La reja de la Catedral de Valladolid que se vendió al peso y hoy está en el Metropolitan

La vida de William Randolph Hearst fue la inspiración de Orson Welles para Ciudadano Kane, a pesar de la oposición del propio Hearst. Este, periodista, editor, inversor y empresario todopoderoso en el mundo de los medios de comunicación, no era muy partidario de verse allí reflejado y luchó contra la película. Como bien es sabido, perdió esa batalla. Entre las obsesiones de Hearst estaba el arte europeo y compró todo lo que pudo. Incluidos claustros,