Las insignias de los campos de concentración nazis

Las insignias de los campos de concentración nazis

Algunos políticos en España, y sus simpatizantes, están usando desde hace tiempo en sus cuentas en las redes sociales un triángulo rojo. Ese símbolo, un triángulo rojo invertido, apuntando hacia abajo, tiene su origen en las insignias de los campos de concentración nazis. En concreto, el triángulo rojo corresponde a los prisioneros políticos, pero los símbolos que se usaban eran algunos más.

Las insignias de los campos de concentración nazis marcaban el motivo por el que el prisionero estaba en el campo

Todos sabemos que los campos de concentración, y especialmente los campos de exterminio, fueron el destino fatal de millones de judíos. Pero fueron muchos más quienes pasaron por ellos. Los motivos eran variados y ser un grupo social marcado por los nazis como contrario a ellos o peligroso para sus ideas era razón suficiente para ser detenido. En el ámbito religioso, además de los judíos, los Testigos de Jehová también fueron perseguidos. Entre otras cosas, por negarse a combatir. No acaba ahí la cosa, también las ideas políticas, las tendencias sexuales, los criminales o los gitanos, entre otros, podían ser encerrados.

Los opositores políticos al régimen nazi fueron uno de los primeros grupos en ser detenidos y encerrados en los campos de concentración. Los comunistas o los sindicalistas, por ejemplo, eran enviados los campos y allí llevaban como símbolo sobre su ropa el triángulo rojo que los marcaba como presos políticos.

Los judíos llevaban algo parecido a la estrella de David en color amarillo como insignia o marca. Su símbolo eran dos triángulos superpuestos, uno hacia arriba y otro hacia abajo. En este caso, la llevaban tanto dentro como fuera de los campos. Es decir, los prisioneros en los campos, pero también los que seguían libres debían llevarla por la calle.

El color de la insignia indicaba el motivo por el que el preso estaba en el campo

Aunque había algunas escasas variaciones entre campos, ya desde 1939 existía ese sistema de símbolos. En la mayoría de los casos se trataba de un triángulo invertido, de un color concreto, que iba cosido sobre el traje del prisionero.

El código de colores era el siguiente:

  • Verde – Criminales.
  • Rojo – Prisioneros políticos, que incluía casi cualquier pensamiento político que no fuera el nacionalsocialismo.
  • Azul – Inmigrantes y apátridas.
  • Rosa – Homosexuales, y en general los detenidos por temas relacionados con el sexo o el género.
  • Púrpura – Testigos de Jehová y otros grupos religiosos pacifistas.
  • Negro – Vagabundos, gente con problemas mentales, adictos, gitanos… Estos últimos, en algunos campos, lo llevaban marrón en lugar de negro.

Los prisioneros de otros países, como por ejemplo los republicanos españoles que huyeron al final de la Guerra Civil Española y que acabaron en algún campo, llevaban la primera letra del nombre de su país de origen. Lo mismo con los polacos, franceses, húngaros…

Los judíos que caían además dentro de otra categoría, tenían un triángulo de su estrella en amarillo y el otro en el color de esa otra categoría. Es decir, un comunista judío tendría un triángulo rojo, apuntando hacia abajo, sobre un triángulo amarillo, apuntando hacia arriba.

Además de todo esto, si había una barra sobre el triángulo, del mismo color que este, indicaba que el prisionero era reincidente. Un círculo negro bajo el triángulo indicaba que pertenecía a los batallones de castigo. Si el círculo era rojo, indicaba que había peligro de que el preso se intentara fugar.

Sólo en un caso un prisionero llevaba un único triángulo con la punta hacia arriba. Era el caso de los traidores alemanes, que habían pertenecido al ejército y habían desertado o algo similar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.