Evasiones alemanas

En una ocasión les conté la historia real que inspiró la novela en la que está basada la película La gran evasión. Y no es esa la única vez que una curistoria ha narrado un hecho semejante, ya que también hemos visto algo similar en Sevilla en el siglo XVII. Volvemos hoy a la Segunda Guerra mundial cambiando los bandos, es decir, con alemanes como prisioneros.

En mayo de 1943, el submarino alemán U513 fue hundido en aguas brasileñas por un avión estadounidense. Los marineros fueron rescatados y llevados finalmente a los Estados Unidos. El 12 de febrero de 1944 cinco hombres se escaparon del lugar en el que estaba retenidos, pero fueron detenidos en Tucson, Arizona, y vueltos a internar.

Unos meses más tarde, en diciembre, concretamente la noche del 23 al 24, escaparon veinticinco hombres a través de un túnel que habían excavado. Como ven, el mismo método que vimos en la película a la que hacía referencia antes. A algunos de ellos los capturaron a escasos kilómetros de la frontera de México. El caso no es único. Otros alemanes, esta vez prisioneros en territorio canadiense, llegaron a excavar tres túneles para escapar su prisión, aunque finalmente no pudieron llevar a cabo sus planes.

Fuente: Una jauría de lobos (submarinos, 1918-1945), de Miguel del Rey y Carlos Canales.

6 thoughts on “Evasiones alemanas

  1. Por si quieres seguir con este tema: hay una película de un aviador alemán prisionero que intentó escapar varias veces hasta que lo consiguió, estando prisionero en Canadá y pasando a EEUU. Hay una película basada en su historia, aunque no recuerdo el nombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.