A veces es mejor no preguntar


En una ocasión, un aprendiz de poeta se empeñó en leerle a Francisco de Quevedo unos sonetos que acababa de componer. Cuando acabó su lectura, le preguntó al genio por su opinión y este le dijo: “El siguiente será mejor”, añadiendo al momento: “Sencillamente, amigo mío, porque es imposible que sea peor que lo que acaba de leer”.

2 comentarios en “A veces es mejor no preguntar”

  1. Cierto. Además, debió ser como en la historia de Fernando Fernán Gómez. el hombre va con toda su admiración y se lleva una bronca de órdago 🙂

    Saludos y gracias por el comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.