Memento Mori

«Memento Mori» es un término latino que significa “recuerda que morirás” y que se usa para llamar a la modestia a una persona, recordándole que todos somos humanos y que a todos nos llega el momento, indicando también que la vida es, al fin y al cabo, muy corta. Si usáramos la terminología católica, podríamos decir aquello de “recuerda que eras polvo y al polvo volverás”, que si no me equivoco se dice en la celebración de un entierro.

El origen de la frase está en Roma, en la antigua Roma. Al parecer, cuando un general victorioso o un hombre poderoso recorría las calles de Roma en desfile para ser aclamado por el pueblo, un hombre iba tras él recordándole constantemente este “memento mori”. Me parece muy buena idea recordarle a alguien, en la cima, que aquello es pasajero y posiblemente no sea lo más importante. Vamos, diciéndole: “que no se te suba a la cabeza todo esto”.

Algunas fuentes citan otra versión de la frase, aunque utilizada en el mismo contexto y con el mismo fin. Pero la frase que seguimos utilizando a día de hoy y que ha perdurado en el tiempo es este “memento mori”.

No sé qué pensarán ustedes, pero a mi me parece un mensaje muy importante y cargado de significado y sentido común.

11 thoughts on “Memento Mori

  1. Gracias por los comentarios.

    Creo que el "memento mori" nos viene bien a todos.

    Enfermero, quizás también se aplicara a los papas, aunque el origen es anterior.

    En cuanto a lo del polvo, no sé si se dice también en el miércoles de ceniza, pero yo recuerdo haberlo oído en mi pueblo en el camino entre la iglesia y el cementerio, que se hace andando y con el cura diciendo cosas así.

    Saludos.

  2. Pues a mi, una frase así, me motiva para todo lo contrario…si estoy aquí para morir…lo que tenga que hacer, mejor que lo haga ahora, pues no tendré una segunda oportunidad, ademas de no olvidarme de disfrutar de aquello que e conseguido, pues una vez muerto (que yo sepa), no podré disfrutarlo…tampoco es cuestión de ser un derrochador y un "bala perdida"…pero me reafirmo, precisamente es en la cabeza donde hay que "subir" los logros conseguidos, para desde la cabeza razonarlos y disfrutarlos…

  3. Pues en los entierros de donde yo nací, en los que se lleva el féretro "en procesión" de la iglesia al cementerio recorriendo más o menos un kilómetro, se dice también esa frase.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.