Los testigos en los partos reales - Curistoria - Curiosidades de la historia #Curistoria

Los testigos en los partos reales

Isabel La Católica
(Isabel La Católica)
Tiene cierta lógica que cuando uno será rey porque es hijo del rey y la reina, se establezcan ciertos controles para comprobar que efectivamente uno es el destinatario al trono. Esto, que parece sensato, como decía, nos lleva al asombro si sabemos que para hacer dicha comprobación, durante la Edad Media, las reinas daban a luz rodeadas de testigos, que precisamente dieran fe de que no había trampa el parto.

Esa costumbre data del siglo XIV y en mi opinión era un mero protocolo y nada impedía que luego un niño fuera cambiado por otro, llegado el caso. La reina Católica, Isabel, tuvo que prestarse a este ritual en todos los casos en los que tuvo que traer a un hijo a este mundo y a su alrededor había varios hombres de la corte para atestiguar que el bebé salía del vientre de la reina, además de mujeres que ayudaran al parto. De hecho, los hombres tenían prohibido intervenir en el parto. Isabel, al parecer por pudor, solicitaba que le taparan el rostro con un velo para que los testigos no vieran su cara, especialmente por la vergüenza que le provocaba hacer pública su cara de dolor en el parto.

Hubo otros casos parecidos de extremo pudor como el de Isabel, incluso alguna se empeñaba, a pesar de lo doloroso del trance, en no mostrar ningún gesto de dolor en la cara y por supuesto no emitir grito alguno.
Los testigos en los partos reales Los testigos en los partos reales Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:07 Rating: 5
>