Baphomet y los templarios

El atbash es un método criptográfico muy sencillo utilizado por los hebreos para escribir mensajes secretos. Tan sencillo es que simplemente se trata de invertir el alfabeto original y sustituir cada letra por la que esté en la misma posición en el alfabeto invertido. Para dejarlo todavía más claro lo explicaré usando nuestro alfabeto: La A se sustituiría por la Z, la B por la Y, la C por la X… Por lo tanto Curistoria sería Xfirhglirz. Pero como decía, este método se aplicaba al alfabeto hebreo.

Según parece, los caballeros templarios fueron usuarios de este método criptográfico. Cuando fueron procesados y la orden fue desmantelada, una de las cuestiones que se utilizaron en su contra fue su adoración de “Baphomet”. No se sabía muy bien qué o quién era pero se tomó como un ídolo o dios al que adoraban. Esta causa, junto con otras tan claras o tan “oscuras” como esta, acabaron con la Orden del Temple.

Algunos estudios posteriores han demostrado que si se aplica el atbash a la palabra “Baphomet”, resulta la palabra “Sofía”, que en griego significa “Sabiduría”. Como otras tantas cosas relacionadas con los templarios deberían ustedes tomar esta historia de hoy con cierto escepticismo.

[Photo by Creativity+ Timothy K Hamilton]

13 thoughts on “Baphomet y los templarios

  1. Felicidades por el blog. Muy bueno, sí señor.
    Si en un futuro, por cualquier circunstancia eludible, no dispusieses de la suficiente fuerza de voluntad como para seguir adelante con este magnífico e interesante blog, sírvete releer todas las felicitaciones pasadas -como lo será esta – para poder continuar con tu meritoria y altruísta aportación cultural.
    Gracias mil.

  2. Gracias_mil, no puedo menos que copiarte y hacerte llegar también las gracias por tu amable mensaje. Realmente aprecio muestras de apoyo como la tuya.

    Espero que sea cierto que este blog deja algún poso «cultural».

    Un abrazo.

  3. Apenas hacer notar que nunca se encontró una imagen del pretendido «Baphomet» que adorarían los templarios.

    Y como muchos historiadores defiendes, seguramente esta palabra es una deformación de «Mahomet»: de hecho, Federico Barbarroja, después de visitar Tierra Santa, no habiendo conseguido de ellos lo que quería los acusó de ser musulmanes en secreto…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.