La pólvora y los fuegos artificiales

Estamos acostumbrados a que las inversiones y las investigaciones se realicen en el campo militar, y que luego sus frutos, con el paso del tiempo, acaben aportando sus beneficios a otra área de la sociedad. Sin ir más lejos, este medio, Internet, tiene su origen en un proyecto militar y ya vemos lo que ha aportado a la sociedad, los negocios, la comunicación… Pero no siempre las cosas son así, hay verdaderos pilares del mundo

El primer bombardeo de la historia

Los aviones fueron una revolución en muchos aspectos cuando comenzaron a utilizarse con fines bélicos, primero como elementos de exploración y más tarde como armas. Con el tiempo los aviones se hicieron imprescindibles en las guerras (y no sólo en las guerras), con especial dedicación en el bombardeo de posiciones terrenas.Dentro de poco habrán pasado cien años desde el primer «bombardeo» hecho desde un avión. Durante la guerra que enfrentó a Italia y Turquía entre

El algodón pólvora

A mediados del siglo XIX se hizo un gran descubrimiento, que como muchos otros, tuvo una aplicación directa en las batallas y guerras. Este invento no era otro que el algodón pólvora, o lo que es lo mismo, nitrato de celulosa. Como en otros muchos casos, la suerte cruzaba por allí en el momento en que Christian Friedrich Schönbein desarrollaba una fibra textil para un cliente. Trató el algodón con ácidos nítricos y obtuvo el

Ultima Ratio Regis

Esta expresión latina se puede traducir directamente como “el argumento final o definitivo del rey”. Actualmente se utiliza esta frase en algunas situaciones para expresar exactamente eso, que la última palabra la tiene aquel que dispone de la mayor fuerza. Algo parecido al “estas son mis razones” del Cardenal Cisneros.El rey Luis XIV de Francia reconocía esta certeza y afirmaba que el poder último del estado recae en la fuerza para imponer sus decisiones. Así

Un arma revolucionaria: las abejas

En la Guerra de los 30 años, un ejército sueco atacó Kissengen, una ciudad amurallada de Baviera. Los defensores, como última defensa lanzaron colmenas por encima de las murallas, contra el ejército sueco. A priori una abeja no es gran cosa, pero cuando es un ejército de abejas, la cosa cambia. El ejército sueco se vio obligado a retirarse en medio de una nube a aguijones.¿Original arma de guerra? No tanto. Los romanos ya lanzaban

«La prueba» de las armaduras

Cuando comenzó a implantarse en uso de la pistola y los mosquetes en las batallas, estas no eran aún suficientemente potentes como para atravesar las armaduras de buena calidad. Así, con una armadura de buen metal, el soldado estaba protegido de los disparos, aunque como es lógico, la armadura era más cara.Por esto era común, una vez hecha la armadura, dispara contra ella con una pistola para comprobar la eficiencia de la misma frente a