5 thoughts on “¡Y sin embargo, se mueve!

  1. Sí, en opinión del historiador Carlos Fisas es muy improbable que después de haber sido obligado a retractarse de sus teorías ante la mismísima Inquisición, Galileo hubiese tenido el cuajo de pronunciar estas palabras nada más salir del juicio, retractándose de su propia retractación, lo que le hubiera valido una condena por "relapso" (nombre que se daba a los herejes que, después de haber abjurado de sus doctrinas heréticas, volvían a caer en ellas) y, sin lugar a dudas, la muerte en la hoguera…

  2. Bueno, la verdad es que tampoco se puede uno extrañar mucho… Al fín y al cabo todavía en nuestros días y después de los textos de Charles Darwin sobre el Evolucionismo y Stephen Hawking acerca del "Big Bang", después de los documentadísimos estudios sobre la evolución geológica de la Tierra (orogenias, glaciaciones, tectónica de placas…), después de los abrumadores datos que proporciona la Paleoantropología, de las excavaciones de Atapuerca y de los cientos de hallazgos de restos fósiles humanos en todo el mundo que demuestran una evolución paulatina en la existencia del Ser Humano desde los antropoides al Homo Sapiens Sapiens, algunos siguen defendiendo que Dios Nuestro Señor hizo al mundo a su imagen y semejanza y puso al Hombre sobre la Tierra haciéndolo de barro y a la Mujer sacándola de una costilla…

    No hemos cambiado tanto.

  3. Gracias por los comentarios.

    Cierto es que la frase es mítica y genial, pero es complicado, según las crónicas que la pronunciara. Sobretodo porque desentona con el resto de cosas que dijo, sobre las que sí hay certeza y porque la primera vez que aparece escrita son siglos después, si no recuerdo mal.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.