Joaquín Argamasilla, el hombre con rayos X en los ojos

Joaquín Argamasilla, el hombre con rayos X en los ojos
Argamasilla (derecha), con Houdini, en 1924 (ABC)

El mito del hombre con rayos X en los ojos está en la cultura popular, al menos, desde 1963, cuando se estrenó la película del mismo título. Pero antes de esa popularidad, ya hubo un español, Joaquín María Argamasilla, que afirmó que podía ver a través de los objetos opacos. Su apuesta llegó lejos, hasta el The New York Times. Pero en el camino se encontró con Houdini, y todo se apagó. A pesar de esto, Joaquín Argamasilla, el hombre con rayos X en los ojos, fue muy popular en Europa.

Era capaz de leer textos que estaban dentro de cajas de metal

Argamasilla era un aristócrata madrileño nacido en 1905. Era marqués de Santacara. Ojo al nombre del marquesado, porque tiene su miga. En la década de los 20, cuando no llegaba aún a los 20 años, comenzó a hacer demostraciones públicas de su capacidad para ver a través de los objetos. Algunos, como Valle-Inclán, fueron testigos de esas demostraciones y creyeron en Argamasilla. Otros, en cambios, recelaban.

Leía el texto en papeles que estaban dentro de cajas o era capaz de averiguar la hora que marcaba un reloj, al que previamente se le había cambiado la hora, con los ojos tapados. El español llegó a Estados Unidos, luciendo sus supuestos poderes y ganando popularidad. En 1924, en Nueva York, hizo una de sus demostraciones, y entre el público estaba Houdini, que algo sabía de trucos y cosas similares. Lo que hacía Argamasilla no convenció al mago húngaro y este llegó a especular sobre cómo conseguía engañar al público.

El 7 de mayo de 1924 The New York Times se hacía eco de la disputa entre Houdini y Argamasilla, sobre cómo el primero retaba al segundo. Decía el periódico estadounidense en su página tercera de aquel día que Houdini aseguraba que era capaz de hacer lo mismo que el español, eso de leer a través de los metales. Seguía el artículo contando que el joven de 19 años había llegado a Estados Unidos para convencer a los científicos de que podía ver a través de metales como el oro o el cobre.

En las demostraciones, Argamasilla se sentaba cerca de las ventanas, aún con la luz del día fuerte y se ponía una venda en los ojos. Tomaba en sus manos la caja de metal que guardaba el texto y la acercaba a sus ojos. Y así era capaz de leer las palabras, no muchas, del texto.

Houdini desmontó los trucos de Joaquín Argamasilla, el hombre con rayos X en los ojos

Cuando Houdini lanzó el retó a Argamasilla, el representante de este se negó a aceptarlo. El famoso mago, ante la negativa, aseguró que todo era un truco y que él era capaz de replicarlo. Finalmente, en otra ocasión, Houdini le pidió a Argamasilla que usara un reloj que no fuera de su propiedad, y el español fracasó en la función de aquel día. Al parecer, los relojes que usaba estaba trucados para poder conocer la posición de las agujas al ejercer presión sobre el reloj. Lo mismo ocurrió con las cajas, cuando se las cambiaron, el español no era capaz de leer nada.

No duró mucho más la carrera de Joaquín Argamasilla, el hombre con rayos X en los ojos, aunque hasta que se apartó de ese camino, consiguió mucha fama. Algunos periódicos incluso escribieron que era Houdini el que había trucado las cajas y los relojes para imposibilitar al español exponer su superpoder.

Tras todos estos hechos, Argamasilla fue director general de Cinematografía y Teatro en la España franquista de los primeros años 50. En 1954 heredó el título de marqués de Santacara. Y es un marquesado perfecto, porque hay que tener la santa cara muy dura para ir diciendo por ahí que se tienen rayos X en los ojos.

4 comentarios en «Joaquín Argamasilla, el hombre con rayos X en los ojos»

    1. Gracias Xabier por el apunte. He visto algún capítulo de la serie en sus primeras temporadas y quizás viera este hecho pero no lo recuerdo. Tengo que ponerme al día.

      Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.