En 2004 murió el último superviviente de la guerra de Crimea, que acabó en 1856 - Curistoria - Curiosidades de la historia #Curistoria

En 2004 murió el último superviviente de la guerra de Crimea, que acabó en 1856

HMS Queen
(HMS Queen)
La guerra de Crimea fue casi una mini guerra mundial, que enredó al Imperio Ruso, el Otomano, Francia y Reino Unido, entre otros países. Comenzó en 1853 y acabó tres años más tarde. En 2004 murió el último superviviente de los hechos, que se llamaba Timothy.

El capitán John Courtenay Everard, marino británico, se encontró con Timothy a bordo de un buque portugués en 1854. Poco después, Timothy estuvo a bordo del HMS Queen, durante el bombardeo de Sebastopol. Tras la guerra de Crimea, pasó de barco en barco de la marina británica casi hasta finales del siglo XIX. Entonces se retiró al castillo de Powderham, donde vivía un conde pariente de Everard.

La familia Everard protegía a Timothy y, en agradecimiento, el lema de la familia lucía sobre su cuerpo: ¿Dónde he caído, qué he hecho? Los años fueron pasando y otra guerra llegó hasta la casa de Timothy, la Segunda Guerra Mundial. Seguía bajo la protección de los Everard, y las bombas nazis le hicieron buscar un lugar seguro bajo la terraza, protegiéndose así de los bombardeos y salvando la vida.

Como decía al principio, en 2004, Timothy falleció. Desde la guerra de Crimea había pasado siglo y medio y aunque durante sus últimas décadas ya advertía que era muy vieja y pedía que no la cogieran del suelo, su fama iba en aumento. Timothy, por cierto, era hembra. Esto se descubrió tarde, y ya no era oportuno cambiarle el nombre. Y era una tortuga. Una tortuga veterana de varias guerras que, como durante toda su vida, sigue en la muerte unida a los Everard, ya que descansa en el cementerio familiar.

Fuente: El pequeño gran libro de la ignorancia, de John Lloyd y John Mithcinson
En 2004 murió el último superviviente de la guerra de Crimea, que acabó en 1856 En 2004 murió el último superviviente de la guerra de Crimea, que acabó en 1856 Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 22:41 Rating: 5

No hay comentarios:

>