Alexander Koryzis


Viendo el avance alemán sobre Grecia en la Segunda Guerra Mundial, y siendo testigo también de traciones dentro de su propio país en favor de Alemania, el primer ministro griego, Alexander Koryzis pidió permiso al Rey para renunciar. Este permiso fue negado y después de besar la mano del Rey, el primer ministro se fue a su casa y se pegó un tiro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.