Frases de Winston Churchill

No es la primera vez que hacemos referencia aquí en Curistoria a las frases de Winston Churchill. Un tipo que fue escritor, político, militar, periodista… En esta entrada, en lugar de ver qué hay detrás de una cita, vamos a poner unas cuantas que se explican por sí solas. Disfrútenlas e incorpórenlas a su lenguaje, seguro que le sacan un buen partido. Ahí van.A menudo me he tenido que comer mis palabras y he descubierto

El silicio es un gas

James McNeill Whistler es un famoso pintor estadounidense cuya prometedora carrera militar se quebró en el último momento, justo antes de empezar. El artista, primero militar, estudió en West Point. Realmente era su madre la que deseaba que hiciera carrera en el ejército y como buen hijo no dudó en seguir sus consejos.La cosa empezó torcida en la academia y su primer año no fue muy brillante. Primer aviso. El responsable de la academia en

La guerra del Cerdo

Hemos hablado de la Guerra del Fútbol, de la Guerra de la Oreja de Jenkings e incluso de la Guerra de los Pasteles. Leyendo todo esto queda claro que cualquier excusa es buena para que los hombres se declaren la guerra y se líen a golpes, cuando no a tiros. Hasta por un cerdo. Las islas de San Juan están en la costa noroccidental de EEUU y en 1859 estaban en disputa entre EEUU y

Home Guard: Picas napoleónicas en la Segunda Guerra Mundial

Hace unos días hablábamos de Mad Jack, un tipo que se llevó su gaita y su arco a sus combates en la Segunda Guerra Mundial. Volvemos sobre el tema de las armas anacrónicas en este conflicto. No me extrañaría que debido al ámbito y las necesidades de esta guerra, tuviéramos ejemplos de gente combatiendo hasta con chinchetas. Ya les contaré la historia si algún día me entero de ello. La conocida como “Guardia Local”, o

Los brazos de la Venus de Milo

En abril de 1820, en la isla de Melos, en el mar Egeo, en Grecia, un campesino llamado Yórgos Kendrotás descubrió una estatua semienterrada. Según parece, junto con la estatua, pero separados de la misma, estaban un fragmento de antebrazo y una manzana. Esto detalle es importante, ya que estamos hablando de la Venus de Milo, que como ustedes sabrán, no tiene brazos. Esto no es inconveniente para que sea considerada una de las obras

Kamikaze, fukuryu y kaiten. Los suicidas.

Ya hemos tratado aquí en Curistoria el tema de los kamikazes en la Segunda Guerra Mundial. Hemos hablado un poco sobre el origen de la palabra, el Viento Divino, y también hemos pasado por el ritual que realizaban antes de una acción, que si todo iba bien, les llevaría a la muerte. Muerte para nosotros, pero ellos ya eran considerados “dioses en tierra” cuando se ceñían el hachimaki, la cinta que se ponían alrededor de

Athanasius Kircher y los jeroglíficos

Athanasius Kircher era un gran tipo, que no es mal comienzo. A los dieciséis años entró en la Compañía de Jesús y pronto demostró tener un genio innato para los idiomas. Corría la década de 1620 y el amigo Kircher dominaba hebreo, griego y latín entre otros, con poco tiempo de estudio de cada uno de ellos. También se formó en astronomía, humanidades, ciencias naturales, matemáticas… Es decir, se convirtió en una enciclopedia repleta de

Sandro Botticelli, el barrilete

En los pueblos, y se lo cuento yo que nací y crecí en uno de esos pueblos que salpican España, es común el uso de motes o apodos familiares. Es decir, un abuelo, un padre, una hermana o vaya usted a saber quién, hizo o tenía alguna peculiaridad que marcó a toda la familia con un sobrenombre. En ocasiones es gracioso y se utiliza a diario para tratar a los afectados, y en otras este

Juegos de guerra: Operation Dropshot

La película titulada “Juegos de Guerra” fue un éxito allá por mediados de los años 80. En ella, Matthew Broderick era un joven hacker que se adentraba en los sistemas informáticos del gobierno estadounidense provocando un serio problema. En concreto, comienza a jugar con un sistema denominado W.O.P.R. (War Operation Plan Response) es decir, Planificador de Respuestas a una Operación de Guerra. Este sistema estaba alojado en el ordenador central del Comando de Defensa Aéreo

Bombardeos incendiarios en la Segunda Guerra Mundial

En 1943, los aliados habían decidido golpear con fuerza el corazón mismo de la Alemania nazi con sus bombarderos. Ya hablamos en su momento de “las ventanas” en relación con la Operación Gomorra, que fue llevada a cabo a finales de aquel año contra Hamburgo. En un solo bombardeo y en poco menos de 45 minutos, la RAF y la USAAF lanzaron tal cantidad de bombas incendiarias sobre la ciudad, que finalmente murieron 42.000 personas.