Los caballos mueren en Rusia

(Húsares franceses en la batalla de Friedland, 1807. Obra de Édouard Detaille) ¡Qué hubiera sido de la guerra sin caballos! Compañeros de muchos en las victorias y sufridores en las derrotas. Una muestra del precio que han pagado en la historia los caballos lo tenemos en las invasiones de Rusia llevadas a cabo por Napoleón en 1812 y por el ejército alemán en el año 1941. En caso napoleónico, los caballos estaban muy presentes en

El día que George Washington devolvió un perro a su enemigo

(Nota del general Washington al general Howe) George Washington era, y no sólo a juzgar por lo que voy a contarles, un amante de los animales que sabía, como sabemos muchos, que un perro es mucho más que una mascota. Así, cuando el 4 de octubre de 1777, tras la batalla de Germantown, sus hombres se hicieron con un perro del enemigo, tomó las medidas adecuadas para devolverlo a su dueño, que resultó ser un

¿Levanta un caballo las cuatro patas del suelo al galopar?

(Eadweard Muybridge) Esta pregunta, de respuesta tan intrigante como, posiblemente, inútil para la mayoría de nosotros, también se la hizo allá por 1878 el gobernador de California, Leland Stanford. Este hombre, poderoso y rico, junto con otros aficionados a las carreras de caballos discutían sobre si el animal siempre tenía un apoyo al galopar o no. El movimiento de un caballo al galope es tan rápido que no hay forma de comprobar, a simple vista,

Willie, el bull terrier del general Patton

(Willie, esperando junto a las pertenencias de Patton) El general George S. Patton es uno de los personajes más famosos de la Segunda Guerra Mundial, en parte gracias a la película de hace ya unos años, aunque también es cierto que tuvo una vida digna de una película. Pero hoy no será él el centro de la curistoria, sino su mejor amigo, al menos si hacemos caso al dicho. Su mejor amigo en realidad fueron

Flush, la biografía de un perro que fue un éxito

(Virginia Woolf) Los más habituales ya conocen a mi perra, Jara, a la que dediqué el primer libro de Curistoria. Pero esa dedicatoria no es nada comparado con lo que hizo Virginia Woolf con Flush, un cocker spaniel al que hizo protagonizar una biografía. Ahí es nada. Virginia Woolf nació en Londres el 25 de enero de 1882, y como todos sabrán es una figura destacada de la literatura del siglo pasado. En 1933 escribió

Un animal falso según la ciencia, que resultó ser real

(George Kearsley Shaw) A menudo pienso en que cada hombre, en su tiempo, ha mirado atrás en la historia desde su momento y ha juzgado las creencias y formas de actuar de otros hombres, anteriores en siglos, creyéndose mejor que aquellos, con mayor posesión de la verdad total. Esto, que seguramente sea cierto en muchos casos, nos coloca a nosotros en la situación actual de creer que conocemos mejor el mundo y sus leyes que

El verdadero halcón maltés, un tributo a Carlos V

(Bandera de la Orden de Malta) La Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta, abreviando, al Orden de Malta, es una orden religiosa fundada en el siglo XI en Jerusalén y que como su nombre indica ha pasado por Rodas y Malta, entre otros lugares. Su misión inicial, en la época de las cruzadas, era el cuidado de peregrinos en sus hospitales, aunque también combatieron. Con unos

El uso de perros en la Segunda Guerra Mundial

(Samoyedo en la nieve) Los animales han sido utilizados por el hombre en las guerras desde hace siglos y siglos, y eso no es algo que nos llame la atención. Lo que sí parece más extraño es que en conflictos contemporáneos, donde las armas, la tecnología y el modo de combatir nos lleva a pensar lo contrario, siguen ahí presentes. Y por si esta sorpresa fuera poca, hoy vamos a ver cómo se entraba a

Las serendipias y los animales, clave en la egiptología

(Templo de Hatshetsup en Deir el-Bahari) Una serendipia es un descubrimiento afortunado e inesperado que se produce casi por suerte, y aunque la palabra no está en el diccionario de la RAE, creo que es bastante conocida y usada. Leyendo hace un tiempo el magnífico libro de Jacinto Antón titulado Héroes, aventureros y cobardes, que les recomiendo, me dejó más que sorprendido la cantidad de ocasiones en las que los descubrimientos arqueológicos egipcios han tenido

La emotiva carta en la que Hemingway narra cómo mato al gato

(Hemingway y sus hijos con tres gatos, en 1942) El conocido escritor Ernest Hemingway fue un gran amante de los gatos. Su primer compañero felino se llamó Snowball, como el gato de los Simpsons, y a partir de ahí la familia fue creciendo y creciendo hasta llegar a mantener decenas de gatos en su finca de Cuba. En febrero de 1953 uno de ellos, Tío Willie, fue atropellado por un coche. Tras este accidente Hemingway