Los británicos son unos borrachos

Bien podría decirse por el título que voy a narrarles un episodio relacionado con las vacaciones de los británicos en las costas españolas en estos días, pero no es así.  Ya le conté una vez lo que opinaba el mismísimo Winston Churchill de la tradición naval británica: No me vengan con la tradición naval, no es más que ron, sodomía y latigazos. Pero no queda ahí la cosa, otros destacados hombres, desde su propio corazón,

Sonríe, pero lleva un arma

Theodore Roosevelt, presidente de EEUU y premio Nobel de la Paz en 1905, dijo esta frase: Habla con suavidad y lleva un buen garrote, llegarás lejos. Pero no ha sido el único que ha pensado de este modo y aquí tenemos otro ejemplo: Puedes llegar mucho más lejos con una sonrisa y un arma de lo que puedes llegar con solo una sonrisa. Al Capone (1899-1947) Fuente: El peso de la historia, de Michael Leventhal (Ed.)

Una bragas, casus belli

Casus belli, es decir, motivos para la guerra los ha habido de todo tipo: conquistas, ofensas, riquezas, un cerdo, pasteles, riquezas, el fútbol, riquezas… y, según un historiador, hasta unas bragas. La causa de la guerra franco-prusiana fueron las bragas de la reina de España; o más exactamente, la rapidez y la frecuencia de su descenso. Richard Holmes (1946-2011) Fuente: El peso de la historia, de Michael Leventhal (Ed.)

Lutero y Carlos V

Lutero (1483-1546), hombre de sermones largos y retóricos, dijo lo siguiente sobre Carlos V (1500-1558): ¡Qué hombre!¡No habla en un año lo que yo en un día! Tras la victoria en Mühlberg (1547) propusieron a Carlos V sacar a Lutero de su tumba y esparcir sus restos. Carlos V, que hablaba pocas veces según el fraile alemán pero que en este caso dijo unas sensatas palabras, sentenció de este modo. Dejadle reposar; ya ha encontrado

La preparación de un soldado

Con esta entrada inauguro la temporada de vacaciones de verano, en la que trataré no dejar el blog totalmente inactivo pero debido a los viajes no podré actualizarlo todos los días. Además, las entradas serán como la que sigue, es decir, una cita relacionada con la historia y con cierta enjundia, bien por su relevancia histórica o bien por su mensaje. La de hoy es la siguiente. Puede que a los soldados no se les

No todos los cerdos son iguales

Conocerán ustedes el famoso dicho que suele soltar al aire cuando uno, retador, no toma en consideración las palabras de otro, por muy principal que sea este segundo, y que reza: lo diga Agamenón o su porquero. Ambos iguales, el más alto y el más bajo. Y para mostrarles la otra cara de la moneda, la curistoria de hoy narra cómo ni siquiera los propios cerdos son todos iguales. Luis VI de Francia, cuyo sobrenombre

Las cuentas del duque de Wellington

Muchos de ustedes conocerán la historia relativa a las cuentas del Gran Capitán, cuestión que narré en Curistoria hace cuatro años largos. Pues bien, parece que en una situación similar se vio el duque de Wellington durante la Guerra de Independencia Española. Al menos, a este se le atribuye una carta con el siguiente texto destinada al Foreign Office británico, tan bien sentado y tranquilo en Londres mientras Wellington, o más bien su caballo, pateaba

Los submarinos, jauría de lobos

No hace mucho ha sido publicado un libro titulado Una jauría de lobos, escrito por Miguel del Rey y Carlos Canales (rosaventero mítico de la tertulia de las 4C) y he pensado que merece una Curistoria el por qué del título del libro. Aunque lo tengo tengo en mi biblioteca desde hace semanas, aún no lo he leído, pero estoy seguro al cien por cien de que el título hace referencia a los ataques realizados