El Gran Juego de los espías en El Cairo

En la década de 1960, El Cairo era un centro de espionaje mundial poblado por los servicios secretos más relevantes del momento. Así, los agentes de la CIA eran cuatro veces más numerosos allí que los diplomáticos del Ministerio de Asuntos Exteriores de EEUU. Los agentes del KGB soviético rondaban la universidad reclutando jóvenes para su causa. El Museo Egipcio era el lugar preferido por los alemanes, pero los movimientos y encuentros con informadores eran constantes.

Según contaba Eli Cohen, agente del Mossad israelí “para un espía, El Cairo era un destino perfecto en todos los sentidos. Los egipcios guardan información de manera natural. Si consigues a uno que esté en el puesto adecuado del Gobierno, tienes hecha la mitad del trabajo”.
Lo más curioso de todo esto es lo que comentaba del Gezira Sporting Club un hombre llamado Wolfgang Lotz , otro agente del Mossad: “Los británicos tenían sus propios rincones cerca de la sala de billar, los estadounidenses habían ocupado un lugar cerca de la entrada del restaurante, y el resto tenía sus propios sitios. Al entrar en el club, uno se hacía una idea bastante aproximada del estado en el que se hallaba el llamado Gran Juego. Si los rusos estaban trabajando en algo, bebían sin parar. Si los franceses habían conseguido algo, había champán en la mesa”.
Un lugar interesante aquel El Cairo plagado de espías y sin duda, el Gezira debía ser un magnífico sitio para tomar una copa y observar.

6 thoughts on “El Gran Juego de los espías en El Cairo

  1. Nacho, esto… tu verás.

    Kikas, yo creo que lo mejor es que posiblemente todos se conocían y conocían, en parte, qué hacía el resto.

    Sombra, tienes razón. Es un error del libro. Siento haberlo reproducido.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.