La final del Wimbledon más corta de la historia

William Renshay en Winbledon en 1886
(William Renshay en Wimbledon en 1886)

William Renshaw fue un tenista británico de finales del siglo XIX que aún hoy, más de un siglo después, sigue considerándose uno de los grandes y algunos de sus logros permanecen insuperables.

En 1880 jugó su primer Wimbledon, pero no le fue muy bien. Tras ese comienzo, consiguió siete títulos individuales en la mítica competición, algo que sólo han igualado Sampras y Federer. Es decir, jugadores de hace unos años. En cualquier caso, Renshaw se llevó seis títulos de manera consecutiva entre los años 1881 y 1886 y en eso nadie le ha hecho sombra. Pero seamos justos, el sistema de competición ha cambiado y en aquel tiempo el ganador de un año jugaba directamente la final en el siguiente, lo que allana mucho el camino.

Según parece era un jugador agresivo y resolutivo, como lo demuestra su logro más famoso: ser el ganador de la final más corta de la historia de Wimbledon. En 1881 ganó a John Hartley por 0-6, 1-6 y 1-6 en tan solo treinta y siete minutos de partido. Seguro que algún espectador ni se enteró de aquello, al llegar unos minutos tarde.

Este Hartley, el perdedor, también tiene en su haber alguna cosa extraña. Ha sido el único reverendo de la historia que ha ganado Wimbledon. Esto demuestra que para ser el mejor de algo en esta vida basta con buscar un nicho lo suficientemente pequeño o lo suficientemente raro.

2 thoughts on “La final del Wimbledon más corta de la historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.