El condenado a muerte que salió vivo

El condenado a muerte que salió vivoRecordarán ustedes, al menos alguno, el tremedo éxito del cantante Peret que cuenta la historia de un muerto que estaba muy vivo. En realidad, no estaba muerto, estaba de parranda. Vamos a ver hoy una historia de otro muerto-vivo, pero salvando las distancias.

Corría el año 1802 cuando un soldado fue condenado por un tribunal a la pena capital. Sus delitos eran el robo y el homicidio. Y como así lo había dictaminado el juez correspondiente, en la Plaza Mayor de Valladolid se dispusó todo para su ahorcamiento. Y efectivamente se ahorcó a aquel soldado, cuyo nombre era Mariano Coronado. Una vez ahorcado, y creyendo que su alma había ascendido (o descendido) definitivamente, se bajó el cuerpo de la horca y las Hermanas de la Caridad se hicieron cargo del cuerpo, que iba camino del féretro cuando movió una mano.

Volvió a la vida poco a poco y se se planteó el gran problema. ¿Lo reahorcamos? se preguntaron. Y después de sesuda reflexión se decidió que había cumplido con la justicia. Había sido condenado a la horca y había sido ahorcado, por lo que su pena estaba satisfecha. Sorprendente. Salió libre de aquel trance nuestro amigo Mariano.

Pero no acaba aquí la cosa, porque después del hecho se procesó al verdugo, por considerarlo culpable de la «vida» del reo. Afortunadamente, el juez concluyó que había hecho bien su trabajo y que la culpa del «desafortunado» hecho residía en haberlo bajado demasiado pronto de la soga.
En conclusión, que el condenado a la horca fue ahorcado y con eso cumplió la pena. ¿Salio vivo? No era su problema.

13 thoughts on “El condenado a muerte que salió vivo

  1. Hola Gonza:

    te comento las fuentes que yo conozco, por si son de tu interés:

    1.- En el Archivo de la Real Chancillería de Valladolid, está la sentencia del juicio que se hizo al verdugo y en la que expone todo lo que comento. Conocí este hecho en un programa de radio en el que se hablaba y explicaba esta sentencia.

    2.- En la página 35 de un «Diccionario de Medicina y Cirugía» publicado en 1817, también se describe el hecho con cierto detalle. Este lo tienes disponible en «Google Books».

    Espero haber resuelto tu curiosidad.

    Saludos y gracias por el comentario.

  2. Gente linda, se trata de un asunto de metodologia penal que ha sido reconocido desde la epoca de los romanos. Esta cuestion se relaciona con un principio denominado Nom bis in idem que impide se persiga y se sancione –más de una vez- la misma infracción o hecho pesquisado.A pesar de estos antecedentes, recien en la edad media se redefine de su primitivo matiz metafisico.

    Dr. Daniel Barone. Abogado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.