general las batallas napoleónicas. Waterloo, de Gordon Corrigan Nada mejor para conocer la batalla de Waterloo, sus hombres, sus líderes, su desarrollo y su historia, que un libro dedicado plenamente a ella. Y ahí nos encontramos con esta obra de Corrigan,

8 curistorias sobre la batalla de Waterloo

(Foto de veterano de las guerras napoleónicas) Continuando con las curiosidades e historias en torno a la batalla de Waterloo, aprovechando que justo hoy se cumplen 200 años desde que tuvo lugar, voy a hacer un repaso de algunas curistorias que tienen que ver con ella: Según parece Napoleón no tuvo su mejor día en Waterloo, en cuanto a salud se refiere, hemorroides, infecciones… Hubo una mujer que combatió en Waterloo en el lado francés, y

Wellington antes de Waterloo

(Wellington en Waterloo) Wellington hizo muchas cosas desde que salió de Bruselas camino al que más tarde sería el campo de batalla de Waterloo. En la última entrada les conté cómo el nombre de la batalla proviene del lugar donde durmió Wellington, pero hoy vamos a comprobar que el inglés hizo muchas cosas, pero dormir no fue lo que más hizo. El jueves 15 de junio, tres días antes de la batalla, estaba en Bruselas

La Belle Alliance y la batalla de Waterloo

(Mapa de la batalla de Waterloo) Todos conocemos la batalla de Waterloo, que se llama así por el lugar donde ocurrió, pero si buscan en el típico mapa de batalla, como el que acompaña esta entrada y presente en cualquier bibliografía, en muchos casos no verán la localidad de Waterloo. En cambio, encontrarán sin problema, en el mismo centro del mapa, una referencia a La Belle Alliance. Waterloo pasó la historia por la batalla del

1 2 3 5