No es labor de los comandantes el dispararse entre ellos

WellingtonWellington, el famoso militar británico, fue un tipo que a pesar de no tener implicación directa en la primera línea de fuego, siempre anduvo cerca de la misma y milagrosamente nunca fue herido de gravedad. Montado en su caballo Copenhagen no pocas veces se movió entre las bombas y los disparos enemigos. Esto ya muestra una forma curiosa de afrontar la guerra y la lucha desde su rango, pero veremos más detalles a continuación.

En la batalla de Waterloo, se vio envuelto en el fuego enemigo y cuando los proyectiles levantaban la tierra a los pies de su caballo peligrosamente cerca, le comentó a los oficiales que le acompañaban: “Caballeros, estamos demasiado juntos. Es mejor que nos separemos un poco”.
Más tarde, aquella misma jornada, un oficial le pidió permiso para disparar una batería inglesa contra Napoleón y sus ayudantes, ya que los tenían dentro de su alcance. Wellington le contestó: “No, no lo permitiré. No es labor de los comandantes el dispararse entre ellos”.

Fuente: Military’s strangest capaigns and characters, de Tom Quinn

5 thoughts on “No es labor de los comandantes el dispararse entre ellos

  1. A propósito de Sun Tzu quisiera hacer un comentario aprovechando una cita de Isaac Asimov en "La última respuesta":

    -Eso suena a filosofía oriental -dijo Murray-, algo que parece profundo percisamente porque carece de significado.

    Lo siento, pero "El arte de la guerra", leído con ojo crítico y sin predisposición previa al deslumbramiento, no pasa de "cuento chino".

    Saludos.

  2. Antropo… quizás tengas razón. O quizás lo más simple oculte las reflexiones más complejas.

    De hecho, de un modo u otro, seguro que se puede sacar una lección del libro de Sun Tzu que te de la razón 🙂

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.