Nunca segundas partes fueron buenas

Nunca segundas partes fueron buenas es una frase muy conocida y que en los días que corren se suele utilizar en las críticas y comentarios sobre el mundo del cine. El origen de este dicho proviene, como el de muchos otros que pueblan nuestra lengua, de El Quijote.

El Quijote, que también tuvo segunda parte, recoge una charla en esta segunda entrega en la que el caballero, su escudero y un tercero en la que debaten precisamente sobre una segunda parte de la aventuras de don Quijote. En esa charla dice el tercero en discordia, un tal Sansón Carrasco: “estamos en duda si saldrá o no, y así por esto como porque algunos dicen: Nunca segundas partes fueron buenas”.

Ya vemos que Cervantes indica que la frase ya es usada y conocida, pero bien podemos situar a El Quijote como referencia de origen del dicho.

6 thoughts on “Nunca segundas partes fueron buenas

  1. Seguramente lo podemos tomar como la primera referencia documentada.

    En todo caso, sería la primera obra importante que se puede tomar como referencia.

    Un amigo escritor me contó algo parecido sobre el nombre de Sancho Panza, parece que era un nombre que ya se utilizaba. No dispongo de ninguna fuente para corroborrar.

  2. La expresión en referencia se cita en la página 473 (segunda parte, capítulo IV)de la edición conmemorativa del IV centenario, de la obra de Cervantes, editada por Espasa Calpe. Esto para quienes se interesen en remitirse al texto.
    Atte: Miguel Angel Cervantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.