Carlos V, nacido en una letrina

Pocos hombres en la historia del mundo han alcanzado el poder y relevancia que tuvo en su tiempo Carlos V. Carlos de Austria, o Habsburgo, Carlos I de España, Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. El César Carlos. Su Majestad. El vencedor de Mühlberg. El hombre que combatió al turco, a Francia, a su pueblo… Grande entre los grandes. Según un edicto de 1521:

Don Carlos por la gracia de Dios Rey de Romanos Emperador Semper Augusto. Doña Joana su madre y el mesmo Don Carlos por la mesma gracia Reyes de Castilla, de Leon, de Aragon, de las dos Sicilias, de Ierusalen, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorcas, de Sevilla, de Cerdeña, de Cordova, de Corcega, de Murcia, de Jaen, de los Algarbes, de Algezira, de Gibraltar, de las Islas de Canaria, de las Indias islas y tierra firme del Mar Oceano, Condes de Barcelona, señores de Vizcaya e de Molina, Duques de Atenas e de Neopatria, Condes de Ruysellon e de Cerdenia, Marques de Oristan e de Gorciano, Archiduques de Austria, Duques de Borgoña de Bravante.

Tanto empeño pongo en remarcar lo que llegó a ser en vida, para que sirva ello de paradoja y lección con respecto al momento de su nacimiento. Hijo de la que sería más tarde Juana I de Castilla, Juana “la Loca”, el emperador Carlos V fue grande hasta para escoger el año de su nacimiento: 1500. No cabe fecha más redonda y ahí nos quedamos. En la noche del 24 de febrero de aquel año, cuando la archiduquesa Juana, embarazada, comenzó a sentir fuertes dolores en el vientre. Había acudido a un baile en el palacio Casa del Príncipe, en Gante, y pensó en un primer momento que aquellos dolores no eran más que retortijones o dolores provocados por una mala digestión. Acudió al baño a aliviar sus males y allí, sin ayuda de nadie, lo que honra a doña Juana, trajo al mundo a su segundo hijo, el que más tarde gobernaría Europa, nuestro Carlos V. Nació sólo, sin más ayuda que los esfuerzos de su madre, en una letrina y acabó en la cima.

En realidad acabó en Yuste, como ya he comentado otras veces, disfrutando de las magníficas anchoas del Cantábrico.

Otras entradas sobre Carlos V:
Los idiomas de Carlos V
Los hijos de Carlos V
¿Quién era Jeromín?
Las anchoas de Carlos V

Algunos libros sobre Carlos V:
Carlos V: un hombre para Europa, de Manuel Fernández Álvarez
Carlos V, el césar y el hombre, de Manuel Fernández Álvarez
El imperio español de Carlos V, de Hugh Thomas
La vida privada del emperador, de Almudena de Arteaga (novela)

15 thoughts on “Carlos V, nacido en una letrina

  1. No me refiero a la grandeza o no de su persona, si gobernó con acierto (no hay que olvidar que hace cinco siglos de aquello) o no. Digo grande en referencia al poder y a la magnitud de sus dominios.

    Gracias por el comentario 🙂

  2. Andrés, entiendo lo que dices, pero algo hizo por aumentar sus dominios, eso seguro. Guerras, pactos y gastar dinero, al menos. No es que sean virtudes, no me malinterpretes, pero tampoco el sentido de la entrada buscaba el halago del emperador.

    Saludos 🙂

  3. "Pocos hombres en la historia del mundo han alcanzado el poder y relevancia que tuvo en su tiempo Carlos V. Carlos de Austria, o Habsburgo, Carlos I de España, Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. El César Carlos. Su Majestad. El vencedor de Mühlberg. El hombre que combatió al turco, a Francia, a su pueblo… Grande entre los grandes. Según un edicto de 1521:

    Don Carlos por la gracia de Dios Rey de Romanos Emperador Semper Augusto. Doña Joana su madre y el mesmo Don Carlos por la mesma gracia Reyes de Castilla, de Leon, de Aragon, de las dos Sicilias, de Ierusalen, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorcas, de Sevilla, de Cerdeña, de Cordova, de Corcega, de Murcia, de Jaen, de los Algarbes, de Algezira, de Gibraltar, de las Islas de Canaria, de las Indias islas y tierra firme del Mar Oceano, Condes de Barcelona, señores de Vizcaya e de Molina, Duques de Atenas e de Neopatria, Condes de Ruysellon e de Cerdenia, Marques de Oristan e de Gorciano, Archiduques de Austria, Duques de Borgoña de Bravante.

    Tanto empeño pongo en remarcar lo que llegó a ser en vida, para que sirva ello de paradoja y lección con respecto al momento de su nacimiento."

    Macho, más de la mitad de la entrada trata de halagos al emperador.

    Bueno, es curioso el nacimiento del monarca. Pero está demás lo otro.

    Saludos, siempre leo tu blog.

  4. Probablemente tengas razón y el tono del texto sea el que indicas. Es el tono apropiado, creo, para contar que si fue importante en vida, en su nacimiento hubo poca gloria.

    Gracias por comentar y "discutir" y por leer el blog 🙂

  5. No se puede ver a un personaje histórico con el pensamiento y los ojos de hoy día; si lo hacemos terminaremos por tachar de lo peor a prácticamente todos.
    Lo del nacimiento de Carlos V aparece muy bien reflejado en la película de Juana "la Loca", con Pilar López de Ayala como protagonista.Igual este dato es una tontería, pero mientras leía tu post me vinieron a la cabeza las imágenes.

  6. Esto es una barbaridad. Por favor, documéntense antes de escribir estas cosas.

    Lo que dice el historiador es que nació en un "retrete", no en una letrina. Para saber a qué se le llamaba "retrete" por aquel entonces, vayamos al diccionario de Covarrubias (1611): RETRETE: "El aposento pequeño y recogido en la parte más secreta de la casa, y más apartada, y así se dijo de retro". NADA DE UNA LETRINA.

    Miren aquí el facsímil de la página del diccionario: http://fondosdigitales.us.es/media/books/765/765_258687_1263.jpeg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.