Spinola. Capitán general de los tercios, de José I. Benavides

Después de mucho tiempo, demasiado tiempo, sin leer sobre la historia del Imperio Español en Flandes, he puesto solución a ese error con el libro sobre Spinola que ha escrito por José I. Benavides y ha editado por La esfera de los libros, y he vuelto a disfrutar de una etapa apasionante. Y es apasionante, en mi opinión, por la política y las relaciones entre las distintas fuerzas e intereses, más que por los hechos bélicos

En guerra con los berberiscos, de Juan Laborda Barceló

(En guerra con los berberiscos, de Juan Laborda Barceló) Los berberiscos eran los naturales de la Berbería, una región del norte de África, lo que ya centra la localización del tema del libro. Por si no quedara claro con el título, el subtítulo aclara que es una historia de los conflictos en la costa mediterránea. La época, el siglo XVI. En resumen, hoy les recomiendo un ensayo histórico titulado En guerra con los berberiscos, escrito

Todo se ha perdido, menos el honor.

(Francisco I de Francia) El origen de la frase todo se ha perdido, menos el honor, se remonta al siglo XVI, cuando Carlos V gobernaba el Imperio Español y su gran enemigo era el rey de Francia, Francisco I. Y en este contexto llegó la noticia a Toledo, a la sazón capital del imperio, de que en Pavía, posesión entonces española en el Milanesado, las tropas de Antonio de Leyva estaba sitiadas por un considerable

Contad los muertos, Rocroi y los tercios

(Rocroi, el último tercio, por Augusto Ferrer-Dalmau) Hay algunos días marcados a fuego en la historia de España, y hoy vamos a hablar de uno de ellos, el día de la batalla de Rocroi. Bien harían ustedes en desconfiar un poco de la épica de la siguiente curistoria, pero también es cierto que ahí está y así es como se cuenta. El 19 de mayo de 1643 el duque d’Enghien, al mando de las tropas

Las zanahorias son naranjas por los reyes holandeses

(Escudo de la selección holandesa de fútbol) En unos días comienza el mundial de fútbol y comenzaremos de nuevo a escuchar todas esas expresiones sobre la roja y la furia española. Ya conté aquí en Curistoria cómo la expresión furia española comenzó a ser usada en 1576 cuando las tropas españolas saquearon Amberes. Nuestra selección comenzó a reconocerse en ese apelativo en 1920, en unos juegos olímpicos. Por cierto, que el primer equipo con el

La Furia Española

La presencia del fútbol en la sociedad actual es enorme y se lleva buenas horas en los informativos, periódicos y en las emisoras de radio. Y, como es lógico, se adueña de expresiones y dichos. Seguro que la mayoría de nosotros responderíamos hablando de la selección nacional de fútbol si nos preguntaran por la “Furia Española”, pero este dicho tiene un origen mucho anterior. Concretamente nos tendremos que retrotraer hasta 1576, cuando las tropas españolas

Los 12 apóstoles de los tercios

No vayan ustedes a pensar que cuando en el lenguaje típico de los gloriosos tercios españoles se habla de los apóstoles, se hace en referencia a aquellos que acompañaron a Cristo, por mucho que la religión católica fuera el motivo, o mejor dicho, uno de los motivos que llevaban a los tercios al combate. Los apóstoles, concretamente los 12 apóstoles, era como se denominaba a la cargas de arcabuz que llevaban los soldados colgadas de

La perra de Guillermo de Orange

Hoy ha sido un día un poco duro para mi querida perra. Aquellos que tengan el libro de Curistoria en su poder y no identifiquen a quién está dedicado, ese “Jara” que aparece a modo de dedicatoria en las primeras páginas hace referencia a este querido animal. Decía que hoy ha sido un día un poco duro para ella porque a pesar de disfrutar nadando de lo lindo y gustarle el agua más que al

El Gran Duque de Alba y su hijo Don Fadrique

Ya he narrado en una ocasión la reacción del Gran General Ambrosio de Spínola frente a una noticia sobre su las acciones de su hijo en la batalla. Hoy volvemos a una situación similar, por los hechos, por la época y por el contexto: El Gran Duque de Alba y su hijo, Don Fadrique. Estaba el hijo de Don Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel, Gran Duque de Alba, y de nombre Fadrique, asediando Haarlen