Los jardines de Felipe II

Felipe II, en los «pocos ratos» que le dejaba el gobierno del Imperio Español, disfrutaba enormemente de la caza, la pesca y en general de la naturaleza. Así, cuando decidió que El Escorial iba a ser el lugar destinado para la magna obra que sería su residencia, mandó que se incluyeron sitios de recreo para sus aficiones: estanques, zonas de caja, jardines, huertas…

Todo aquello estaba destinado al rey y era un terrible delito pescar en zona real o nadar en los estanques destinados al monarca. La caza en las dehesas reservadas para el rey también tenía como condena una terrible multa que podía ser de hasta 3000 maravedíes.

El rey, Felipe II, era un gran amante de las flores y con el objetivo de hacer sus jardines todo un mundo por descubrir cada día, encargó el diseño de los jardines a expertos en estas cuestiones. Algunos de los cuales llegaron a venir de los Países Bajos para diseñar los estanques y jardines.

3 thoughts on “Los jardines de Felipe II

  1. Frente a la imagen gris y oscura que la tradición nos ha transmitido de este monarca, no hay duda, Vitike, de que nos encontramos ante un hombre de gran cultura y sensible a la belleza, como tu entrada viene a
    reforzar.
    Mil saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.