El día que George Washington devolvió un perro a su enemigo

(Nota del general Washington al general Howe) George Washington era, y no sólo a juzgar por lo que voy a contarles, un amante de los animales que sabía, como sabemos muchos, que un perro es mucho más que una mascota. Así, cuando el 4 de octubre de 1777, tras la batalla de Germantown, sus hombres se hicieron con un perro del enemigo, tomó las medidas adecuadas para devolverlo a su dueño, que resultó ser un

Bernardo de Gálvez, único español en las paredes del Capitolio

(Bernardo de Gálvez) Bernardo de Gálvez y Madrid, malagueño nacido en 1746, fue un militar y político español al que recientemente se le ha rendido por parte de Estados Unidos el homenaje que se ganó hace más de 230 años en la Batalla de Pensacola. El Congreso de Estados Unidos expondrá un retrato suyo en su sede, en agradecimiento por la colaboración en su Guerra de Independencia. Según parece, un documento de mayo de 1783

El deseo que se hizo realidad y dejó a un hombre cojo

(Asedio de Savannah, obra de A.I. Keller) La siguiente curistoria deberían conocerla para que la próxima vez que alguien les diga aquello de cuidado con lo que deseas, la recuerden y piensen en que ciertamente hay que repensar lo que se desea. En 1779 un hombre deseó algo para su sobrino, y se cumplió. Aquella historia ocurrió durante el asedio de la ciudad de Savannah en la Guerra de Independencia de Estados Unidos. Un tipo