Harold Gillies, un pionero de la cirugía plástica en la Primera Guerra Mundial

(Harold Gillies) La Primera Guerra Mundial guarda algunas de las historias más impresionantes y terribles de la historia moderna. La lucha de trincheras, donde los ejércitos se embarraron y estancaron durante meses y meses, donde decenas de miles caían para conquistar unas decenas de metros, moviendo la tierra de nadie un poco allá o un poco acá. Esos mismos metros se perdían poco después con la siguiente contraofensiva enemiga. En esa situación, la artillería, las

Los dientes de la batalla de Waterloo

(Dentadura postiza de hace un par de siglos) Es muy posible que esta curistoria les parezca algo desagradable, y no les culparía yo por ello. En cualquier caso, como siempre, hay que tener en cuenta que cada momento de la historia es diferente y que, si bien es casi imposible analizar el pasado hoy con la visión de entonces, ya que somos personas de nuestro tiempo, es un ejercicio que conviene hacer. Y así, hay

Diario de un resurreccionista, de James Blake Bailey

(Diario de un resurreccionista, de James Blake Bailey) Quizás a algunos de ustedes la palabra resurreccionista, o resucitadores, no les diga nada, pero si leemos el subtítulo del libro del que les estoy hablando, porque les estoy hablando de un libro, quedará todo claro: Una historia secreta e ilustrada de los ladrones de cuerpos y los anatomistas. Ahora ya saben el tema sobre el que trata el libro, sin dudas. Una auténtica maravilla de libro,

Islero no mató a Manolete, lo mató la sangre noruega

(Manolete brindando un toro) Islero, el toro que corneó a Manolete, forma parte desde hace años de la cultura popular. Tanto es así, que el proyecto Manhattan español, la impresionante aventura que durante varias décadas llevó a España a perseguir la bomba atómica, se llamó Proyecto Islero, precisamente por el último toro que se encontró con Manolete en los ruedos, en Linares, el 28 de agosto de 1947. Hasta se usa comúnmente en el lenguaje

Leonid Rogozov, el médico que se operó a sí mismo

(Leonid Rogozov, durante la operación) Hace unos meses, un británico, harto de sufrir dolores mientras su puesto en la lista de espera de la sanidad nunca llegaba a meterlo en quirófano, se operó a sí mismo. Los dolores, para mayor desesperación suya, se debían a que en una operación anterior los cirujanos se habían dejado un trozo de nylon dentro de su cuerpo. Graham Smith, que así se llama, llevaba 15 años con ese agente

Desmond T. Doss, el objetor de conciencia que fue condecorado

(Desmond T. Doss siendo condecorado) Hace unas semanas que se estrenó en Estados Unidos la última película dirigida por Mel Gibson, titulada Hacksaw Ridge. En España tendremos que esperar hasta el mes próximo para verla en el cine, ya que se estrena el día 7 de diciembre, con el título de Hasta el último hombre. La historia está basada en hechos reales y gira en torno a Desmond T. Doss, un estadounidense que nació en

Las preguntas que se hacía y anotaba Da Vinci para investigar

(El hombre de Vitrubio) La curiosidad, bien entendida, siempre es un camino interesante y recomendable, ya que lleva no conformarse con lo que se sabe o se ve, y anima a caminar en búsqueda de respuestas. Estas respuestas, a un buen curioso, deben llevarle a nuevas preguntas. Si hay un hombre al que podemos considerar como el gran curioso, el que tenía afán por saber todo de todos los ámbitos, ese sería Leonardo da Vinci.

La Primera Guerra Mundial y el mercado de sanguijuelas

(Sanguijuela) Si en pleno siglo XXI aún hay entidades que creen que la Tierra es plana, y si no me creen ahí tiene la Flat Earth Society, bien podría darse el caso de que las sanguijuelas volvieran a colocarse en la lista de remedios básica de cualquier médico de cabecera. Seguro que tienen alguna buena aplicación, no digo yo que no, pero sin duda en la historia se las ha sobrevalorado. En cualquier caso, algún

El mandil Landa, un buen invento español

(Mandil Landa usado por la Cruz Roja) Como muchos sabrán la Cruz Roja nació cuando Henry Dunant contempló el campo de batalla de Solferino tras el combate. En España, la Cruz Roja vio la luz de la mano de Nicasio Landa y de Joaquín Agulló, conde de Ripalda, en el año 1864. De estos dos pioneros, el primero, Landa, fue además inventor de un mandil que lleva su nombre y que fue una revolución que

Los problemas de Camilo José Cela con los supositorios

(Cela pronunciando el discurso de entrada en la Real Academia Española, 1957) Camilo José Cela, escritor, académico, Premio Príncipe de Asturias y Premio Nobel, tuvo una iniciación en el uso del supositorio que parece mentira, pero que estando escrita y descrita por él mismo, merece todas las garantías de ser cierto. Muchos de ustedes recordarán cuando contaba su capacidad para absorber litro y medio de agua de un solo golpe por vía anal, allá por