Testimonios sobre el día D

Paracaidista en el día D
Paracaidista en el día D

Hoy se cumple el sexagésimo noveno del desembarco aliado en Normandía, el día D. Aquel 6 de junio de 1944 está grabado en todos los libros de historia del siglo XX y es uno de los días centrales de la Segunda Guerra Mundial. Son muchas las curistorias dedicadas ya a ese día y a los aledaños, pero hoy vamos a cambiar el enfoque, vamos a recoger las palabras de soldados, la historia más particular y personal. Sin duda a través de ellos podemos hacernos una idea de cómo se sentían aquellos hombres, de detalles que a menudo pasan por alto los libros de historia.

Ahí van esos testimonios.

Después de ennegrecernos las caras, afilar los cuchillos y comprobar nuestro equipo por enésima vez, formamos y fuimos hacia el aeródromo. Eran las 10:00 de la noche. Por el camino, íbamos con mucha marcha, algunos de nosotros, cantando. Salió una ancianita y no dijo: “mandarlos al infierno, yanquis”. Se me hizo un nudo en la garganta, de miedo y de orgullo (Teniente Parker A. Alford – 3º Batallón, 1º Regimiento de Infantería Paracaidista, 101ª División Aerotransportada de Estados Unidos)


Cuando descendía, miré alrededor y vi bajar a otros paracaidistas. Toque el suelo y me solté del paracaídas, agarré mi subfusil Stem y volví a mirar a mi alrededor ¡pero no vi a nadie! (Soldado Les Cartwright – 9º Batallón, 3ª Brigada Paracaidista)


Cuando pasas por encima de hombres inconscientes o que yacen boca abajo, es difícil mantener la calma. No hay sitio. Entras en el agua, pero está llena de cadáveres. Por todas partes hay trozos de cuerpos: un testículo aquí, una cabeza allí, un trasero aquí. Carne por todas partes. Intestinos y más intestinos. Eso es lo que fue la playa Omaha. (Cabo Samuel Fuller – 16º Regimiento de la 1ª División de Infantería de Estados Unidos)


Aparte del tiroteo, las secciones hacían mucho ruido al gritarse los nombres en clave para identificar al bando enemigo en la oscuridad. Había un guirigay de mil demonios que venía de todas parte de “Able, Able, Able”, “Baker, Baker, Baker”, “Charlie, Charlie, Charlie” y “Sapper, Sapper, Sapper”; entre el fuego automático, las trazadoras y alguna que otra granada, aquello era un tumulto y seguramente habría impulsado a algún enemigo, que pasase por allí, a quitarse de en medio. (Comandante John Howard – Infantería Ligera de Oxfordshire y Buckinghamshire)


[Los soldados avanzaban hacia el interior] y, de repente, empezaron a tropezar con minas: minas S, de salto. Estas minas saltaban y hacían explosión. Los soldados, sangrando, empezaron a gritar y a retroceder hacia la playa. Entonces fue cuando los carros se pusieron en marcha (Sargento Vincent Powell – 237º Batallón de Zapadores de Estados Unidos)


Algunas personas del pueblo salieron a la calle. Un francés de media edad me dio una botella (Soldado P.H. Pritchard – 6º Comando, 1ª Brigada británica de Servicios Especiales).

Por cierto, si este tipo de entradas, basadas en testimonios de soldados y similares, les gusta, háganmelo saber en los comentarios y será la primera de una serie.

Fuente: El Día D: Las Primeras 24 Horas, de Will Fowller

31 thoughts on “Testimonios sobre el día D

  1. No solo me gustan sino que me encantan. De hecho, todo el tema de la II Guerra Mundial me encanta, sobretodo el Desembarco de Normandía, los pueblos asaltados y luego temas como la Linea Maginott o el asalto al fuerte Eben Emmael.

  2. De todos, y creo que por clamor popular, te animamos a que sigas publicando notas curiosas de la historia y hechos que de algún modo forman parte de nuestro pasado.
    Además, en mi opinión, el formato es excelente. Relato corto, sencillo de entender y directo al grano, lo que pasa es que muchas veces me quedo con ganas de más…
    Por eso siempre estoy ansioso de ver cual será la próxima Curistoria…
    Gracias.

  3. Definitivamente os temas de la segunda guerra mundial son mi pasion, por ello sigo a curistoria desde hace algun buen tiempo atras (en el blog), como curiosidades al fin, lo que mas me agrada es lo poco que los libros de historia como tal no nos dicen, estas anécdotas son lo mas interesante. Desde mi amado país Venezuela gracias.

    1. Gran entrada, voto por que sigan este tipo de curistorias y si me permites te recomiendo el libro "hermanos de sangre", en el que esta inspirado una serie de la HBO, en el se aportan algunos testimonios y referencias muy interesantes

  4. Por cierto, supongo que ese Samuel Fuller, del 16º Regimiento, 1ª División de Infantería de los EE.UU., supongo que será el famoso director de cine, pues sirvió en esa unidad en el Norte de Africa, Sicilia, Normandía, Bélgica y Checoslovaquia.

    Entre otras películas bélicas dirigió "Uno rojo, división de choque" (1980) ("The Big Red One", que era como se conocía popularmente a la división por el número uno de esa color que lucía en su insignia), en nuestro país -, con Lee Marvin y Mark Hamill, en la que supongo plasmó sus vivencias.

    Saludos!!

  5. Siempre me encanta escuchar las sensaciones, sentimientos y pensamientos de un soldado. Es la cara de la guerra que no sale en los libros de historia convencionales. Me ha encantado el artículo. ¡Quiero más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.