Un arma poderosa en la guerra de vietnam: serpientes - Curistoria - Curiosidades de la historia #Curistoria

Un arma poderosa en la guerra de vietnam: serpientes

Creo que esta es la primera entrada del blog que trata realmente sobre la guerra de Vietnam. Después de casi 500 entradas, parece claro que no es uno de mis conflictos predilectos, seguramente por falta de información sobre el mismo. Todo se andará.

Como ustedes habrán podido contemplar en fotos y en alguna película, los vietnamitas excavaron una gran cantidad de túneles en los que esconderse del enemigo. Este tipo de acciones ya fueron comunes durante la Primera Guerra de Indochina, a mediados del siglo XX, en la que combatieron franceses y vietnamitas del norte. Por cierto, la guerra del Vietnam también es conocida como la Segunda Guerra de Indochina.

Los túneles ocultaban armas y munición, pero también personas. Incluso podían alojar durante largos periodos a los vietnamitas, con habitaciones, cocinas, hospitales, salas de reuniones… Allí se ocultaban y desde allí realizaban verdaderos ataques por sorpresa. Debía helar la sangre ver cómo salían del suelo, literalmente, unos cuantos tipos dispuestos a volarte la sesera.

¿Cómo se combate en un tunel estrecho y oscuro? Pues la cosa no debe ser sencilla. Los americanos tenían soldados entrenados para ello y se adentraban bajo tierra armados con pistolas y cuchillos únicamente, ya que las sofisticadas armas de EEUU poco podían hacer allí abajo.

En cambio, los vietnamitas habían seleccionado perfectamente sus armas para defender los túneles: las serpientes. Metían serpientes venenosas en pedazos de troncos de bambú, que eran huecos, y colocaban estos de tal forma que no pudieran salir las serpientes de ellos. Cuando un soldado americano entraba en el pasadizo y se arrastraba por el mismo, movía el bambú y liberaba las serpientes. No tengo que explicarles qué ocurría a continuación.
Un arma poderosa en la guerra de vietnam: serpientes Un arma poderosa en la guerra de vietnam: serpientes Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:27 Rating: 5
>