Las obras de arte que robaron los franceses y regalamos a los ingleses

Las obras de arte que robaron los franceses y regalamos a los ingleses

En un par de días, concretamente el 21 de julio, es el aniversario de la batalla de Vitoria. En ese día de 1813 las tropas francesas que acompañaban a José Bonaparte, José I, en su huida de España, fueron derrotadas. Y con ellas llevaban todo lo que habían saqueado, aunque parte del botín acabó en manos de los ingleses. Las obras de arte que robaron los franceses y regalamos a los ingleses eran una colección importante, que Fernando VII no valoró suficiente y acabó regalando.

Fue una batalla definitiva en la guerra de Independencia. Los franceses llevaban en su huida todo lo que habían querido saquear, incluyendo obras de arte, joyas, oro, monedas, muebles… en definitiva, todo tipo de cosas. Mucho de aquello quedó abandonado cuando tuvieron que elegir entre quedarse atrás con lo que llevaban y caer prisioneros o incluso perder la vida; o salir de allí al momento aunque con las manos vacías.

Las obras de arte que robaron los franceses y regalamos a los ingleses eran de Velázquez, Rubens, Ribera, Van Dyck… y así más de 200

No todo era robado, también es cierto. Como cuento en detalle en mi libro sobre la historia de la criptografía, los británicos tenían controlada y rota de facto la conocida como Gran Cifra de París. Esto es, el código que usaban los franceses para cifrar sus mensajes. En gran medida lo habían conseguido gracias al flujo continuo de información y mensajes provenientes de los guerrilleros españoles. Pero todo eso se acabó ese mismo día de junio de 1813.

José I abandonó su carruaje y se montó en un caballo para huir todavía más rápido. Dejó atrás sus pertenencias, entre las que estaba un estuche de cuero con varios documentos personales y la copia de Sa Majesté Catholique de la Gran Cifra de París.

Poco después José Bonaparte avisó del hecho al ministro de la Guerra francés, advirtiéndole de que su copia se había perdido y de que posiblemente estaba en poder de los británicos. Le decía a su vez que lo prudente sería, sin duda alguna, encargar la creación de un nuevo código y dejar de utilizar el anterior. Como era de esperar, el consejo se aceptó y se siguió. Los franceses en esto fueron rápidos, porque en julio 1813, un mes después, se capturó un mensaje cuyo destinatario era el mariscal Louis-Gabriel Suchet, comandante del ejército francés en la zona de Cataluña y este mensaje ya utilizaba un código nuevo.

Pero volvamos a las obras de arte que trataba de llevar el rey francés de España. Se estima que en el convoy real de los franceses iban más de 200 pinturas, con obras de Tiziano, Velázquez, Ribera o Correggio, entre muchos otros. En el ámbito de la batalla de Vitoria todo quedó a merced de las tropas lideradas por el inglés Arthur Wellesley. Este poco después pasaría a ser el duque de Wellington.

Los ingleses viendo la importancia de la colección le ofrecieron a Fernando VII devolverla, pero este insistió en que debía quedar en manos inglesas

El inglés envío el botín a su país, pero su hermano, que lo recibió, al ver el volumen del tesoro, pensó que lo justo era devolverlo a España. Esto se intentó en 1814, cuando desde Inglaterra se comunicó a Fernando VII, el nuevo rey de España (que no lo era tanto), el listado de obras y el deseo que repatriarlas. El tonto del rey español no respondió a la carta y tuvieron que pasar dos años antes de que los ingleses insistiesen.

Y entonces Fernando VII dijo que todo aquello había llegado a manos de los ingleses justamente y que podían quedarse con ello. Y ahí acabó la historia. Una historia que hoy sigue viva, porque en el museo Wellington se conservan 83 de aquellas obras. De aquel regalo español, como se conoce popularmente. Sin ir más lejos, el conocido Aguador de Sevilla de Velázquez forma parte del lote. Pero también había obras de Rubens, Van Dyck, Murillo o Brueghel.

Así fue como un montón de arte español que iba a ser robado por los franceses, acabó regalado a los ingleses por el rey de España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.