La primera vez de Carlos III

Carlos III
(Carlos III)
Ser rey puede parecerles algo bueno a muchos de ustedes, pero es un cargo en el que hay algunos peajes que pagar, como puede ser que los detalles íntimos no sólo sean conocidos estando en vida, sino que incluso haya libros siglos después que los sigan exponiendo. Este es el caso de la primera ocasión en la que Carlos III consumó su matrimonio, siendo también el día que perdió su virginidad, que está narrada en el libro sobre este rey, Carlos III, que acaba de publicar Giuseppe Carli.

Aunque pueda parecer un chiste, esto es lo que le contó Carlos III a sus padres en una carta sobre aquella primera vez:
Dos o tres días antes de casarme [...] le dije al conde de Santisteban que, ya que aquí no tenía padre ni madre, tuviese a bien decirme cómo debía actuar. Dicho esto, me explicó lo que tenía que hacer para introducir el nervio; y me dijo que, una vez introducido, me entrarían ganas de hacer algo, y que ese algo es lo que debía hacer. Así que introduje el nervio y luego me quedé largo rato descansando; al cabo, sentí deseos de hacer una cosa; y durante quince días, esa fue la cosa que hice. Las ganas que me entraban, por lo que descubrí después [...] eran de orinar [...]. Pero un día, después de la cena, no sentí ganas de hacer nada, y como seguía sin ganas, empecé a esforzarme; y, de pronto, sentí que algo me recorría todo el cuerpo, hasta el punto que temí que iba a sufrir un ataque. Pero, al mismo tiempo, noté que salía algo que no era lo mismo que otras veces; y luego me sentí muy tranquilo, tanto que entendí de qué se trataba; y a mi mujer, que me preguntaba qué estaba haciendo, le dije lo que era, y desde entonces ya no me he equivocado ni una sola vez. Sus Majestades pueden imaginarse, por lo que les he contado, qué bien me hubieran hecho unas buenas instrucciones y hasta qué punto era tonto como un burro.
La primera vez de Carlos III La primera vez de Carlos III Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 22:36:00 Rating: 5

10 comentarios:

  1. Anónimo23:22

    Muy curiosa la anécdota. Me ha hecho mucha gracia como describió sus evoluciones en sus primeras experiencias todo un monarca ilustrado!

    Enhorabuena por el blog.

    Mostiperre

    ResponderEliminar
  2. Es una muestra clara de que es mejor la ilustración, que la oscuridad en el conocimiento lleva a unas situaciones...

    Gracias :)

    ResponderEliminar
  3. "El nervio" ... qué risa !!

    ResponderEliminar
  4. Bien mirado, el hombre debía ser un manojo de nervios :D

    ResponderEliminar
  5. Manojo de nervios dice ... xD

    ResponderEliminar
  6. Aunque un nervio fuera el principal, eso sí :)

    ResponderEliminar
  7. Anónimo17:58

    Según he mirado se casó con 22 años, su esposa tenía por aquel entonces 14... Llevado al momento actual tanto la situación de él (al que por lo relatado suponía mucho más joven), como la que se relata de ambos juntos (los suponía de edades más próximas o al menos ella más mayor) resulta extremadamente rara y violenta. Al menos para ser relatada a los padres...

    ResponderEliminar
  8. Es cierto que eran jóvenes, pero también eran otros tiempos. La sorpresa está en los detalles que da por carta a sus padres.

    Gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  9. Más peculiar era carlos el hechizado

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.