Avon llama a su puerta, vendiendo libros



David Hall McConnell fue el creador de una empresa denominada California Perfume Company, que más tarde acabaría siendo Avon Products. Ya saben, la famosa empresa de venta de perfumes “puerta a puerta”, con su eslogan mítico: “Avon llama a su puerta”.

McConnell era en realidad un vendedor de enciclopedias. De cuando había hombres que iban de pueblo en pueblo y de casa en casa con la ardua y bonita misión de que no hubiera un hogar sin enciclopedia. Que no quedara un niño en la escuela sin acceso a la mejor base de consulta en casa. ¡Y actualizada hasta anteayer!, como quien dice.

Por el día vendía libros y por la noche (es un decir) fabricaba en su casa sus propios perfumes, que regalaba para romper el hielo a las amables amas de casa que abrían sus puertas y así allanar el camino de los libros hacia las estanterías del salón de aquellos hogares.

Llegó un momento en que McConnell se dio cuenta de que el perfume que regalaba tenía más éxito que los libros y abandonó estos para dedicarse por completo al mundo de la perfumería. Por supuesto, parte de su éxito radicó en la adaptación del modelo de venta de libros, puerta a puerta, al mundo de las fragancias. Y también fue hábil al reconocer que las mujeres tenían mucho más éxito como vendedoras con aquel producto y aquel método de venta. Y de ahí, al éxito en la década de los 20 del siglo pasado.
Avon llama a su puerta, vendiendo libros Avon llama a su puerta, vendiendo libros Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:47:00 Rating: 5

6 comentarios:

  1. Anónimo17:23

    http://es.wikipedia.org/wiki/Joseph_Kittinger como nose donde mandartelo te lo pongo ahi

    ResponderEliminar
  2. Estimado Vitike, ya en la Antigüedad los fenicios sabían del enorme éxito de comerciar en el Mediterráneo con perfumes y cosméticos; desde que el mundo es mundo, "nihil novi sub sole".
    Mil saludos.

    ResponderEliminar
  3. Curioso y entrañable. Nada sucede sin más y cuando averiguamos la razón de las cosas resulta sorprendete.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por el enlace sobre Kittinger, le echo un ojo.

    Profe, si es que la coquetería nos ha acompañado siempre. Gracias por el dato, como siempre.

    Peinado, estoy de acuerdo, no dejo de sorprenderme.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Desconocía la historia de cómo nació Avon y la experiencia del señor David Hall McConnell es tremendamente útil para nuestros días.

    Asimismo demostró tener una gran psicología al regalar perfumes como excusa para entrar en los hogares. Hay quien piensa que solo utilizando una sonrisa o una frase ya es capaz de romper el hielo, no obstante es preciso buscar fórmulas imaginativas de forma constante. Desafortunadamente los vendedores actuales se acomodan a una fórmula pre-establecida y luego se quejan que el ratio de ventas no es demasiado elevado.

    Muchas gracias por este interesante artículo :)

    ResponderEliminar
  6. Gracias Rosaspage por tu comentario :)

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.