Que la música no pare tu cerebro

Napoleón hubo de poner muchas cuestiones por detrás de su entrega al poder y al gobierno, porque de otra forma no podría haber conseguido llegar hasta donde lo hizo. Y como el tiempo es el que es y cada mañana nos regala el mismo número de minutos a todos, el Gran Corso dedicaba aprovechar cualquier tiempo para elucubrar y pensar. Así lo entendía Luigi Cherubini si tenemos en cuento lo que voy a contarles ahora.

Este compositor italiano, florentino para ser más exactos, se trasladó a París en 1788 y allí conoció a Napoleón Bonaparte, aparte de desarrollar una actividad musical destacada. En una ocasión el emperador le comentó al músico que “su música era demasiado sonora”. El músico, que no podía aceptar que su música fuera mala, encontró otra razón para el pensamiento del corso: “Comprendo, sire. Vuestra majestad prefiere la música que no impide pensar en asuntos de Estado”.

Como decía, el músico italiano encontró su música como una interferencia en la mente y los pensamientos del emperador, que necesitaba darle vueltas a sus asuntos incluso cuando estaba escuchando música.

5 thoughts on “Que la música no pare tu cerebro

  1. Siempre me llamó muchísimo la atención el hecho de que Napoleón hubiese conocido a tantas personas del mundo artístico, cultural, científico, etc., y con un montón de ellos tuviera anécdotas curiosas de este tipo. (Mi favorita es el intercambio de opiones sobre Dios entre Laplace y Lagrange, a través de Napoleón).
    Tener una conversación distendida sobre el mundo con este hombre seguramente habría sido algo inolvidable. Qué lástima que en aquella época no existiesen los blogs… Qué bueno hubiera sido visitar "el blog de Napo", no? jejeje

  2. Gracias Trecce y Kuban por los comentarios.

    Ras, gracias por tu comentario. Pero me temo que siendo Napoleón un político, un blog escrito por él no sería muy fiable 🙂 De todas formas, ahora pagaría millones por poder leerlo.

    Iñaki, no le debía gustar mucho no. Más allá de los tambores y demás música de batalla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.