En tiempo de guerra... hacienda no somos todos - Curistoria - Curiosidades de la historia #Curistoria

En tiempo de guerra... hacienda no somos todos

Hoy voy a utilizar dos frases muy conocidas y totalmente dispares para componer la curistoria. La primera es que “Hacienda somos todos” y la segunda es “en tiempo de guerra cualquier agujero es trinchera”. La primera proviene de una gran campaña de la Hacienda española, pagada con nuestros impuestos, para convencernos de que pagar impuestos es algo bueno. A mí no me convencieron, lamentablemente. La segunda frase yo siempre la he escuchado con un doble sentido un poco impropio para ser detallado en esta entrada, pero ya se imaginarán ustedes lo que quiere decir.

Comenzaremos por la segunda parte, la del agujero como trinchera. Inglaterra, 1940, plena batalla de Inglaterra y Londres machacada por los bombardeos alemanes. Ya les he comentado a ustedes en otras ocasiones los apuros que se pasaron para conseguir materias primas con las que alimentar la maquinaria bélica británica. Cualquier ayuda era buena.

Una de las necesidades más vitales de aquella industria era el hierro. Y puestos a sacar hierro de cualquier lado, los londinenses vieron cómo las vallas del parque de Battersea eran desmontadas y puestas a disposición de las autoridades para su fundición y para ser convertidas posteriormente en armas.

Hasta aquí, como decía, tenemos la referencia a la primera frase: “en tiempo de guerra cualquier agujero es trinchera”. Es decir, en tiempo de guerra (literalmente) se utiliza cualquier recurso posible, y las prioridades son claras. De hecho, este parque también fue utilizado como huerto para conseguir algo de producción de vegetales.

Vayamos a por la segunda parte. Después de ver el estropicio de las vallas en Battersea, dos hombres, al parecer de escala social no muy elevada, protestaron airadamente contra aquella medida. Para ser justos, matizaremos que en realidad no protestaban contra aquella medida sino contra la parcialidad de la misma. Lo que venían a decir es que se estaban quitando las vallas del parque pero las vallas de las casas de los ricos seguían en su sitio. Por supuesto, unas eran públicas y otras no. Pero en cualquier caso, y a pesar del dicho de “hacienda somos todos”, esto no acaba de ser del todo cierto. Ni entonces, con el aporte de vallas al hierro bélico, ni ahora, con el aporte monetario a la caja pública.
En tiempo de guerra... hacienda no somos todos En tiempo de guerra... hacienda no somos todos Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 22:54 Rating: 5
>