El pasajero del Titanic con más suerte

El pasajero del Titanic con más suerte

El Titanic está lleno de historias de personas que perdieron la vida y de personas que se salvaron. Tanto se ha escrito e investigado sobre el mito del barco que tenemos muchísimos datos sobre él y sus pasajeros. Y gracias al análisis de esos datos, que se utilizan en muchos lugares como datos de prueba o de formación, podemos saber quién fue el pasajero del Titanic con más suerte. Eso sí, según la estadística.

El pasajero del Titanic con más suerte salvó la vida aunque los algoritmos actuales le asignan una probabilidad casi cero de hacerlo

Como decía, con los datos de los pasajeros del Titanic y si sobrevivieron o no al hundimiento se suelen hacer ejercicios y pruebas relacionados con la estadística y con determinado tipo de algoritmos. El objetivo suele ser calcular si alguien sobrevivirá o no en función de su edad, su sexo, en qué clase viajaba, si lo hacía sólo o con su familia, cuánto pago por el pasaje, en qué puerto embarcó y algún detalle más.

Sabemos qué ocurrió con las 2.208 personas que iban a bordo. Y sabemos quiénes eran los 1.496 que murieron y los 712 que se salvaron. Y con esto, se puede evaluar lo bueno que es un algoritmo tratando de predecir si alguien se salva o no en base a todas esas características de las que hemos hablado.

Yo he usado este grupo de datos en en alguna formación, pero nunca se me había ocurrido buscar el nombre de la persona con más suerte a bordo del Titanic. Esto es, aquella que tenía la menor probabilidad de sobrevivir y que aún así salió del desastre con vida. Leyendo este fin de semana el libro The art of statistics, de David Spiegelhalter (buen libro si les interesa el tema) me he encontrado con que él sí ha hecho ese ejercicio.

Spiegelhalter ha tomado varias formas de predecir la supervivencia o muerte de cada pasajero y ha hecho la búsqueda del afortunado. Por supuesto, todos estos algoritmos se pueden mejorar y se pueden hacer ajustes que cambiarían algo el resultado. Pero usando la combinación de métodos muy sencillos y casi sin lógica, junto con diferentes algoritmos de clasificación, regresión, random forest, support vector machine, redes neuronales… Spiegelhalter ha determinado que el afortunado fue Karl Dahl.

Karl Dahl, un noruego de 45 años, tenía pocas papeletas para sobrevivir al hundimiento, pero lo hizo

En varios casos se le daba una probabilidad de supervivencia de prácticamente cero, pero lo cierto es que Karl Dahl sobrevivió. Este hombre tenía 45 años en aquel 1912 cuando ocurrió el desastre. Había nacido en Noruega, pero había emigrado a Australia a los 26 años, donde trabajaba como carpintero, y tenía la intención de volver a su país natal. Pero al llegar a Londres cambió de parecer y decidió comprar un pasaje de tercera en el Titanic por 8 libras. Viajaba sólo y era soltero. Su número de pasaje era el 7.598 y subió a bordo en Southhampton. Quería llegar a Dakota del Norte, en Estados Unidos, donde vivía su madre y parte de su familia.

El golpe contra el Iceberg lanzó a Dahl de su litera. Tras vestirse con ropa de abrigo subió a cubierta y tuvo la suerte de acabar en un bote, el número 15. Aunque estaba tan lleno que intentaron tirarlo de él. Pero no lo consiguieron y sobrevivió, llegando a Nueva York. Vivió hasta 1933 y está enterrado en Noruega, a donde finalmente parece que volvió, como era su intención antes de cambiar de idea y subir al Titanic.

Por cierto, en las primeras horas se pensó que había sido rescatados todos los pasajeros del Titanic. Y si quieren saber el nombre de los músicos de la orquesta del Titanic, los escribí aquí hace mucho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.