Merrimack y Monitor, la primera batalla naval entre blindados

Merrimack y Monitor, la primera batalla naval entre blindados

Siempre hay una primera vez para todo en la historia, como es obvio. Pero a menudo ese primer hecho abre un nuevo camino, cuando no cambia la historia para siempre. Hace casi 14 años les hablaba del primer hundimiento de un barco por parte de un submarino. Fue en febrero de 1864, en la Guerra Civil Americana. Dos años antes, en marzo de 1862, tuvo lugar el encuentro de Merrimack y Monitor, la primera batalla naval entre blindados, dentro del mismo conflicto.

Batalla de Hampton Roads, en la Guerra Civil Americana

Los primeros barcos blindados, los kobukson, los barcos tortuga, datan de finales del siglo XVI, pero hasta casi tres siglos después no se vieron enfrentados dos barcos de verdad blindados. Ocurrió cerca de la boca del canal de Hampton Roads, en Virginia, por lo que también se conoce el hecho como la batalla de Hampton Roads. La Unión trataba de bloquear a la armada confederada en la zona y envió unos cuántos barcos. Esto ocurrió en el verano de 1861 y seis meses después ninguno de los bancos había sacado ventaja significativa. Como era de esperar, todos los barcos eran de madera.

Un buque blindado era algo nuevo en aquella guerra. Como todos hemos visto en las películas, los cañones y sus balas eran el terror para los barcos, que, hechos de madera, eran vulnerables a esos proyectiles. Al blindar un barco, se le protegía con una armadura de hierro, mucho más resistente que la madera a esos cañonazos.

El Merrimack había pertenecido a la Unión pero fue reflotado por los confederados

Los protagonistas, como ya hemos dicho, fueron el Merrimack y el Monitor. El primero era uno de los barcos más grandes de la armada de la Unión, aunque en la batalla combatió en el bando enemigo. El USS Merrimack había sido incendiado en 1861 por el ejército del norte, siendo un barco propio, cuando tuvieron que retirarse de Norfolk y Portsmouth. Los confederados reflotaron el barco y no sólo lo recuperaron para el combate, sino que lo blindaron. El 17 de febrero de 1862 el USS Merrimack se convertía en el CSS Virginia, y por lo tanto cambiaba de bando.

CSS Virginia
CSS Virginia

Frente a él, el verdadero representante de la Unión en la batalla fue el Monitor. Avisados de lo que habían hecho los sureños con el Merrimack, lo del norte se propusieron blindar ellos también un barco. No sólo eso, sino que el barco tenía una torreta giratoria con dos cañones, lo que permitía apunta al enemigo independientemente del movimiento de la nave.

El encuentro del Merrimack y Monitor, la primera batalla naval entre blindados, acabó en tablas

Así se llegó al 8 de marzo de 1862. El Merrimack se enzarzó contra los barcos de madera de la Unión. Aguantó bien los disparos y el blindaje hacía su trabajo con éxito, hundiendo y dañando a los barcos enemigos sin sufrir él daños. Al día siguiente, el Monitor entró en acción. Ambos barcos se enfrentaron durante horas en esa primera batalla de buques blindados de la historia. El 9 de marzo de 1862. No sirvió de mucho, por tanto, el encuentro del Merrimack y Monitor, la primera batalla naval entre blindados.

Los blindajes, al parecer, eran mejor que la artillería de la que disponían, porque a pesar de los disparos ninguno de los dos venció al otro. Al final del día, ambos se retiraron. La batalla, que pasó a la historia, en realidad no sirvió para mucho en el devenir de la guerra. Ningún bando ganó claramente, pero quedaba patente que a partir de aquel momento el combate naval tomaba un nuevo camino. Los barcos de madera estaban en un peligro terrible si se enfrentaban a aquel nuevo tipo de naves.

El Monitor después de la batalla de Hampton Roads
El Monitor después de la batalla de Hampton Roads

2 comentarios en «Merrimack y Monitor, la primera batalla naval entre blindados»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.