La mujer de Henry Ford conducía un coche eléctrico

La mujer de Henry Ford conducía un coche eléctrico

Ha llegado la época de los coches eléctricos. Cada vez son más comunes y las marcas se han apuntado a esa competición. Después de décadas de dominio, un dominio que continúa, de los coches con motores de combustión interna, se está haciendo un hueco esta nueva forma de hacer que las ruedas giren. Pero esto de los coches eléctricos viene de antiguo. Tanto que la mujer de Henry Ford conducía un coche eléctrico.

Henry Ford revolucionó la industria automovilística y dominó el mercado, sin coches eléctricos

Henry Ford revolucionó el mundo de la automoción y en cierto sentido el mundo de la industria en general. Su modelo no iba por la senda de los eléctricos y no sabemos cómo se trataba en el ámbito doméstico esta preferencia de Clara Ford por los modelos eléctricos. Dicho esto, no era la única.

Clara Ford, mujer de Henry Ford, solía conducir un modelo de 1914, el Detroit Electric Model 47 Brougham. Como su propio nombre indica, un coche eléctrico. La autonomía del vehículo era de casi 130 kilómetros y pasaba de los 30 kilómetros por hora.

No es un caso único y parece que muchas mujeres optaban por ese tipo de automóviles. Uno de los motivos era que era más sencillo ponerlos en marcha ya que no había que hacer esa labor de manivela que hemos visto en algunas películas antiguas. Esa manivela que había que girar, tras meterla en el motor por el morro del coche, para ponerlo en marcha.

El miedo a los motores de combustión interna y a una eventual explosión eran un factor clave para elegir los eléctricos

Otro de los factores era la seguridad. Entonces también había algunos motores de gas y a veces había explosiones extrañas. Se temían lo mismo del motor de combustión interna y por ello se optaba en algunos casos por el eléctrico. Por cierto, lo del motor de explosión no ayudaba a dar confianza, si me permiten el chiste.

En resumen, los coches eléctricos eran un éxito, y eran los preferidos de las mujeres. Los usaban para moverse por su ciudad, por lo que la autonomía no era algo crítico, aunque ya hemos comentado que no era baja para entonces y para un movimiento urbano. Además, había puntos de recarga por la ciudad. En la década que va de 1905 a 1915, miles de estos coches eléctricos se movían por Nueva York.

Como vemos, hace un siglo el coche eléctrico ya era común y las mujeres eran usuarios comunes. Tanto, que la mujer de Henry Ford conducía un coche eléctrico a pesar de que su marido combatía en otro bando. Las mujeres y el automóvil, una vez más. Recuerden que a Bertha Benz, pionera en el mundo del automóvil, a la mujer que inventó el intermitente y la luz de freno o a la mujer que inventó el limpiaparabrisas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.