Los caprichos de Hermann Göring

(Hermann Göring) Hermann Göring fue uno de los jerarcas nazis más excesivo en muchos aspectos: ostentación, acaparamiento de riquezas… por supuesto, cuando el Tercer Reich estaba en su máximo apogeo todo estaba a su alcance, dispuesto para su capricho, y su voluntad estaba por encima de casi todo. Un ejemplo del lujo en el que vivía lo tenemos en su bañera de mármol rojo hecha a medida y un ejemplo de su poder está en

Usando prisioneros de Sachsenhausen como artificieros

(Prisioneros de Sachsenhausen) Los nazis utilizaron a los prisioneros de los campos de concentración para muchas cosas: mano de obra barata, cobayas humanas… y hasta para probar botas. En esta curistoria les contaré otra terrible muestra del desprecio que sentían los nazis por las vidas de todos aquellos prisioneros. En abril de 1941 se descubrió una bomba no explosionada en la calle Emilien-Strasse de Berlín, con el evidente riesgo para la población. Pero extraer la

Blondi, la perra de Hitler

(Hitler y Blondi) Hace unos días compartía con ustedes una foto del Manfred von Richthofen, el Barón Rojo, con su perro Moritz. Hoy vuelvo al mundo canino para hablarles de Blondi, la pastor alemán que fue fiel compañera de Adolf Hitler y a la que este tenía un gran cariño. Según parece fue un regalo que le hizo al Führer Martin Bormann en 1941 y que Hitler realmente apreció. Solía mostrarle cariño al animal y

La novela que pudo predecir la muerte de Hitler

En otras ocasiones ya hemos visto cómo en ocasiones la literatura se ha adelantado a la historia con sorprendente exactitud. Recuerden si no las historias de Poe y Las aventuras de Arthur Gordon Pynn, el Titán y el Titanic o las lunas de Marte. Hoy no llegaremos a tanto ya que la historia no llego a copiar a la literatura, pero únicamente por un cambio de planes, como veremos. Geoffrey Household fue un escritor británico

Los árboles que dibujan una esvástica

La esvástica en el bosque La esvástica es el símbolo nazi por excelencia y por lo tanto se utilizó en multitud de sitios y formatos. Algunos tan sorprendentes como un bosque. La imagen superior aclara a qué me refiero. Fue en 1938, con los nazis ya en el poder y dominando todos los estamentos alemanes cuando un simpatizante ordenó plantar unos alerces en un bosque de tal forma que desde lo alto se pudiera ver