El Congreso de los Diputados está sobre un cementerio

El Congreso de los Diputados está sobre un cementerio

Lo cierto es que la entrada de hoy daría para algunos chistes malos e incluso para algunos ocurrentes. Los primeros es mejor evitarlos y para los segundos no tengo talento. Es más, se me vienen a la cabeza esas novelas como Orgullo y prejuicio y zombies, y bien podríamos estar ante una excusa algo de ese tipo: Diputados y votos y zombies. Y es que, el Congreso de los Diputados está sobre un antiguo cementerio. Es más, se han encontrado restos humanos en algunas obras.

En el siglo XIX se levantó el edificio sobre los restos de un convento

El Palacio de las Cortes, sito en el centro de Madrid, se construyó sobre el que era el convento del Espíritu Santo, que era del siglo XVI. Este convento acabó en llamas en 1823 y el lugar fue abandonado por los frailes. Unos años más tarde, en 1834, algunas instituciones comenzaron a reunirse en la iglesia del convento y poco después decidieron que el lugar era idóneo para levantar un nuevo edificio y destinarlo a la política.

Era 1843 y se derribó todo para levantar lo que ahora conocemos. Durante las obras, los diputados usaban el Teatro Real para las reuniones. No me digan que aquí no hay también algún chiste agazapado, con eso del teatro y las Cortes. Cambiaron de reciento pero no abandonaron el teatro.

El Congreso de los Diputados está sobre un cementerio, y en 2009 se encontraron restos humanos

Con el tiempo llegaron más obras y ampliaciones al Palacio de las Cortes. Cada cierto tiempo se han ido haciendo reformas, en el edificio, se entiende, no en la política, que también, y en 2009 llegó la sorpresa. Mientras se saneaban y rehabilitaban los sótanos del Palacio de las Cortes, donde se reúnen los Diputados, se encontraron restos humanos en el lugar.

Si las broncas de los últimos días le parecen duras, imagínense las que había hace tiempo, cuando se llenaron los sótanos de muertos. Este, ya me perdonarán, era uno de esos chistes malos que decía al comienzo. Lo cierto es que el hallazgo de los restos humanos paralizó las obras, e hizo que se personara un forense.

Lo cierto es que no eran abundantes los restos, algunos cráneos y otros pocos huesos, pero fue noticia el hecho. Eran muy antiguos, a pesar de lo cual se abrió una investigación, aunque estaba claro que no ocultaban ninguna tragedia o delito. En el Congreso ha habido de todo, pero los muertos esta vez no tenían que venían de la vida política.

Seguramente los restos encontrados, y otros que seguirán debajo de las sillas de nuestros diputados, provienen de aquel convento. Las obras del siglo XIX dejaron debajo el cementerio del convento, algún osario o, al menos, algunas tumbas. Por esto, quizás, el Congreso está lleno de fantasmas. Y con este otro chiste malo, lo dejo por hoy. Por el bien de todos.

2 thoughts on “El Congreso de los Diputados está sobre un cementerio

  1. Pues mira esta coincidencia: aquí, en Tegucigalpa, Honduras, en los años 50 del siglo XX, se construyó el actual Palacio Legislativo, donde se reúne el Congreso Nacional, en un terreno que muchos siglos atrás fue parte de un convento mercedario del cual aún existen el claustro y la pequeña iglesia anexa, pero debido al crecimiento de la ciudad a lo largo de los años, se tuvo que ceder a la Alcaldía dicho espacio para levantar nuevas edificaciones. Pues bien, ese pedazo de terreno era el cementerio de la Orden, destinado tanto para los religiosos como para los pobladores de la entonces villa en la época colonial. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.