Concurso de Cuentos Vagabundos, de Gisbert Haefds

Hace unos días les comentaba la publicación de Cuentos Vagabundos, el último libro de Gisbert Haefs. Para celebrar la nueva web de Gisbert Haefs vamos a regalar 5 ejemplares de este libro, Cuentos Vagabundos (Ed. Evohé), a aquellos que se hagan Gisbert Fans (término de nuevo cuño) de su página de Facebook y acierten primero la pregunta sobre el autor que iremos planteando los próximos 5 lunes.

Franco y la caza

La afición de Franco a la caza es de sobra conocida por todos. De hecho, esta afición le robaba más tiempo del que debía, según parece, y la famosa “lucecita del Pardo” no era tal y Franco pasaba mucho tiempo en el campo. A pesar de acaparar todo el poder en España, muchos meses reducía sus días de trabajo notablemente al estar muchos días seguidos de caza. Despacharía con los ministros mientras cazaba, no digo

El homenaje a Fleming de los toreros

Alexander Fleming descubrió la penicilina, que ha salvado muchas vidas y que, por ejemplo, fue importante en la Segunda Guerra Mundial. Su invento atajaba las infecciones de las heridas y supuso un significativo avance en la medicina. También salvó la vida a muchos toreros. A mediados del siglo pasado, era muy fácil que una herida hecha por un toro se infectara, ya que el asta no solía, ni suele, estar muy limpia. En homenaje a

El corazón de Luis XIV de Francia

Publicaba el New York Times el día de Navidad de 1905 una historia en torno a la leyenda de que el corazón del Rey Sol, Luis XIV, acabó en manos de un inglés que se lo comió, después de tiempo y estando ya momificado. Parece ser que fue saqueado durante la Revolución Francesa. Les traduzco lo que contaba el periódico entonces: “No hay necesidad de ser escéptico sobre la historia del Sr. Labouchere en la

Fuegos artificiales en el sitio de Malta

Francisco Balbi fue un soldado español que luchó en el sitio de Malta contra los otomanos. Uno de los hechos históricos que más me llama la atención. Algo menos de 15.000 soldados defendieron Malta del ataque de varias decenas de miles de otomanos. Una batalla en la que los asedios fueron punto principal, pero en la que también hubo combate naval y hasta luchas de infantería. Septiembre de 1565, para más señas. Contaba el tal

Hitler, una mosca y un soldado

Estando un día el Führer, Adolf Hitler, debajo de un árbol leyendo unas notas, una mosca se le acercó y comenzó a revolotear en torno a su cabeza. Irritado y molesto, el Führer intentó desalojarla de su presencia utilizando los papeles que estaba leyendo como amenaza. Después de mover los papeles en el aire varias veces sin éxito reparó en que el hombre que estaba cerca se estaba sonriendo, ligeramente. Este hombre era Fritz Darges,

Verroccchio y Leonardo da Vinci

Ya les adelanto que lo que voy a contarles hoy tiene algunos visos de ser una leyenda, a pesar de que está contado por Vasari, el más famoso biógrafo de los genios del arte renacentistas. Andrea del Verrocchio fue un pintor y escultor florentino de mediados del siglo XV, maestro de genios como Leonardo da Vinci, Perugino o Botticelli. En torno al año 1475 trabajó en la obra titulada El Bautismo de Cristo (que pueden

Las obras de Constantino en Roma

Bajo el emperador Constantino Roma sufrió una transformación que la llevo a ser dotada de un buen número de edificios y construcciones importantes. La lista, en la que sólo aparecen las obras principales, es impresionante: 40 arcos de triunfo. 12 foros. 28 bibliotecas. 12 basílicas. 11 grandes termas y casi 1.000 baños públicos. 100 templos. 2.500 estatuas de bronce y 160 de oro y marfil. 25 estatuas ecuestres. 15 obeliscos egipcios. 46 lupanares. 11 acueductos.

La cabeza alta: es metralla

El tipo que ven ustedes encabezando esta entrada es el Coronel Lepic, que luchó con Napoleón en la batalla de Eylau. En un momento determinado el Gran Corso le ordenó que cargara con unos pocos escuadrones de granaderos a caballo de la guardia, que son esos tipos de peludo gorro que lo acompañan en el cuadro. Cuando los disparos les alcanzaban, o al menos les amenazaban, algunos granaderos doblaban el cuello e inclinaban la cabeza.

Operación Imoff – Stalin salva a Franco

Durante la Segunda Guerra Mundial, el régimen fascista español, recién implantado, comenzó coqueteando con el nazismo, aunque sin llegar a comprometerse formalmente, para ir girando el rumbo poco a poco a medida que los alemanes se iban encontrando con mayores dificultades. Según parece, en 1944, cuando la balanza ya está sensiblemente escorada del lado aliado, surgió la oportunidad y el momento de hacer un desembarco masivo en Europa para asestar un golpe definitivo a los