Los ushebtis se enterraban con el faraón para que trabajaran por él en el más allá

Cantaba Rubén Blades en su maravilloso Pedro Navaja, y cito de memoria: si naciste para martillo, del cielo te caen los clavos. Y durante gran parte de la historia, si nacías arriba vivías arriba y si nacías abajo, veías llegar a la muerte desde ahí abajo. Según el cristianismo en el Cielo todos somos iguales, pero es curioso que los egipcios, hace ya 4.000 años, extendían esa situación injusta de esta tierra hasta el más