Testimonios sobre el día D - Curistoria - Curiosidades de la historia #Curistoria

Testimonios sobre el día D

Paracaidista en el día D
Paracaidista en el día D
Hoy se cumple el sexagésimo noveno del desembarco aliado en Normandía, el día D. Aquel 6 de junio de 1944 está grabado en todos los libros de historia del siglo XX y es uno de los días centrales de la Segunda Guerra Mundial. Son muchas las curistorias dedicadas ya a ese día y a los aledaños, pero hoy vamos a cambiar el enfoque, vamos a recoger las palabras de soldados, la historia más particular y personal. Sin duda a través de ellos podemos hacernos una idea de cómo se sentían aquellos hombres, de detalles que a menudo pasan por alto los libros de historia.

Ahí van esos testimonios.
Después de ennegrecernos las caras, afilar los cuchillos y comprobar nuestro equipo por enésima vez, formamos y fuimos hacia el aeródromo. Eran las 10:00 de la noche. Por el camino, íbamos con mucha marcha, algunos de nosotros, cantando. Salió una ancianita y no dijo: “mandarlos al infierno, yanquis”. Se me hizo un nudo en la garganta, de miedo y de orgullo (Teniente Parker A. Alford - 3º Batallón, 1º Regimiento de Infantería Paracaidista, 101ª División Aerotransportada de Estados Unidos)

Cuando descendía, miré alrededor y vi bajar a otros paracaidistas. Toque el suelo y me solté del paracaídas, agarré mi subfusil Stem y volví a mirar a mi alrededor ¡pero no vi a nadie! (Soldado Les Cartwright - 9º Batallón, 3ª Brigada Paracaidista)

Cuando pasas por encima de hombres inconscientes o que yacen boca abajo, es difícil mantener la calma. No hay sitio. Entras en el agua, pero está llena de cadáveres. Por todas partes hay trozos de cuerpos: un testículo aquí, una cabeza allí, un trasero aquí. Carne por todas partes. Intestinos y más intestinos. Eso es lo que fue la playa Omaha. (Cabo Samuel Fuller - 16º Regimiento de la 1ª División de Infantería de Estados Unidos)

Aparte del tiroteo, las secciones hacían mucho ruido al gritarse los nombres en clave para identificar al bando enemigo en la oscuridad. Había un guirigay de mil demonios que venía de todas parte de “Able, Able, Able”, “Baker, Baker, Baker”, “Charlie, Charlie, Charlie” y “Sapper, Sapper, Sapper”; entre el fuego automático, las trazadoras y alguna que otra granada, aquello era un tumulto y seguramente habría impulsado a algún enemigo, que pasase por allí, a quitarse de en medio. (Comandante John Howard - Infantería Ligera de Oxfordshire y Buckinghamshire)

[Los soldados avanzaban hacia el interior] y, de repente, empezaron a tropezar con minas: minas S, de salto. Estas minas saltaban y hacían explosión. Los soldados, sangrando, empezaron a gritar y a retroceder hacia la playa. Entonces fue cuando los carros se pusieron en marcha (Sargento Vincent Powell - 237º Batallón de Zapadores de Estados Unidos)

Algunas personas del pueblo salieron a la calle. Un francés de media edad me dio una botella (Soldado P.H. Pritchard - 6º Comando, 1ª Brigada británica de Servicios Especiales).
Por cierto, si este tipo de entradas, basadas en testimonios de soldados y similares, les gusta, háganmelo saber en los comentarios y será la primera de una serie.

Fuente: El Día D: Las Primeras 24 Horas, de Will Fowller
Testimonios sobre el día D Testimonios sobre el día D Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:21 Rating: 5
>