El origen de la bolsa, la palabra

La bolsa, en la versión financiera del término, tiene su origen en Flandes, allá por el siglo XIII y XIV. En aquel momento la ciudad de Brujas era un centro financiero vital gracias a su puerto, uno de los principales, si no el principal, del noroeste de Europa. También sus paños tenían peso en la posición de la ciudad y el mercado de diamantes disponía allí de un punto neurálgico.

Una de las familias principales de la ciudad en aquel momento eran los Van Der Buërse, que organizaban reuniones de carácter mercantil en sus propias dependencias. El escudo de armas de los Buërse estaba formado por tres bolsas de piel, lo que venían a ser los monederos de la época. Toda una declaración de intenciones, creo yo. El volumen de transacciones que se cerraban en casa de los Van Der Buërse era más que significativo y debido a ello se fue popularizando el uso de la palabra “Buërse” como lugar de realización de negocio. Así, Buërse derivó en bolsa y ahí nació el término que usamos los españoles (bolsa) para hablar del mercado de valores, el que usan los franceses (bourse), los alemanes (börse) o los italianos (borsa). Los ingleses usan Stock Exchange… siempre tan suyos.

Por cierto, no hay que confundir el origen de la palabra bolsa con el origen de la propia bolsa, que nació en Amberes, Bélgica, en 1460, aunque estaba lejos del modelo actual.

4 thoughts on “El origen de la bolsa, la palabra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.