Poom Lim, el náufrago que aguantó 5 meses en una balsa de madera

Las historias de náufragos son un clásico e incluso la escena del hombre, sólo en una pequeña isla, es elemento base en muchos chistes e historias. Si no, recuerden esa pregunta tan tonta de ¿qué te llevarías a una isla desierta? Algunos de ellos han pasado meses en tierra y muy pocos han resistido años, como Pedro Serrano, que aguantó ocho años en una isla desierta. Hoy vamos a ver una historia casi más impresionante,

Chien-Shiung Wu, la científica que descubrió un secreto viendo una fórmula en una pizarra

Chien-Shiung Wu sean unas palabras que probablemente no les digan nada, como me pasaba a mí hasta hace unos días que leí un texto sobre ella en un libro sobre mujeres y ciencia. Ahora ya sabrán que se trata de una mujer, y hasta supondrán que es o fue China. En este caso, gana el fue, ya que nació en 1912 y falleció en 1997. A pesar de haber nacido en China acabó siendo estadounidense,

Las 11 Magníficas de Robert Capa en el día D

Las míticas fotos que Robert Capa tomó el día D, acompañando a las tropas aliadas, forman parte de la historia de la fotografía y son un testimonio recurrente cuando se habla de aquel 6 de junio de 1944 y de las críticas horas en las que la guerra mundial se concentró, como lo hace el sol a través de una lupa, sobre unos pocos kilómetros de la costa francesa. Capa, como decía, acompañaba a las

David Marshall Williams, el hombre que salió de la cárcel para diseñar armas

(James Stewart y David Marshall Williams durante el rodaje de Carabina Williams) Hay miles de personas que han acabado en la cárcel por culpa de las armas. Hay algunos que han sido capaces de salir de la cárcel también por culpa de las armas. Y digo por culpa y no gracias a las armas. Pero en el siglo XX hubo un tipo en Estados Unidos que salió de la cárcel después de haber entrado en

17 fotos memorables de la Segunda Guerra Mundial

(Un soldadora trabajando en octubre de 1943. Una muestra de cómo la mujer contribuyó a la guerra en la industria) La revista LIFE fue una revista estadounidense que comenzó a publicarse en 1883 y que desapareció en su versión en papel en 2007. El fotoperiodismo y LIFE son dos elementos inseparables y durante el siglo XX los hechos que cubrió en sus reportajes son todos, si me permiten la exageración. Hoy, todo ese archivo revive

Indeseables, de David López Cabia

(Indeseables, de David López Cabia) Constantemente se están publicando ensayos sobre la Segunda Guerra Mundial, para disfrute de todos los que somos aficionados a ese periodo. Es un goteo constante de las editoriales hacia los lectores. Lo que ya no es tan habitual es encontrar novelas bélicas de ese periodo. Algunas hay, es cierto, pero no son comunes. Las hay que usan la Segunda Guerra Mundial como escenario o como marco para determinadas historias, pero

La historia tras la foto de los ojos del odio de Goebbels

(La mirada de odio de Goebbels en la foto de Eisenstaedt) La archiconocida foto del beso celebrando el final de la Segunda Guerra Mundial fue obra de Alfred Eisenstaedt. Este fotógrafo dejó varias fotos para la historia, entre ellas, una de las imágenes más representativas de Joseph Goebbels, el ministro de Propaganda del Tercer Reich. En 1933, durante la conferencia de la Liga de las Naciones, Eisenstaedt era una de los fotógrafos que cubrían el

Marcel Petiot, un asesino en serie en la Segunda Guerra Mundial

(Marcel Petiot durante el juicio) Durante la Segunda Guerra Mundial hubo asesinos terribles, asociados a la propia guerra y a las acciones brutales de exterminio de la población civil o a la eliminación de enemigos. Pero también hubo algún asesino en serie que aprovechó el conflicto para llevar a cabo sus actos, que hubiera hecho en cualquier otro momento histórico, seguramente. Es el caso de Marcel Petiot, un francés nacido en 1897, que forma parte

El cortasetos, la inesperada arma clave en el desembarco de Normandía

(Un Sherman estadounidenses, con el cortasetos Culin en el frente) El día D, en la Segunda Guerra Mundial, sigue siendo una fuente inagotable de historias, curiosidades y descubrimientos. Tal fue el despliegue de recursos e ideas, en todos los ámbitos, que casi parece inabarcable. Cuando los soldados aliados asaltaron Normandía, se encontraron con que el paisaje y el campo francés favorecían a los alemanes. La región por la que tenían que avanzar los soldados y

La emotiva historia del comandante de Saint-Lô

(El comandante de Saint-Lô) Ayer les recomendaba el libro de Wayne Vansant sobre Normandía, e insisto efusivamente en esa recomendación, y hoy volvemos a la Segunda Guerra Mundial y a Normandía, precisamente de la mano de esa obra. Y es que más allá del propio desembarco, que ya es de por sí un hecho grandioso, los combates de las semanas siguientes por hacer avanzar las líneas aliadas por el continente están repletos de grandes historias. En